¿Cómo puede surgir la verdad de una doble mentira?

La persona vive sólo mediante el deseo en su corazón. No hace ninguna diferencia lo que dice en voz alta, o si antes de leer El Libro del Zóhar de pronto, comienza a pensar en por qué debe orar o lo que debe pensar.

Estamos ante un sistema que puede darnos todo lo que queramos. Sólo necesitamos aclarar qué podemos recibir de él. Puedo recibir de él algo que puede dañarme al traerme todos los bienes y placeres corporales y así mantenerme lejos de la meta y “clausurarme”. Esto es llamado la “poción de muerte“, la cual me llenará de orgullo y me hará recibir todo aquello de cual que carezco en este mundo, es decir llenar mi ego.

O puedo pedir algo que está separado de este mundo, que es opuesto a este y que no es tan real y en realidad recibiré esto. Después de todo, esta fuerza puede hacer cualquier cosa: Él creó la inclinación al mal, y Él también puede crear la inclinación al bien y realizar el cambio entre los dos mundos: Tanto de arriba hacia abajo como de abajo hacia arriba. Todo depende sólo de mí, sólo de lo que yo pida.

Entonces la persona tiene que pensar, y tomar en cuenta que siempre eleva una plegaria porque siempre existe un deseo en su corazón. Este deseo puede decir: “Quiero dormir déjame en paz”, o puede ser un deseo por diferentes tonterías que están en su subconsciente. Después de todo, las Reshimot (genes de información) siempre son evocadas y realizadas de alguna forma.

La persona puede además tomar las cosas en serio y querer averiguar qué pedir; todo está en sus manos. La persona debe saber que siempre está bajo la influencia de la Luz, pero ahora esa influencia es más intensa y fuerte, y ella tiene la oportunidad de avanzar incluso en la forma opuesta del ser creado.

Todo depende de su deficiencia. Si tiene una deficiencia, si realmente ella es parte de alguna manera de las acciones especiales de la Luz, que pueden elevarlo, entonces esta deficiencia es llenada. Y si no, entonces la Luz trabaja en ella en la forma opuesta.

Si las personas no oran con la intención adecuada, es decir si no piden alguna acción significativa de la Luz, aun así están bajo la influencia de la Luz. Esto es porque la Luz Circundante opera en todos y las Reshimot son constantemente evocadas en nosotros. La Luz opera en las Reshimot y entonces la humanidad avanza.

Material Relacionado:

Jugando por una nueva verdad
La unificación es un trabajo espiritual
Los pensamientos de libertad son mentira sobre mentira

Pero hemos llegado a la sabiduría de la Cabalá para llevarnos a nosotros mismos bajo la influencia de la Luz. La Luz puede hacernos retroceder hasta un mal incluso mayor, a la poción de muerte, y puede traernos a un estado llamado “el elíxir de la vida”. En su momento, el elíxir de la vida parece la peor poción de muerte, pero tengo que prepararme y hacer que me parezca diferente, convencerme de alguna manera de que es así. Incluso si oro falsamente, aun así la Luz me influirá correctamente.

Existe una especie de acuerdo entre la Luz y yo. La Luz pasa por un sistema de ocultamiento que está roto a propósito para ser adaptado a mí, y entonces existe una cierta mentira en el sistema, justo como en mí. Por lo tanto, este me entiende, incluso si pido para mí, porque no puedo pedir de otra manera, este me entenderá y cubrirá mi mentira con su mentira.

La misma ruptura que sucedió Arriba, y después fue corregida en la forma del sistema correcto en el mundo de Atzilut, opera en contra de la ruptura en mí, en contra de las Reshimot egoístas que no pueden pedir nada excepto lo que es bueno y placentero para mi egoísmo. Pero si pido de cierta manera asimilarme a la mentira inherente en el sistema superior, entonces a partir de una mentira acerca de una mentira, surge la verdad porque entonces nos entendemos.

Dado que yo no puedo pedir de otra manera, el sistema se adapta a mí. Aun cuando no pido el otorgamiento verdadero porque sólo puedo disfrutar del otorgamiento en mis vasijas de recepción, el sistema me entiende porque las Reshimot vienen de este, y así este me evoca; este prepara la corrección y el llenado para mí, y todo lo que tengo que hacer es averiguar qué está sucediendo. Esta aclaración no parece una aclaración: me parece que yo soy el que hace eso, el que reúne toda la inclinación al mal y la lleva a una plegaria, pero en realidad no es así, y no hay nada que yo haga aquí excepto realizar una aclaración más fina y sensible de lo que está sucediendo.

Así, estamos bajo el control del sistema que nos hace funcionar tanto interna como externamente, como se dice, “Tú me has rodeado por delante y por detrás”. Todo este sistema es llamado el sistema del mundo de Atzilut, y viene de la Luz superior, del Zóhar. Es acerca de este sistema, acerca de su poder, que nos habla El Libro del Zóhar.

Esperemos tener las peticiones correctas y no peticiones artificiales.

(66585 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/16/12, El Zóhar)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta