Rompiendo el muro de hierro en el corazón

Baal HaSulam abrió su “Introducción al Estudio de las Diez Sefirot” con estas palabras: “Al principio de mis palabras, siento una gran necesidad de romper un muro de hierro que nos ha estado separando de la sabiduría de la Cabalá desde la destrucción del templo hasta esta generación. Este yace pesadamente en nosotros y despierta el temor de ser olvidado por Israel”.

De acuerdo con su definición, la sabiduría de la Cabalá es un medio para revelar el Creador a los seres creados. El Creador es la única fuerza superior que existe y que gobierna sobre la creación. El ser creado está completamente separado de Él y no sabe por qué, para qué, y cómo existe. Y aquí aparece el medio llamado “la sabiduría de la Cabalá”, planeada para conectar al Creador con la criatura.

Esta conexión es llamada “la revelación del Creador al ser creado”, y se lleva a cabo de acuerdo con el desarrollo del ser creado. El Creador no está oculto porque Él se oculte de nosotros a propósito, sino porque los atributos de la criatura no le permiten alcanzar al Creador y descubrirlo.

Por lo tanto, es necesario cambiar los atributos del ser creado, los cuales le fueron dados desde el principio, a otros atributos. Entonces el ser creando descubrirá al Creador y se volverá semejante a Él. Esto significa que llegará a la forma misma de la existencia.

Hasta la destrucción del Segundo Templo, la sabiduría de la Cabalá era revelada. Esto significa que el Creador era revelado a los seres creados que estaban en contacto con él y fueron llamados la “nación de Israel”. Pero luego, después de la caída, los atributos de aquellos que estaban en conexión con el Creador fueron dañados. Esto es llamado “la destrucción del Templo”.

Y entonces la sabiduría de la Cabalá desapareció. La conexión entre el Creador y la criatura quedó nula, y no existe desde entonces. Y ahora, Baal HaSulam quiere restaurarla, lo cual significa restaurarla en la misma forma en la que existió anteriormente, antes de la destrucción. Ahora tenemos que restaurar esta conexión de los deseos rotos que fueron cortados y distanciados por completo de la revelación del Creador y de la equivalencia con Él.

Por lo tanto, la sabiduría de la Cabalá que Baal HaSulam nos revela es diferente de la que existió en el pasado. En el pasado perteneció al sistema ya existente de conexiones y formas. Pero en nuestros días la gente no sabe qué es el Creador. El ser creado se ha roto y está esparcido. Ya no existe un pequeño grupo que esté más o menos corregido, sino una gran humanidad en la que estos deseos rotos están esparcidos.

Por lo tanto, tenemos que despertar y hacer un largo viaje hasta que la humanidad comience a descubrir al Creador. Hasta entonces tendremos que pasar por un gran número de etapas de corrección.

Estas etapas de corrección no son similares a aquellas que tuvo que atravesar el pequeño grupo una vez que se rompió. Ahora, un grupo grande de personas está involucrado, y este incluye “el corazón de piedra (Lev ha Even)” y todos los atributos del AHP (los deseos de recibir). Por lo tanto, no se trata sólo de revelar la sabiduría de la Cabalá. También tenemos que pasarla de manera correcta a nuestra generación.

Baal HaSulam llama a esta separación, a la barrera que existe dentro de nosotros y que no nos permiten descubrir el Creador y el mundo espiritual “la pared de hierro”. Es llamada así puesto que en realidad ¡es demasiado grande y fuerte! Y él no espera que se vaya ni desaparezca por sí sola, sino que tiene la persona debe intentar romperla.

Esta barrera existe en el corazón de cada persona. Y Baal HaSulam quiere llegar al corazón de todos y de cada uno y llevar a cabo este trabajo en ella. Esto significa que la persona, asegurándose de que tiene suficiente fuerza y ​​uno podría decir que tiene la “imprudencia” para declarar que es capaz de hacer esto, tiene la responsabilidad sobre sí misma de penetrar en el ser creado.

De hecho, este muro de hierro es la separación que existe entre la Luz que se elevó al mundo de Atzilut después de la dispersión y entre los deseos rotos que cayeron a los mundos de BYA (Beria, Yetzira y Assiya) y fueron separados de la Luz. La diferencia entre ellos es que la pared misma creció a medida que el egoísmo se desarrolló, agregando a ella todos nuestros estigmas, tradiciones, religiones y creencias acerca de la Cabalá y las calumnias en contra de esta sabiduría y de los cabalistas.

Baal HaSulam tendrá que romper todas estas barreras en su introducción. Pero también nosotros debemos tomar parte en esta arremetida. Después de todo, recibimos de ella sólo los medios con los que tenemos que seguir trabajando por nuestra cuenta, en aras de romper esta partición.

Esta declaración es el encabezado de todas las enseñanzas de Baal HaSulam. Esto explica por qué reveló la Cabalá y nos la ofrece a nosotros, que es específicamente el propósito antes mencionado.

(63490 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/18/2011, “Introducción al Estudio de las Diez Sefirot”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: