Una sintonización fina con la frecuencia correcta

¿Qué es mi “yo”? Existo, siento, vivo, y percibo la realidad….Pero no sé qué es el “yo”. Sólo sé que es la manera en la que me siento a mí mismo: existe el “yo” y existe mi entorno ¿De dónde viene esta sensación? Viene de mi deseo de recibir. Siento todo tipo de placeres y deficiencias de una manera u otra, y son parte de mi percepción, sensación, cognición, y entendimiento.

En su totalidad, mis vasijas conforman el deseo de recibir. Hasta cierto punto están llenas y hasta cierto punto vacías. El deseo que está dividido en cinco niveles de desarrollo (inanimado, vegetativo, animado, hablante, y la raíz) conforman la sensación de mi cuerpo personal, mi vida, mi “yo”, y el entorno. Eventualmente tengo que alcanzar la esencia de mi deseo con todo lo que está dentro de este ¿Qué es este deseo? ¿Qué significa sentirlo?

Estoy en él, y este irradia la sensación de sí mismo y de la realidad externa. La sensación del yo es mi cuerpo. La sensación de la vida externa está hecha de muchas personas y de todo el universo. Todo esto es trazado y presentado dentro de mi deseo.

Esas cosas deben ser aclaradas a la luz del libre albedrío: ¿Cómo puedo usarlas? ¿De qué manera debo dirigirlas? ¿Puedo hacer algo con esas sensaciones? ¿O puedo usarlas sólo si las dirijo en cierta dirección? ¿Debo encontrar la “frecuencia” correcta, el rango correcto de frecuencia en el cual veré la imagen por completo y el camino a la meta? En tal caso, todos los otros caminos están cerrados. No son para mí.

Aquí se necesita un enfoque muy delicado, el único enfoque que me permitirá ver la imagen a la luz correcta. Todos los otros caminos me proporcionan imágenes falsas y distorsionadas, y pagaré con gusto por la falsedad. El punto principal aquí es entender qué debo hacer y hacia dónde ir. Para hacer eso, me sintonizo con el rango de frecuencia deseable, elijo corregir la “grieta”, con el fin de observar mi realidad interna y externa. Tal enfoque me lleva a la única acción posible que debo llevar a cabo, aquella del libre albedrío.

Todo lo demás es irrelevante. Incluso si no sé ninguna otra cosa, no hay ninguna diferencia. El punto principal es que sé esto. Toda mi vida y mi futuro dependen de esto. Al cumplir con este “sutil” principio, también puedo cambiar todo lo demás, y de forma drástica. Debo ocuparme de lo importante y de nada más porque entonces sólo arruinaré las cosas.

Entonces, el libre albedrío me protege de acciones falsas y dañinas que me tomará grandes esfuerzos corregir. Necesito llegar a la esencia por el camino más corto posible y realizarla.

Para ello Baal HaSulam explica que cada estado en el que estoy está dividido en cuatro partes. Si me conozco a mí mismo, sé que estoy bajo su control. Estos son los factores:

  • La fuente;
  •  La conducta inamovible de causa y efecto
  •  La conducta interna de causa y efecto;
  • La conducta de causa y efecto de las cosas externas.

La fuente es la naturaleza inamovible, la esencia, que recibo incluso antes de sentirme aquí y ahora. Uno puede hacer preguntas sobre esta como por qué, y para qué, pero eso no cambiará la realidad. Eres lo que eres, y avanzas por un camino de una sola vía, de principio a fin. La distancia que has recorrido es el pasado, y no tiene sentido quejarse de ello. Lo único que tienes que hacer es averiguar cómo mejorar el futuro.

Y con respecto a la conducta de causa y efecto, aquí también, Baal HaSulam dice, no hay nada que puedas hacer. Por supuesto, el trigo crecerá a partir de un grano de trigo, y el arroz crecerá a partir de un grano de arroz. Esos cambios son adiciones a la fuente, se visten en esta. Aparte de los datos iniciales que existen en la Reshimo, “en la partícula de información” que lo contiene todo, está además el resto del desarrollo, el segundo factor, que también está predeterminado.  Y esto significa que debemos buscar el libre albedrío en el tercer factor, o el cuarto.

(63487 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/18/2011, “La Libertad de elección”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta