Invitación a la boda de Maljut

¿Quién quiere elevarse al mundo de Atzilut? Tú gritas: “¡Yo!” Pero primero, tienes que demostrar cuánto lo deseas realmente. Vamos a comprobar si eres capaz o no. Existe la Luz de Jojma (sabiduría) en el mundo de Atzilut. ¿Qué sucede si deseas robártela de nuevo como lo hizo el primer hombre (Adam Ha Rishon)?

De manera que existen muchos filtros que comprueban y determinan nuestras intenciones. Vemos lo difícil que es para nosotros avanzar y entrar en el mundo de Atzilut. Estamos en la entrada frente a la pared y llamamos a la puerta, pero ¡no se abre! Tocamos y gritamos: “Maljut del mundo de Atzilut, ¿por qué nos me abres la puerta?” Y nos responde: “Ustedes no son apropiados para mí”. Nosotros respondemos: “pero ¿por qué?”

Y ella responde, “Ustedes sólo piensan en sí mismos, y quiero que piensen en mí. ¿Ustedes cuidan de mí, les importa hacerme el bien y llenarme? ¿Qué regalos me traen, es decir, qué harán por el bien del otorgamiento? ¿Tienen esa intención? No tienen ni un solo pensamiento para mí, piensan solamente en ustedes mismos. Quieren venir a mí, hacia una novia rica, a fin de robarme todo lo que tengo y volver al mundo de ustedes, hacia sus amigos y amigas. ¿Cómo puedo dejarlos entrar?”

Nos encontramos en esa situación…. De manera que los diferentes sistemas nos ayudan a corregirnos, limpiarnos, elevarnos y liberarnos de todos los pensamientos y deseos de robar para que deseemos otorgar y sacrificarnos. Con su ayuda, nos comprobamos a nosotros mismos y avanzamos. Y Maljut nos chequea también para finalmente dejarnos entrar como testigos e invitados a su boda.

(61507 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/22/2011, TES)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: