Los hacedores de mitos

Pregunta: ¿Podemos deshacernos de las creencias si tenemos que creer en algo que todavía no hemos alcanzado?

Respuesta: Abraham alcanzó su grado después de haber destruido todos los ídolos. En el segundo grado entró en el “horno”. En estas etapas la persona se separa de todas las conexiones entre el imaginario la realidad “bestial” que descubre en sus cinco sentidos y la realidad espiritual.

Esto es muy difícil. Tú no puedes deshacerte por completo de los mitos, de las costumbres, de los prejuicios hasta que entres en el mundo espiritual. Al no tener otra opción, la persona se imagina la espiritualidad en paralelo a la corporalidad que rige sus deseos, sus atributos y sus sentimientos.

Sólo la revelación de la Luz puede ayudar a que la persona se deshaga de todas las fantasías y las imágenes místicas a las que está acostumbrado. Hasta entonces, los “ángeles” y los “demonios”, los “fantasmas”, el Creador y la criatura, las “estancias” y los “cielos” todavía serán presentados como algo externo. Incluso si ella entiende que todas son fuerzas, sigue pensando que operan en el exterior y no dentro de ella. Simplemente la persona no las ha descubierto por dentro.

Así yo tengo que llevarlas mí interior, identificarlas como las fuerzas de mi alma. No existe nada más aparte de ellas, incluyendo lo que siento ahora, incluyendo el grupo, la realidad, el Creador. Yo siento todo esto en mis deseos. No tengo percepción por fuera de ellas. Sin embargo, podemos vivir en esta imagen interna sólo si alcanzamos la revelación. Sólo entonces cambiará nuestra actitud hacia la filosofía, las creencias, mitos y equivocadas percepciones a las que nos hemos acostumbrado, pero no antes.

Mientras tanto la persona puede atar un hilo rojo alrededor de su muñeca, meditar e imaginar diferentes cosas e incluso sentirse bien al hacerlo, pero sólo a corto plazo, en el nivel corporal. Ella se calma psicológicamente y adquiere un sentido de seguridad imaginario….

Pero nosotros estamos hablando de la percepción real, de un cambio cualitativo interno, cuando nos corrijamos y nos elevemos y gracias a este, trataremos los problemas correctamente. Después de todo, ellos vienen para que yo los identifique e inmediatamente cambie mi actitud de la recepción al otorgamiento.

Pero en vez de ello, yo compro agua bendita y doy para la caridad, etc. En otras palabras yo no corrijo el motivo del mal que siento en uno de mis deseos, sino que compro una compensación psicológica, si tengo el dinero para hacerlo, por supuesto. Esto es absolutamente contrario a la sabiduría de la Cabalá, el cual señala el gran daño que causan estos métodos que solo alejan a la persona de la corrección.

(61853 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/27/11)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: