La isla blanca en el mapa

El Creador pone la mano de uno en la buena fortuna y dice: “¡Tómala!”. Él le da el deseo a la persona, despierta en ella la pregunta y las impresiones acerca del significado de la vida, y arregla todo para ella, llevándola al lugar donde puede realizarse, es decir, recibir respuestas a sus preguntas.

Pero el asunto es: ¿Dónde está la persona misma aquí? Al fin y al cabo, todo está predeterminado dependiendo de cómo estoy estructurado, qué tipo de educación recibí, y cómo fui dirigido hasta este preciso momento. Si miro hacia atrás y veo mi vida, veré que siempre estaba siendo manejada de alguna manera, como una especie de resorte. E incluso cuando no veo claramente quién la estaba manejando, sin embargo alguien estaba organizando todo para mí: me dio la pregunta acerca del significado de la vida, organizó el grupo que encontré, los libros.

Todo está previamente organizado desde Arriba, y es como si me hubieran tomado por la oreja y me hubieran llevado al lugar correcto ¿Entonces dónde está mi libre albedrío aquí?

Resulta que el libre albedrío comienza mucho después de esto. Tras haber sido llevado al grupo que está estudiando la sabiduría de la Cabalá, comienzas a estudiar, recibes impresiones, y te abruman las sensaciones, y parece que finalmente encontraste tu lugar. Pero en realidad, aún no entiendes nada, y todo esto aún no es lo que necesitas alcanzar.

El lugar de tu libre elección es esa área vacía, ese punto en blanco que necesitas llenar. Está delante de ti, y aún no lo has descubierto. Mientras tanto, estudias y eres arrojado de estado en estado sin ninguna elección. Cuando viene un mal estado, caes en la depresión, y cuando viene un buen estado, estás feliz.

Algunas veces recibes entendimiento porque el deseo de conocerlo todo aparece en ti; algunas veces tus sensaciones se elevan porque el deseo de sentir despierta en ti. Y de esta manera eres llevado a través de todo tipo de estados junto con el grupo, con el entorno. Pero mientras tanto la corriente te lleva, sin ninguna acción libre por tu cuenta.

Y así continúa, hasta que llegas al lugar vacío que necesitas reconocer y en el que necesitas concentrar toda tu atención. Esto es así ya que es específicamente en este donde te realizas. Y si no realizas tu libre elección ahí, nada sucederá.

Todo lo que está en manos del Creador definitivamente se volverá realidad. Pero nadie puede hacer nada con ese lugar vacío sin tu correcta cooperación ¡Y esto es de lo que habla la sabiduría de la Cabalá!

(64694 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/20/2011, “Introducción al TES”)

Material relacionado:
La escuela de los deseos nos enseña a construir el mundo espiritual en nuestro interior (avanzado)
A pesar del Internet, la verdadera conexión se realiza entre “alma y alma”.
Un rayo de Luz por entre las nubes

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: