No podemos trabajar separados, sino juntos solamente

Tenemos que preparar nuestro deseo o vasija, y esto sólo es posible mediante el trabajo conjunto, que es lo más difícil. Los esfuerzos personales realizados por cada persona sola no darán ningún resultado. Sólo si nos esforzamos juntos para alcanzar la meta común, este esfuerzo común nos proporciona el deseo.

Este despierta al superior y le obliga a influir en nuestro deseo, a cambiarlo, a procesarlo para que tome la forma correcta, y luego a llenarlo con el atributo de otorgamiento.

Empezamos a trabajar juntos por necesidad, una vez que nos desesperamos de nuestros propios esfuerzos por lograr algo, cuando vemos que esto resulta incorrecto y que no hay ninguna posibilidad de alcanzar la meta solo.

En el camino discernimos gradualmente la verdadera meta y los medios para alcanzarla. En primer lugar cada persona fija para sí misma metas completamente materiales, egoístas y utiliza los medios terrenales correspondientes. Esto continúa hasta que comenzamos a discernir ligeramente y a elevar el concepto de otorgamiento, amor, unidad.

Al mismo tiempo, comenzamos a ver que estas cualidades existen por fuera de nosotros, y que sólo al comportarnos correctamente uno hacia el otro podemos descubrir el factor que influye entre nosotros y que despierta la Luz, la cual vendrá y nos cambiará.

Si no trabajamos juntos para activar la tercera fuente, la fuente externa, entonces nuestro trabajo se hace en la dirección equivocada. Sólo al tratar de alcanzar el otorgamiento entre nosotros y las correctas relaciones mutuas con nuestros esfuerzos conjuntos por elevarnos por encima de nosotros mismos, podemos atraer la Luz que reforma.

Entonces esta cambiará nuestra actitud hacia los demás para que dentro de esta actitud revelemos el atributo de otorgamiento. Esto es llamado fe. Dentro de ella, entonces revelaremos el amor.

Pero antes de eso, tenemos que revelar el odio, la realización del mal. ¿Dónde está? Lo evitamos. Es imposible despertarlo artificialmente, sólo se logra a través de los esfuerzos persistentes de estar juntos y al tratar de unirnos.

(63460 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/18/11, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: