Expandiendo el punto de unidad

Pregunta: ¿Es necesario que nos esforcemos por la unificación máxima que podamos imaginar en un momento dado?

Respuesta: Tenemos que esforzarnos por la máxima unificación y por una sensación de unidad cada vez mayor comenzando del punto que alcanzamos en la convención, y tratar de elevarnos por encima de él a pesar de todas las perturbaciones. Así comienza la vida espiritual.

Por un lado, este punto de unidad se hace cada vez más sutil y sensible, mientras que por otro lado, tú tienes cada vez más acceso a él. Tú comienzas a desarrollarte por ti mismo dentro de él, y empiezan a surgir en ti diversas interacciones con tu primer estado espiritual, aun sin que seas completamente consciente. Pero mientras vuelves una y otra vez, surge en ti cierta actitud, cierta aproximación, una revelación de este estado.

De esta manera, te traes gradualmente a un mayor contacto con este punto. Y este se expande, adquiere todo tipo de propiedades internas, ciertos “órganos”, como con una persona a quien no conoces y de repente comienzas a ver que sus cualidades se manifiestan. Tienes que expandir gradualmente este punto a las primeras diez Sefirot, entonces, tú comenzarás a sentir su existencia en tu interior.

La aceleración de este proceso depende sólo de ti: cuan frecuentemente intentarás  entrar en este punto una y otra vez. Tú serás echado fuera, pero de nuevo tratarás de volver a entrar. De esta manera, la cantidad se transforma en cualidad.

Cada persona que sintió este punto de unidad, e incluso aquellos que no lo sintieron, pueden alcanzarnos, experimentarlo (porque este ya existe, ya nació, existe por fuera de nosotros), y desarrollarse de forma independiente en un ritmo que depende sólo de la persona misma. Según la medida en la que sea ella jalada desde este punto y en la medida que ella se esfuerce por volver a este, así avanzará.

(63285 – De la serie Lecciones virtuales del Domingo del 12/11/2011)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: