entradas en '' categoría

Todo se aclarará en el pensamiento

Tenemos un deseo y un pensamiento. Si sólo tuviéramos un deseo, haríamos todo ciegamente y sin dominio propio, al igual que la naturaleza inanimada, vegetativa y animada en la que el único pensamiento es cómo llenar el deseo.

La persona que ha desarrollado los niveles inanimado, vegetativo y animado sólo piensa cómo lograr lo que quiere. Hay diferentes tipos de personas: inteligentes, enérgicas, violentas, tímidas, valientes, etc., pero cada una quiere llenar sus deseos, desde un pequeño bebé hasta una persona mayor que oculta sus deseos. En cada una de ellas existe la idea de cómo llenar su deseo de todas las maneras posibles.

Así nos desarrollamos en el sentimiento y en la mente, como una bestia, hasta que el punto en el corazón se revela en nosotros y empieza a preguntar: ¿Qué es todo esto? ¿Por qué? De ese momento en adelante, comienza la verdadera ciencia, en la que empiezo a preguntar acerca de la esencia de mi deseo: ¿Para qué necesito esto?

Esto no es simple. La gente viene a estudiar, se convierten en un grupo, pero pueden pasar años hasta que empiecen a hacer esta pregunta, es decir, hasta que ellos quieran conocer los deseos que sienten: ¿de dónde vienen? Ellos comienzan a buscar la causa, la raíz, la fuente.

Entonces entiende que el pensamiento les fue dado con el fin de alcanzar al Creador por medio del estudio de sus deseos. Si yo, a través del pensamiento percibo correctamente los deseos, puedo llegar a la fuente de la que provienen, entenderé quién me los está enviando y por qué, qué quiere de mí, y cómo debería considerarlo a Él.

A través del grupo e incluso directamente, empiezo a exigir que Él cambie mi deseo: “¡Tú me has dado un deseo, pero yo estoy pidiendo otro deseo!” Entonces realmente serás capaz de cambiarlo. El pensamiento se nos da, para que gracias a él seamos capaces de conocer nuestros deseos y demandar nuevos deseos.

¡El pensamiento existe para que yo pueda constatar y probarme a mí mismo que no puedo hacer nada con mis deseos! Incluso cuando parece que me supero, no es eso, sino un simple cambio de un deseo por otro, que también es egoísta: el respeto, por el control y el orgullo. Yo simplemente encuentro otro deseo mejor que el primero y cambio los valores.

Como resultado de mis pensamientos, o bajo la influencia del entorno, empiezo a imaginar que otro deseo es más importante que el que acabo de tener. Y así que decido cambiarlo por otro. Es el juego del egoísmo. De esta manera puedo cambiar cualquier deseo que tenga.

Pero yo realmente puede cambiar el deseo sólo con la influencia del entorno que me da otros valores. Entonces, como resultado de su influencia, yo exigiré que el Creador cambie mis deseos. Estos deseos ya son sobrenaturales para mí, es decir, en contra de mi ego.

(64819 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/30/11, Escritos de Rabash)

El hombre del mundo

Puesto que nuestra actitud hacia el mundo y la vida cambiará por completo, entonces todos los recursos humanos: la mente y el corazón, los deseos y pensamientos (aparte de lo más necesario para la existencia del cuerpo físico) serán utilizados para lograr la armonía con la naturaleza. Entonces, entenderemos completamente su intención, su manera de fluir, su pensamiento supremo y nos elevaremos a su nivel, es decir, al nivel que se encuentra por encima de nacimiento y muerte.

Simplemente tenemos que imaginarnos de que estamos hablando. Si estoy concibiendo  toda la naturaleza, entonces, estoy concibiendo su nivel desde el cual me consideraré a sí mismo como un elemento pequeño y transitorio. Sin embargo, ya estoy observándome a mí mismo desde un nivel diferente, porque me elevo como si estuviera por encima de mí.  Aquí uno encuentra respuestas absolutamente claras a las preguntas sobre el significado de la vida y la existencia.

Naturalmente, esto afecta su mentalidad, su comportamiento, sus conexiones culturales y sociales. Él percibe el mundo y a sí mismo de manera distinta. Sus pensamientos ya no se basan en las posiciones decadentes y temporales: hoy estoy aquí, mientras que mañana, no, y no me importa lo que pase cuando ya no exista.

No podemos ni siquiera imaginar el cambio enorme que se produce dentro de nosotros cuando empezamos a vernos a nosotros mismos como si ya existiéramos en el eje infinito del tiempo. Y ya empezamos a percibir nuestro cuerpo como un animal que nos compaña.

Dentro de nosotros, se crea un sistema psicológico que cambia radicalmente nuestra actitud hacia los demás, hacia nosotros mismos, hacia el mundo, es decir, ya empiezo a tratarme a mí mismo y a los demás desde la perspectiva de la eternidad. Y esto me cambia por completo, me eleva, me hace serio, un hombre del mundo.

(De una “charla sobre educación integral” del 12/12/11)

El feroz león y su tesoro

Pregunta: Si la corrección tiene que ser interna, ¿Por qué tomamos estas acciones externas esperando alcanzar cambios internos por medio de ellas?

Respuesta: Allí yace exactamente la diferencia; queremos usar acciones externas (aquellas recomendadas por los cabalistas) para poder alcanzar el punto decisivo donde comenzamos a exigir la Luz de la corrección, porque  entenderemos que nada nos ayudará sino el Creador. Y tenemos que alcanzar este punto tan rápido como sea posible.

Y lo más efectivo para estar seguros de la incapacidad de uno para hacer algo por sí mismo y su carencia de deseo, es tratar e incluirse a sí mismo en el grupo. Entonces rápidamente revelaras que tú no vales ni un centavo, no puedes superarte a ti mismo, empujas a tus amigos fuera de ti, y estás orgulloso de esto, escondiendo de ti mismo la verdad. Trata de mirarte a ti mismo desde afuera y veras todas las formas en las que has evitado una conexión interna con el grupo.

Pero, al mismo tiempo, si tu estas atado a tus amigos, entenderás que ¡no puedes seguir así! Tienes que estar junto a ellos, aun que sea para revelar el mundo espiritual con intenciones egoístas. Y no puedes acercarte a ellos, así que ¿Qué hay que hacer? Y entonces comienzas a gritar que la sociedad y la Luz deberían influirte, ¡cuanto más, mejor! Exiges esto de manera egoísta, cien por ciento para ti mismo, Lo Lishma.

La Luz sigue trabajando y trabajando en ti, algunas veces más, algunas veces menos, alterando tus estados, y comienzas a valorar la cercanía con el grupo, la conexión y el desarrollo. Comienzas a notar una correlación entre estos estados de entusiasmo y la conexión con tus amigos.

Miras partes de la convención y estás lleno de sentimientos. Porque ya tienes esta preparación, esto ya es cercano ti, pones demasiado en esto y entiendes que es lo que atrae a toda esta gente. Sientes sus corazones. Posiblemente el deseo individual de cada persona sea pequeño, pero juntos alcanzamos un gran poder que impresiona a todos.

Con estas acciones llegamos a dos conclusiones. Primero, yo  quiero revelar realmente el mundo espiritual: ¡Dámelo! Lo quiero de manera egoísta, ¿quién no quisiera cambiar este infierno por un paraíso celestial? Segundo, entiendo que no puedo hacer esto sin una conexión con los amigos, dentro de la cual yo puedo revelar lo que tanto quiero.

Este lugar inalcanzable que tanto odio es donde está escondido el tesoro. Entonces ¿Qué hago? Tengo que entrar al calabozo; hay un león en la entrada y en el fondo de este, hay un cofre de oro. ¡No puedo evadir este león!

Pero este tesoro es ¡todo para mí! ¿Cómo derroto al león? Me acerco y esta por atacarme y comerme. El no puede liberarse de sus cadenas; de otra forma, ya me hubiera tragado.

Pero cuando me acerco a él, de repente se levanta y me lleva directo al cofre del tesoro…

(64786 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/25/11, el “Estudio de las Diez Sefirot”)

Muchos problemas, una respuesta

Baal HaSulam, “La Paz”: “Debido a que el propósito sin duda está construido por encima de todas las leyes de la Naturaleza, sin exclusión, aquel que altera incluso una sola ley, daña y arruina el objetivo con propósito que el Creador ha establecido, y por consiguiente será castigado por la Naturaleza. Por lo tanto, tampoco nosotros, las criaturas del Creador debemos tenerle lástima porque está desacreditando las leyes de la Naturaleza y contamina el propósito del Creador”.

Necesitamos aprender el sistema de leyes que existe. Es así porque ninguno de nuestros deseos, ninguna de nuestras acciones y ninguno de nuestros pensamientos están más allá de las barreras de este sistema. Su red alcanza cada célula en nuestro cuerpo, cada átomo, y cada partícula y las enlaza todas en distintos niveles y etapas, ya sea en tejidos biológicos, órganos psicológicos, en el sistema nervioso, pensamientos, deseos, luces, vasijas y todo lo demás.

Se nos ha dado la sensación de desequilibrio. Este desequilibrio entre nosotros y la verdadera  manera de actuar, se nos ha dado a propósito para que avancemos y aprendamos a equilibrarnos a nosotros mismos con las exigencias de la red general. Gracias a esto, empezamos a conocer quien la opera. Él parece crear un mal funcionamiento en el equilibro y nosotros nos sentimos mal.

En consecuencia, Él nos invita a contactarlo:”Sólo pide, y de esta manera yo te muestre cómo crear el equilibrio”. Si pedimos, nuestra petición es la vasija en la cual Su acción se revela más tarde, es decir la Luz que completa el desequilibrio.

El proceso se lleva a cabo de la siguiente manera: Primero una cierta parte se revela en mi vasija y me siento mal: enfermedades, problemas, obstáculos, etc. Estos por sí mismos aun no significan nada, pero entonces yo descubro el punto en el corazón, y entiendo que existe una razón externa para todos mis problemas. Esto hace que surja en mí la pregunta acerca del significado de la vida.

Como resultado, llego al grupo, me uno a él y descubro el llenado en este, al Creador, es decir a la parte que puede completar el equilibrio. Yo no sé realmente qué es el grupo ya que lo veo por medio del prisma de mi propio mal. Yo no veo al Creador, y  puedo sentirlo sólo cuando me siento mal. Simplemente no tengo otro deseo, ni otro “detector”.

Entonces empiezo a recibir el llenado de Él, y esto se llama “El trabajo del Señor”. De pronto Él llena esta parte en mí y es corregida.

Entonces primero sentí el mal, y después le di un significado distinto y lo llené con bondad, con el Creador. Así alcancé un equilibrio con Él: Él realizó el trabajo de acuerdo con mi petición.

Entonces se revela en mí otra parte corrupta de la vasija, más grande que la anterior. Aquí siento un mal incluso más grande y descubro un punto mucho más fuerte en el corazón. En consecuencia, el grupo también parece mucho más grande que antes y el Creador mucho más grande. Él me influye más intensamente, y otra vez después de haber descubierto todos los medios necesarios, completo el equilibrio.

Y así sucede una y otra vez, en lugar de mi naturaleza egoísta, yo traje al Creador dentro de mí. Aprendo Sus acciones y por medio de estas, lo alcanzo a Él, logro adhesión con Él, y más.

Estas correcciones toman lugar desde las más ligeras hasta las más serias, desde el grosor del nivel raíz, Shoresh, hasta el cuarto nivel de espesor. Estos también son llamados “mundos”. En consecuencia, alcanzo los mundos de Assiya, Yetzira, Beria, Atzilut, y Adam Kadmon (A”K). De pronto, toda mi vasija es corregida y en lugar del egoísmo inicial, el mundo de Ein Sof me llena.

Entonces constantemente debemos poner atención a cuan equilibrados estamos con la naturaleza. El desequilibrio revela el mal dentro de mí, el cual debo completar con el fin de adquirir el bien. Esta es la única forma de avanzar, de encontrar mi camino sin importar qué.

Hoy en día, cuando atravesamos problemas y obstáculos, debemos entender que la crisis, los malos sentimientos, son un fenómeno maravilloso y especial por medio del cual podemos corregirnos. Sólo debemos ir hacia el grupo, hacia todos aquellos que sienten el mismo mal.

Ellos deben conectarse entre ellos tanto como puedan, y encontrar el poder de unidad dentro. La población general encuentra el poder de la unidad sin el Creador, simplemente gracias a esta unidad. Todo el resto les llega a través de nosotros. Entonces todos nosotros alcanzamos juntos la corrección.

Así que debemos aceptar todas las cosas malas que son reveladas en el mundo como una invitación para desarrollarnos. Siempre debemos movernos hacia una unión mayor con los demás. La persona es creada especialmente de tal forma que sólo la unidad le da la respuesta a todos los problemas, incluso a los más internos y personales. Sólo la unidad puede sanarnos.

(64822 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/30/11, “La Paz”)

¿Cómo entiendes a una persona japonesa?

Pregunta: las personas que pueblan el planeta tierra tienen diferentes sistemas de conciencia. Los europeos, por ejemplo, tienen la muy famosa conciencia vertical, mientras que los japoneses tienen una horizontal. ¿Cuán profundamente tengo que  entrar en esto? ¿Tengo que aprender a entender al japonés, o es suficiente con que yo comprenda a las personas que me rodean?

Respuesta: ¡Esto no importa en lo absoluto! No pretendo mirar el mundo a través de los ojos de un japonés o de un chino, de un ucraniano o de un africano. No estoy interesado en eso. El tema principal que me interesa es cambiar yo mismo, para que cualquiera de las opiniones, deseos y pensamientos extranjeros, sean aceptados y absorbidos dentro de mí exactamente de la misma manera que los míos. Eso es todo. ¡Y no importa de qué tipo son!

Supongamos que tengo un hijo nacido de una mujer japonesa. Veo que él tiene algún tipo de sistema específico para percibir el mundo, un punto de vista hacia el mundo. Bien, entonces, ¿tengo que empujarlo para que necesariamente acepte mi sistema? ¡Eso es imposible!

Las diferentes percepciones del mundo son el resultado de un cambio específico de las funciones cerebrales que se han desarrollado y evolucionado en dicho sistema, que hoy no puede ser destruido.

Toda nuestra metodología de educación integral se basa únicamente en autoconocimiento y ¡de ninguna manera en reprimirnos a nosotros mismo o a los demás! Por los medios de represión, nos apartamos completamente del avance evolutivo correcto hacia la armonía con la naturaleza. ¡La naturaleza no aguanta eso!

Nos parece que la naturaleza está obligándonos, pero esto sólo se hace para que voluntariamente hagamos el primer movimiento por nosotros mismos. Y ella seguirá obligándonos hasta que encontremos este generoso destino y demos el primer paso. Sin embargo, la naturaleza no nos indica qué paso tenemos que dar.

Por esa razón debo intentar por todos los métodos posibles desarrollar a mi hijo. Como dice en la Biblia: “Educa a tu hijo según sus caminos”, lo que significa, según sus inclinaciones y potencial interno obtenidos por naturaleza.

(64802 – De una “charla sobre educación integral” del 12/12/11)

Ordenando mi propio desarrollo

Todo nuestro trabajo puede ser resumido como aclaraciones y pensamientos por los cuales llegamos al Creador y tratamos de exigir de Él nuevos deseos que sean totalmente inapropiados para nuestro ego, para nuestra naturaleza.

Entonces yo reviso como soy manejado desde Arriba y puedo sentir la extensión de esta fuerza que opera. Desde adentro, analizo las acciones del Creador dentro de mí, que me motivan. Así, comienzo a ver la fuente, Sus acciones, es decir, mi yo, y el poder que me controla y entiendo cómo trabaja.

Estos tres componentes: una súplica al Creador, la fuente y Su acción dentro de mí y su resultado, todo es llamado el trabajo del Creador, porque es el Creador quien lo hace. Mi participación esta solo en pedirle a Él que realice su trabajo. De esta forma, nos volvemos socios.

Como resultado, a partir de una pequeña bestia que realiza acciones ciegamente, que ni siquiera entiende que está siendo dirigida y que piensa que vive libremente, cualquiera sea la manera en la que se siente, yo comienzo a activar un asistente de dirección y así alcanzo la adhesión con Él. Entiendo que mi desarrollo es deseable y entiendo también su forma final, y trato de promover este plan aun antes de que sea cumplido por el Creador.

Ordeno mi desarrollo y esto es llamado “adelantar el tiempo”, en vez del fluir natural (a su tiempo). Así es como yo lo alcanzo, por medio del poder del pensamiento, y comienzo a caminar mano a mano con el Creador a cada paso y trato d aprender y acelero mi desarrollo.

Como Baal HaSulam dice en su artículo “por delante y por detrás me has rodeado”: el movimiento del caballo se vuelve uno con el movimiento del jinete y esta es su adhesión. El Creador espera que yo le pida a Él que me ayude  al evocar en mi y al enseñarme por medio de sufrimientos o por medio de otras pistas, los lugares donde debo poner atención a Su liderazgo. Y así avanzamos hasta una adhesión plena.

(64 816 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/30/11, Escritos de Rabash)

La vergüenza de la desigualdad

Todos los cambios que ocurren en el universo, siguiendo el origen del plan de la creación, sólo se refieren a las criaturas. Pero el Creador es constante, como está escrito: “Yo no cambié la manifestación de mi HaVaYaH“. Nada más sucede en relación a Él: Él quiso hacer una criatura  para complacerla, y la hizo.

Todas las acciones tienen lugar dentro de la criatura, en su conciencia, comprensión, percepción y desarrollo. De esta manera la criatura se desarrolla a partir de un punto, que en esencia lo separa del Creador. Se trata de un punto especial, creado por el Creador, que es la razón por la que se crea una criatura llamada, un deseo.

Todo lo que hay junto a este punto debe ser absolutamente como el Creador. Y con el fin de traerlo a esta similitud y crear una conexión entre la creación y el Creador, la criatura se separa en un gran número de partes.

Estas piezas se separan y se apartan de las demás por su egoísmo, por el deseo de disfrutar, la inclinación al mal, una intención egoísta. Así se siente la criatura: dividida y diversa, dividida en muchos sistemas diferentes, que son hostiles entre sí. Pero todo esto sólo existe dentro de la criatura en sus sensaciones.

Esta sensación es llamada “ocultamiento” (Alama), todo un sistema de mundos (Olam), que existen para que la criatura finalmente entienda que el ocultamiento la separa del Creador. Existe la perfección absoluta, la unanimidad en el Creador. Él es uno, y no hay diferencias dentro de Él. Pero dentro de la criatura hay un número infinito de partes diferentes, que se contradicen entre ellas.

Al final, la criatura descubre que esta división exacta no deja que se conecte con el Creador y crea desigualdad entre ellos. Esto provoca un sentimiento especial, llamado vergüenza; el sentimiento de su diferencia, lo que hace que la criatura comience a actuar, esforzándose por ser como el Creador. Y aquí ve que para ello necesita unirse con todos aquellos que odia, que aleja, que olvida, y que no toma en consideración.

La criatura está lista para hacer esta transición, estas acciones de corrección en aras de alcanzar la igualdad con el Creador, cualquier cosa para lograr la adhesión. La igualdad completa de las acciones y cualidades se llama adhesión.

Este es un proceso gradual, paso a paso, en el que realizamos el programa de la creación. Debemos sentirnos dentro de todos los otros estados en el camino hacia la unidad o en los cuales ya hayamos logrado, en otras palabras, en todos los peldaños de la escalera, mientras desarrollamos crecientemente nuestra unidad.

Finalmente, nos veremos a nosotros mismos como criaturas absolutamente diferentes, y el grupo nos parecerá diferente, no sólo como una unión de amigos en un equipo, sino como una nueva formación espiritual, con pensamientos y deseos comunes en una realidad diferente. Sin embargo, cualquier nuevo estado está dirigido a alcanzar una mayor conexión, lo que se conoce como una unión de amigos en ambos mundos, tanto en el nuestro como en el mundo espiritual.

(62164 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/30/11, Escritos de Rabash)

El doble sufrimiento del amor

No debemos estar preocupados por la manera correcta de expresar nuestra petición, si esta surge dentro del corazón, será escuchada. No se necesitan acciones adicionales para transferirla y enviarla a alguna parte. La petición correcta en el corazón ya se convierte en una oración común, y es una acción en sí misma.

El deseo correcto, la vasija, es lo principal. Es la oración real. Orar significa ” juzgarte a ti mismo, evaluar si tu deseo es correcto. Y el deseo correcto incluye todos los componentes: la profundidad de la vasija, su cubierta para el bien del otorgamiento, y la oración. El hombre por sí mismo comienza a sentir lo que le falta para que esta se convierta en una oración común, de lo contrario, no será un deseo de otorgar.

El deseo debe contener el sentimiento de la grandeza de la meta, de la grandeza del Creador, su propia insignificancia, y la grandeza del grupo. Cuando todos los elementos necesarios se conectan entre sí, a esto se le llama la medida completa (Seah), la copa en la que recibimos su llenado.

Cuanto más se adentre el hombre en su deseo, mejor ve los elementos que le faltan. Y todo esto lo encuentra en el grupo.

No hay otro llenado sino el deseo y el llenado se corresponde siempre con el deseo, y depende de que este deseo esté organizado de la manera correcta. Esto se debe a que el deseo es la forma de llenado, y el llenado no tiene una forma cuando está por fuera de la vasija.

Tan pronto como la aspiración de otorgar alcanza la mínima medida, nosotros de inmediato ascendemos al primer grado espiritual. Así avanzamos hasta llegar a un deseo absoluto de esta forma discreta, digital, de a una porción a la vez. Esta es toda nuestra corrección, la corrección de nuestros deseos.

El propósito de mi perspectiva es la de revelar el correcto deseo, la necesidad por las cosas que me falta. No se requiere nada de la criatura, sino el deseo de otorgar al Creador. No hay nada más alto ante los ojos del Creador, sino que la criatura tenga la sensación de la grandeza del Creador, la aspiración de amor y conexión, y la tristeza y la sed de alcanzar el otorgamiento. Nosotros lo complacemos a Él al aspirar a Él.

Y el llenado que viene de Él es nuestra recompensa, porque este llenado nos ayuda a incrementar nuestros deseos. Cuando recibimos la revelación y el llenado, me alegro porque me da la oportunidad de incrementar mi aspiración, la expresión de mi amor y el deseo por Él. Esta es la esencia de lo que yo gano.

(64941 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/1/12, Escritos de Rabash)

La libertad entre el martillo y el yunque

Todo en nuestro mundo está construido entre la confrontación de dos fuerzas opuestas. Cualquiera de nuestras interacciones está basada en el predominio de un factor sobre el otro, y cualquier éxito se logra a costa de algo.

¿Cómo podemos establecer una relación correcta entre nosotros? Hoy en día, la única solución son las concesiones. Me gustaría dominar el mundo, pero yo estoy obligado: “Toma sólo 10 cm de ti y nada más”. Todo está limitado de una manera similar, pero somos incapaces de cumplir estas reglas, y es por eso que hemos estado luchando desde tiempo inmemorial, o usando otros métodos para prevalecer sobre los demás. Cada vez, la envidia, la pasión y la ambición nos sacan de la corriente a un estado más cómodo.

Sin embargo, hoy en día todos estamos interconectados. Nadie puede aislarse de los demás o cambiarse a la autosuficiencia. Las condiciones actuales no nos permiten llegar hasta un mínimo de autosuficiencia. Yo involuntariamente dependo de los demás hasta tal punto que ellos penetran en mi mente y sentimientos. Nuestros lazos se extienden por todas partes, y ellos definen toda mi vida.

Anteriormente, la gente se sentía libre después del trabajo y no estaba sobrecargada por una red total de influencia mutua. Pero hoy en día, todos estamos unidos por una cadena, y es por eso que las dos fuerzas opuestas, actuando en todos, y por ellas también estamos interconectados a nivel global. Me gustaría afrontar o llegar a un acuerdo con mis propios problemas, pero en esta época es imposible: yo dependo tanto de otros, que su impacto me rompe en pedazos, me tira en todas las direcciones a la vez.

Por lo tanto, necesitamos una nueva metodología que le permita a cada persona vivir una vida pacífica, y a nosotros en general vivir de una manera nueva, para unirnos correctamente.

Por lo tanto, necesitamos una nueva metodología que le permita a cada persona vivir una vida pacífica, y a nosotros en general vivir de una manera nueva, para unirnos correctamente. De lo contrario, la persona pensará siempre que los demás la utilizan y la explotan. Para bien o para mal, no importa porque ella no tiene poder sobre nada y está privada de la libertad.

Por otro lado, esta es la ley de la Naturaleza: hay dos fuerzas opuestas que actúan en cada uno de nosotros, la atracción y repulsión, y hoy ya vemos que forman un solo mecanismo. Sólo nos queda aprender a manejarlas.

Así, por primera vez en nuestra historia, nos enfrentamos a la pregunta acerca de la libertad del individuo: ¿Cuál debería ser, dadas las circunstancias?

(64957 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/1/12, “La Libertad”)

El apocalipsis ataca a la humanidad

Opinión: (Andrey Milovzorov, de utro.ru): “El Banco Saxo pronostica que los precios del trigo se duplicarán en 2012. Pero, ¿qué cambiará en la vida de los consumidores europeos o rusos si una barra de pan cuesta el doble? Nada. El europeo medio gasta en alimentos el 20% de sus ingresos, y el promedio ruso el 50%”.

“Sin embargo, hay países donde la gente utiliza el 90% de sus ingresos en alimentos. En Somalia, un cuarto de millón de personas podría morir a causa de una grave sequía. Nadie se apresura a ayudar porque este es un mercado para los agricultores occidentales”.

“La ayuda alimentaria a gran escala, alimenta a un enorme ejército de especuladores bursátiles. El mercado no está interesado en el desarrollo agrícola en los países con hambre”.

“Parece que para cambiar la lógica de los mercados, necesitamos argumentos más serios que un aumento del precio del pan en Europa. Por ejemplo, un éxodo masivo de refugiados de África a Europa, quienes huyen del hambre (que pueden estar por encima de los 150 millones), o por los disturbios debido a los alimentos, que podrían afectar todo el comercio mundial y cortar el suministro de petróleo a Occidente”.

Mi comentario: la hambruna masiva tendrá consecuencias impredecibles, y principalmente obligará al mundo a reconsiderar el desprecio por sus vecinos y a cuidar de la garantía mutua.

(64990)