Hacer una morada para el Creador

El “problema” del Creador con la criatura se encuentra en que la criatura necesita alcanzarlo a Él. Es imposible llevar al hombre al bien, si permanece en su estado original. Es necesario dotarlo de energía, entendimiento y sensibilidad, para hacerlo equivalente al Creador.

Del mismo modo, el Anfitrión debe elevar al huésped a un nivel igual al suyo, de tal manera que no sienta vergüenza con respecto a la fiesta del rey. Con este fin, el invitado debe obtener toda la riqueza del Anfitrión. Y aquí, el deseo del anfitrión únicamente (“directiva de Arriba”), no es suficiente.

Entonces, ¿cómo puede el invitado ser traído a esta equivalencia? ¿Es suficiente con, colmarlo simplemente con regalos? No. ¿Quizás esté bien ayudarle? Eso también es un problema ya que el Anfitrión no fue ayudado. La transición de “la existencia de ausencia” a “la existencia de existencia” es un problema real.

Esto incluye una gran cantidad de cosas que nosotros sólo entenderemos más adelante en el camino. Estas no pueden explicarse en términos sencillos. En última instancia tenemos que revelar los medios que nos permitan hacer realidad nuestra única libre elección y con estos, alcanzar la meta.

Y nosotros sabemos de antemano que estamos hablando acerca el grupo, acerca de participar en su vida. Con la ayuda del grupo nosotros revelamos la fuerza del otorgamiento, con su ayuda nosotros revelamos la cualidad del Creador. En el grupo nosotros creamos Su imagen y semejanza, Su apoyo. Esto se llama Shejiná, el lugar donde Él mora (Shojen).

Tenemos que hacer un modelo exacto de Su reinado. Este será el Templo (literalmente “Casa de la santidad”), es decir, Maljut que recibe la cualidad de Bina. Gracias a esto la Luz de Jojma puede revestirse en ella con todas sus formas y llenarla.

(63480 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/18/11, Baal HaSulam, “La Libertad”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: