Un método maravilloso, patentado por la criatura

Al principio de la creación, estábamos en un estado de perfección debido a la Luz superior y no teníamos ningún deseo privado. Ahora, estamos volviendo al mismo estado y existimos dentro de la Luz superior debido a nuestro propio deseo. El deseo que hemos adquirido no se extingue; por el contrario, crece.

¿Por qué no se extingue, incluso tras haber sido llenado con la Luz? Después de todo, sabemos que cuando la Luz llena el deseo, lo anula. Normalmente, cuando recibo lo que quiero, dejo de sentir la necesidad por ello. No tengo más razones para esforzarme por ello. Al principio, siento placer, y luego desaparece: Tanto el deseo como el placer desaparecen.

Es algo muy curioso que el deseo que adquirimos no desaparezca. Logramos un deseo que nunca se agota al conectarnos entre nosotros.

Esto se debe a que el único deseo que existe en el mundo de Infinito se ha dividido en una multitud piezas. Las piezas se contradicen una a otra; cada pieza adquiere una sensación de independencia y distancia de los otros. Por esto, cuando comenzamos a conectarnos uno con otro, no cancelamos nuestro egoísmo. En su lugar, nos unimos por encima de este, por encima de todas las diferencias.

Resulta que mantenemos nuestros deseos a pesar de nuestra conexión. Cuando cada uno se conecta con los otros, cada uno adquiere un deseo completo, común, toda la Maljut del mundo de Infinito, toda la infinita vasija. Y este deseo ya no desaparece porque uno siempre sentirá que está ante el resto, opuesto a ellos. Sin embargo, al mismo tiempo, se conecta a ellos con todo su corazón y alma.

Por ahora, somos incapaces de entender cómo es posible estar simultáneamente conectado con otros, y aun así separado de ellos ¿Cómo pueden existir ambas cosas al mismo tiempo? Esto es precisamente lo que necesitamos estudiar ahora a partir del punto de unidad que hemos alcanzado y construir una línea media.

Esas dos líneas, la derecha y la izquierda, se niegan una a la otra. Si se conectan, la derecha (el llenado) y la izquierda (el deseo), se cancelan una a la otra. Sin embargo, cuando se conectan a través de la línea media, no se anulan porque la línea media las conecta y las incluye dentro de ella.

Resulta, que, aun cuando existe tanto el deseo como el llenado, el llenado es aceptado en el deseo opuesto porque quiero dar a otros a través de este. Cuando disfruto con la intención de complacer a mi prójimo, mi placer no termina. No anula el deseo porque estoy disfrutando por el bien del otro.

Aquí, la criatura adquiere una patente muy especial, un método especial, una habilidad de incrementar su vasija hasta enormes dimensiones, sin ningún miedo de anularla. La solución consiste en incluirnos nosotros mismos uno en el otro y así avanzar, hasta que cada uno adquiera todo el deseo infinito con todo el llenado.

(63018 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/12/2011, Escritos de Rabash)

Material relacionado:
Los placeres del futuro
La conversación entre el creador y su amada creación
El entorno espiritual es el depósito del alma

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: