¿Cuándo será significativo salir al desierto?

Podría ser que la persona trabaja sólo porque obtiene placer de ello. Supongamos que yo vengo a la convención, ya que es un acontecimiento feliz para mí y disfruto al reunirme con los amigos, conectarme con la gente, la música y el baile. Me gusta sentir la conexión, las canciones, las lecciones, todo.

La pregunta es: Si todo esto no me diera placer, ¿vendría de todas formas? Si sufriese al estar en ella, ¿estaría o no? ¿En qué medida?

¿Es importante para mí estar con los amigos a pesar de que yo sufra? ¿O me quedo, porque no hay ningún lugar a donde correr o porque me da vergüenza estar delante de los demás, pero por dentro estoy maldiciendo a todos? ¿O podría ser que solamente llego para disfrutar de la agradable compañía?

¿Podría ser que siento que esto me lleva más cerca del Creador y que seré capaz de llegar a la revelación y de alcanzar la eternidad, la plenitud, y algo por encima de este mundo en el futuro y eso por eso que hago estos esfuerzos?

¿Estoy dispuesto a sufrir para alcanzar el mundo espiritual, incluso sin sentir que esto me de algún placer? ¿Estoy listo para renunciar al mundo corpóreo por el espiritual? Hay muchos cálculos aquí.

Si la persona llega a la convención y siente placer, esto también es bueno. Pero ella debe entender claramente que está disfrutando. La espiritualidad se mide por la capacidad de separarse uno mismo del placer, de restringirse uno mismo, y salir de los límites de los intereses egoístas.

Así que hay una condición: Primero tengo que recibir un gran placer de la conexión con los demás, amarlos, y disfrutar de la acción en sí misma. Pero  yo sacrifico todo este placer y estoy dispuesto a no recibirlo.

Supongamos que tengo un gran descenso y no siento ningún placer de la reunión, e incluso sufro. Odio al grupo y a los amigos; odio la conexión, las canciones, las danzas, y todo lo que hay a mi alrededor. Pero todavía sigo impresionado y todavía sigo teniendo la misma actitud, con el mismo combustible, y participo en todo, sólo porque por ello complazco al Creador o a los amigos.

Material Relacionado:

El fundamento del tercer templo
Nos vemos mañana en el desierto
Pasando la corrección hacia el mundo

Ahora estamos esperando la convención de la Aravá. Pero, ¿podemos medir nuestro avance de modo que todos vengan sin ningún cálculo personal, sino que sólo tengan una cuenta general con respecto a todos?

Esto quiere decir que no puede importarme cómo me sienta: si me siento bien o mal, o que es importante sentirme bien o mal, con el fin de superar ese sentimiento.

Es importante esperar algún resultado deseable de esta convención: ¡que realizaremos juntos, alcanzaremos juntos, descubriremos juntos! O tal vez no pienso en nadie, sino únicamente en mí y me conecto con los otros a regañadientes, porque me ayudarán a alcanzar la meta.

Podría ser que sacrifique este futuro por los amigos, para que ellos puedan descubrirlo y no yo, por lo que ni siquiera lo sabré y no lo sentiré a modo de que no me sienta orgulloso por ello.

También podría ser que yo lo haga por el Creador, pero haciéndolo de modo que Él no sepa que soy yo el que le produce placer, y que tampoco yo desee saberlo.

Entonces la pregunta es: ¿Cómo podemos separarnos nosotros mismos de cualquier interés personal de modo que no queramos saber acerca de este, ni tener nada sino la capacidad para esforzarnos sin ningún tipo de recompensa adicional o combustible, y que la única recompensa sea el propio esfuerzo?

 Si podemos acercarnos a esa demanda, será significativo ir al desierto.

(66833 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/18/12, Shamati # 108)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta