¿Cuántos años luz?

Pregunta: Primero fue el pensamiento del Creador, y luego se llevó a cabo en el plan de la creación mediante la construcción de todos los mundos desde arriba hacia abajo. ¿Cuál es la distancia que la criatura tiene que superar para ascender de nuevo a la idea inicial de la creación?

Respuesta: Existe una separación enorme entre el pensamiento de la creación del Creador y nosotros. En primer lugar, nosotros ascendemos desde los mundos de Beria, Yetzira y Assiya (BYA) al mundo de Atzilut en el que obtenemos la materia y la forma vestida en la materia. Luego alcanzamos la forma abstracta y luego la esencia. A pesar de que no captamos o entendemos estas categorías por el momento, parece que las obtendremos algún día.

Mediante la realización de acciones, nosotros obtenemos al Creador. Está claro que las estamos construyendo con la ayuda de la Luz que reforma, dado que por nosotros mismos no tendríamos el poder para realizar esto. Nosotros somos solamente los “ladrillos”. Pero a fin de construir algún tipo de estructura a partir de nosotros, necesitamos los medios que nos conecten entre nosotros, el cemento que pegue todas las partes juntas. Y necesitamos saber cómo este lo conecta todo.

Y cuando Él conecta todos nuestros ladrillos juntos, empezamos a entender cómo el Creador creó todo y por qué Él lo rompió; para que pudiéramos construir una vez más la estructura y descubrir Su pensamiento, Su mente.

Baal HaSulam nos explica en su artículo, “La mente actuante”, que cuando veo una creación determinada, puedo obtener el deseo del artesano que la creó. En otras palabras, mientras más penetre en la creación a través de mis sentimientos, más sentiré la naturaleza de su Creador, Su relación con la creación. Yo puedo obtenerlo a Él a través de mi comprensión de la relación que establece con Su creación.

En nuestro mundo también es posible hacer esto y entender al artista porque esto se deriva de sus raíces superiores. El Creador creó a la criatura dentro de un sistema especial, lo rompió, y luego nos lleva a la necesidad de armar de nuevo este rompecabezas. Cuando nosotros ensamblemos este mosaico, lo obtendremos a Él porque Él se sumergió a Si mismo en el sistema.

El Creador no se esconde en este sistema, todo lo contrario. Él implanta dentro de cada parte, Su mente, actitud y sentido de Sí mismo. Y cuando nosotros ensamblemos este rompecabezas, no solo recibimos una imagen corregida y empezamos a existir en este mundo maravilloso, sino que obtenemos la ley general que opera dentro de este sistema, ¡la ley del amor y la unidad!

Y además obtenemos ese mismo Uno que está operando en este sistema, “el inclusivo” la fuerza superior que construyó todo el sistema. Y en el poder del Uno, descubrimos Su actitud hacia nosotros, el llamado AHP (Awzen, Jotem, Peh, la parte inferior) de Keter (corona).

A pesar de que yo aun no lo estudié esto con certeza, es muy posible que podamos obtener la parte superior de Keter, que está desconectada de nosotros, en la medida en que tengamos ese deseo.

Es imposible, entre tanto, decirlo con certeza porque estos estados existen después del Gmar Tikkun (el final de la corrección), que está más allá de las tareas que hoy nos son impuestas a nosotros.

Sin embargo, gracias a este proceso, en última instancia, obtenemos la mente operante superior y no sólo Su plan, sino la idea de la creación misma, el pensamiento superior, y todo lo que está incluido en ella. Y esta es nuestra meta: llegar a la idea de la creación, elevarnos allí e incluirnos en el Creador, llegar a la adhesión con Él.

(67155 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 20 de Enero del 2012, Shamati # 174)

Material Relacionado:

El amor que abre el corazón
Un caramelo para el diabético
Se trata del convertidor

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta