La evolución del mundo global

Opinión: (John Urry, sociólogo, Universidad de Lancaster): “La inestabilidad de las sociedades contemporáneas es el principal resultado de la globalización. Pero posiblemente, esta inestabilidad es una garantía del desarrollo armonioso del mundo, argumenta el sociólogo John Urry”.

“Pero las condiciones administrativas y políticas muy frecuentemente evitan que comprendamos el espíritu de la globalización. Evaluamos los procesos globales mientras estamos localizados en punto fijo del espacio, bajo la regla de ese estado específico. Y usualmente esto distorsiona la perspectiva y hace necesario pensar en términos de fronteras y territorios, aun cuando esta lógica ya no funciona en la época del mundo global”.

“Hoy, el concepto del orden al borde del caos es popular en las ciencias naturales. Los físicos hablan de muchos sistemas que están en un estado “meta estable”, es decir, están cercanos a la estabilidad, pero no llegan a la estabilidad completa. El orden mundial contemporáneo funciona exactamente de la misma manera. No es un orden estricto, sino una infinidad de ajustes. El orden del mundo contemporáneo son las infinitas relaciones; los participantes constantemente cambian su entorno y las reglas del juego cambian. No hay una regularidad estable en el sistema mundial”.

“Muchos países europeos discuten el cambio de políticas de estado hacia la regulación. El sociólogo Zigmunt Baumann compara los estados de la edad media con los tiempos modernos, usando las imágenes de un guardabosque y un jardinero. El guardabosque sólo protege y apoya el equilibrio natural, el jardinero impone su orden. Los estados de la Unión Soviética y la Alemania nazi se comportaron como jardineros”.

“Es probable que presenciemos el regreso del estado guardabosques, ya que las estructuras de estado contemporáneas no pueden cumplir con el papel elegido y manejar el movimiento de ideas, información, propiedad intelectual, y los medios globales. La Unión Europea es un ejemplo de un estado regulador”.

“Los estados nacionales no podrían funcionar sin un nacionalismo habitual: el respeto a la bandera y al himno, el culto a la lengua materna y a las fronteras. Las nuevas estructuras de autoridad globales necesitan su tipo de ‘globalismo habitual’, la nueva ética, el mapa de la Europa unida, fotografías del planeta azul, imágenes del globo terrestre. Pero lo más importante es la formación de una nueva ética común. Lo que debe establecerse antes que nada es un claro entendimiento de qué es bueno y qué es malo para el mundo global”.

(63141)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: