entradas en '' categoría

El Creador es….

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=fS1auz724Ow]

Descubre la bondad del Creador, no sus regalos

El Creador no se esconde de nosotros; sino que es nuestro ego el que lo esconde. Nuestra naturaleza contraria es lo que nos separa de Él. Entonces, ¿cómo podemos tomar la forma del Creador? ¿Cómo podemos alcanzarlo de acuerdo a la ley de equivalencia de forma? ¿Cómo podemos descubrir y saber que Él está en nosotros?

Con el fin de hacer eso, tenemos que realizar ciertas acciones. ¿Quién realiza estas acciones, nosotros o él? Probablemente exista una necesidad de cooperación aquí. Nosotros no podemos avanzar sin la Luz Superior. Al sacudirnos, esta exige nuestra cooperación, que es llamada “libre albedrío”. Esta cooperación es todo nuestro trabajo. No hay ninguna restricción aquí. Está abierta a todos y se lleva a cabo por medio del estudio correcto de los libros cabalísticos.

Estas fuentes pueden ser el “elixir de vida” o la “poción de muerte”. Todo depende de nuestro enfoque.

  • Si tengo la intención de descubrir mi inclinación al mal y corregirla, podré tener éxito, y la sabiduría de la Cabalá será el “elixir de vida” para mí. Descubriré “la muerte”, mi ego dentro de mí y desearé corregirlo a fin de llegar a la vida.
  • Pero si estudio para alcanzar logros egoístas, si estoy en busca de conocimiento, poder, respeto, control, etc.; entonces el estudio no hace sino reforzar el egoísmo en mí y mi éxito será opuesto al otorgamiento y ni siquiera seré consciente de ello. Este tipo de estudio se convierte en la “poción de muerte”.

 Así nosotros pasamos por las etapas del ocultamiento del Creador. El ocultamiento se divide en ocultamiento simple y ocultamiento doble; la primera revelación nos revela el gobierno como recompensa y castigo y luego la revelación de Su eterna Providencia.

En realidad, todo depende de mis deseos, de mis vasijas. Con respecto al Creador, no hay restricciones. Él no se esconde ni se oculta. Son mis deseos, mis vasijas las que lo ocultan, y si yo trabajo con ellos de la manera adecuada, estos son corregidos gradualmente y de acuerdo a su corrección, yo descubro al Creador. De una forma u otra, yo soy el que lo esconde a Él de mí mismo.

En nuestro mundo, también descubrimos muchos fenómenos que no notamos en un principio: diferentes tipos de comidas, de arte y cultura, y diferentes tipos de animales. Estas cosas estuvieron allí todo el tiempo, pero no para nosotros.

Con el tiempo nosotros percibimos más, gracias a nuestro desarrollo emocional e intelectual bajo la influencia del entorno, lo que eleva la importancia de las cosas ante nuestros ojos, evocándonos la pasión, la ambición y la vanidad, y obligándonos a prestar atención a cosas que antes no tenían ninguna importancia para nosotros. Todo el mundo dice que eso es importante; yo estoy impresionado y entro en los deseos de otra persona. Esto es suficiente para volverme más atento: así descubro nuevos deseos, nuevos vasijas, y salgo del ocultamiento en lo que respecta  a un determinado fenómeno.

Es lo mismo cuando se trata de la sabiduría de la Cabalá y el Creador. Es el mismo principio también en este caso: yo soy un egoísta, y no me importa nada más que mis requisitos “bestiales” de todos los días. Así que, si quiero algo más sublime, tengo que entrar en el entorno adecuado que me estimula y me guía hacia cosas más grandes.

Por lo tanto, todo depende de la corrección de mis deseos. Inicialmente, el fenómeno no existe para mí y está en ocultamiento completo. Entonces empiezo a descubrir un cierto deseo, un anhelo por ello, hasta que el ocultamiento se hace más débil, y puedo descubrir algo nuevo.

En el camino espiritual yo busco al Creador, pero no como una fuente de placeres; yo quiero descubrir Su actitud hacia mí, porque Él quiere revelar que Él es el bueno y benévolo. La cuestión no está en lo que yo reciba de Él, sino que lo que es importante para Él, es que yo descubra Su actitud hacia mí, y que vea Su bondad absoluta, sea impresionado por ella, y llenado por esta actitud. Así, Él me “compra”.

Así que todas las cuatro fases de ocultamiento y revelación en realidad se refieren a la actitud buena e inmutable del Creador, que poco a poco se revela de acuerdo a mis deseos. Cuando descubro la buena actitud de Su parte, veo que esta existía antes, sólo que yo no la sentía ni la entendía debido a mi corrupción.

 Así que también ahora, cuando no veo la bondad del Creador en todo, yo que tengo que evaluar el ocultamiento: Incluso si no presto atención a su bondad en ciertas cosas, ¿puede ser que Él se encuentre allí también? ¿Tal vez sea mi culpa el hecho de que no pueda ver Su bondad?

(66692 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 17 de Diciembre del 2012, “El Estudio de las Diez Sefirot”)

Material Relacionado:

¿Por qué el creador nos manda tanto sufrimiento en este mundo?
Se nos conduce a la perfección a través de una cura de bondad absoluta
Momentos de cabalá- “preguntándole al creador”

No pongas en papel lo que debe ir en el corazón

Los cabalistas siempre estuvieron en contra de memorizar, en contra de aprender de memoria y en contra de escribir mientras se estudia, y los primeros científicos y estudiosos también. Tras dejarlo grabado, quedas limitado por ello. Pones en el papel o en una computadora lo que debes poner dentro de ti mismo para cambiar internamente.

Si quieres percibir el mensaje cabalístico, filosófico, o incluso científico, tienes que cambiar. Tienes que cambiar para que la idea viva en ti, no en la mente sino en tus emociones.

La mente sólo debe ayudar a las emociones. Necesita aclarar todos los datos, tanto los internos como los externos, y procesarlos y evocar el deseo de cambiar de manera que los datos se vuelvan las Reshimot (genes de información) en el deseo y no en alguna caja de memoria.

Por lo tanto, debemos hacer un esfuerzo para que el material que estudiamos entre en nuestra naturaleza y no sólo se quede en la mente. Es posible que leamos mucho, que escuchemos mucho, y que descarguemos demasiado material del Internet con todas las enciclopedias que están ahí.

Mi maestro Rabash estaba en contra de escribir durante la lección, incluso si eso nos ayudaba a recordar el texto que leíamos; entonces también teníamos que hacer un esfuerzo para que penetrara más profundamente de manera que a través de la red de células de memoria goteara y penetrara en el corazón. De hecho pasa por mis filtros internos, pero, de una manera u otra, eventualmente debe hacer que yo cambie. La información que recibo y la aclaración que hago deben cambiarme, no de manera intelectual, sino internamente.

Si tan sólo la mente pudiera ser vaciada y yo pudiera ser nuevo cada día, comenzaría con una página en blanco sin ninguna adición del día anterior. Podría estudiar el mismo material que estudié ayer como si lo viera por primera vez ¿Por qué? Porque  he cambiado en mis deseos y con los nuevos deseos veo algo completamente nuevo en el texto que ya es “familiar”.

En general, es difícil decir si uno debe escribir algo durante la lección. Pero es importante entender que la escritura puede retardar la mente y entorpecerla e influirla seriamente para dejar de sentir.

Si escribo, eso hace que me relaje como si estuviera poniendo algo en una caja de seguridad. Es suficiente encontrar un archivo en Internet con un buen libro y ponerlo en un archivador virtual: “Está hecho, ya lo tengo”. Todos estamos familiarizados con esto, y este es el enfoque equivocado.

La Torá oral precede a la Torá escrita. Por mucho tiempo en la historia de la Cabalá, estuvo prohibido escribir muchas cosas, y no a causa de escasez de papel o de material de escritura. Las personas simplemente estaban  incorporadas en ello internamente. No es por casualidad que se dice: “Escríbelas en tu corazón”. Toda la Torá debe ser escrita en el deseo, es decir que esas son todas las correcciones del deseo. Pero si las pongo sobre el papel, ¿cuál es su valor?

Por lo tanto la escritura del Libro del Zóhar fue una excepción, y por eso lo ocultaron del mundo. La razón fue que este era el comienzo del exilio. Si no hubiera sido por el exilio, no habría ni siquiera una línea escrita en el lenguaje de la Cabalá.

No es casualidad que el desarrollo de las herramientas de escritura haya sido gradual. Tiene lugar de acuerdo al egoísmo que va creciendo. Los primeros manuscritos y libros fueron guardados sólo por unos cuantos, después en monasterios, en bibliotecas de la realeza, y en las universidades, y entonces también fueron para una élite. Sólo después en la época de la ilustración se inventó y desarrolló la imprenta. También fueron desarrollados medios acordes para almacenar información como substituto para los cambios internos.

Eventualmente llegamos a una destrucción espiritual total: Hoy, enormes cantidades de información están al alcance de nuestra mano, mientras que dentro del alma de la persona no hay nada. Las personas no entienden por qué deben cambiar internamente si es posible actuar externamente.

En este sentido, la sabiduría de la Cabalá es muy diferente del pensamiento convencional. No requiere de acumulación de conocimiento ¿Cuál es el punto en tener todos los libros cabalísticos en tu biblioteca? Hasta hace 200 o 300 años los estudiosos sólo tenían entre tres y cinco libros ¿No era suficiente para un cabalista un solo tratado de la Guemará? ¿La cantidad lleva a la calidad? Tras leer varias páginas, él ahondaría en las profundidades del corazón, en las profundidades de la sabiduría espiritual, eso es todo.

Debemos recordar: El Creador exige cambios en el corazón y no reportes del material estudiado. Sin importar cuán lleno de información estés, la cantidad no te llevará a nada. Se trata de la calidad.

(66588 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 16 de Enero del 2012, “El Estudio de las Diez Sefirot”)

Material Relacionado:

Después de todo ¿qué elegirás?
El amor que abre el corazón
Suavizar los corazones por medio del camino de la luz

El Mar Rojo es pulido a nuestros pies

La persona atraviesa un largo camino hasta que se da cuenta de que se trata su trabajo. Llega al estudio mediante la búsqueda de un sentido de la vida, en la búsqueda de un llenado egoísta. Ella permanece con esa misma intención inicial por un buen rato hasta que finalmente comienza a oír que esto está absolutamente prohibido, es decir que es “imposible”, llenar estos deseos egoístas. Entonces, ¿qué puede hacer?

Ellos dicen que sólo es posible disfrutar cuando se está en equivalencia de forma con el Creador. ¿Tú quieres disfrutar? Aprende de Él cómo disfrutar del otorgamiento, pero el otorgamiento no como tú lo ves, no el otorgamiento de la satisfacción personal egoísta. El verdadero placer del otorgamiento hacia el Creador es de la única cosa que puedes disfrutar.

Esto significa que hay una incongruencia doble: Tenemos que cambiar tanto nuestros deseos como nuestras intenciones, el lugar donde se siente el placer. Cuando la persona pasa a estos nuevos deseos, los cuales no entiende en absoluto, se le dice: Aquí tienes, ahora disfruta. Esto es completamente diferente a lo que ella imagina hoy en su estado egoísta presente. Ella deberá cambiar su percepción varias veces.

Atravesando por todo esto, ella sólo puede mantenerse en el grupo, en el entorno. Después de todo, cada vez que avanza un poco, siente que es cada vez más similar a un niño, que cada vez está más confusa y que pierde más y más su poder. Esto es tan diferente a la manera común, familiar en la que avanzamos donde obtenemos más, nos volvemos más comprensivos, más sensitivos, que la persona no puede soportar tal “progreso”, el cual parece estar yendo en la dirección opuesta.

Ella no entiende cómo es posible trabajar, sentir un vacío cada vez mayor y carecer de entendimiento, es simplemente un estado de muerte, de total impotencia en el que no hay luz al final del túnel, una total oscuridad, el Mar Rojo (Mar final, Yam Sof en hebreo). ¿Es esto a lo que se le llama avance?

La persona se siente totalmente perdida, pero si ella continúa a pesar de todo, comienza a descubrir que sin entrar en estos estados, es imposible llegar a los deseos verdaderos: a recibir con el fin de otorgar. Ya no queda nada de su estado anterior, ni sentimiento, ni comprensión, ni el enfoque anterior, ni la intención o el propósito del avance común. Todo parece completamente nuevo y tan diferente a su experiencia previa, que es simplemente imposible verla desde tan lejos.

Lo único que puede ayudarle en este caso es organizar el apoyo a su alrededor e incorporarse a las actividades, a los estudios, al trabajo de grupo, y a la difusión, para que ella pueda desarrollarse en forma gradual, al igual que un niño que juega y al mismo tiempo crece. Y así, paso a paso, ella avanzará gradualmente hacia el estado en el que pueda soportar la idea espiritual.

Empieza a entender que hay muchos métodos espirituales y místicas en el mundo, pero aquí ella pasa a través de un método que la llevará a una nueva realidad al cambiar su percepción. Y sólo entonces ella entenderá lo que estaba pasándole.

Por lo tanto, es imposible explicarles esto a todos. Es por esto que se dice: “Un millar entran en la habitación y solo uno sale a enseñar”. Después de todo, si el alma de la persona está dispuesta a alcanzar la verdad a cualquier costo, esta se mantiene en el camino.

Si ella está realmente preparada para eso, entonces el entorno puede ayudarla a pasar por estas etapas con rapidez, y mientras está en esta vida ¡alcanzar el mundo de la verdad!

(66599 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 16 de Enero del 2012, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

Un gramo de deseo
Acercándonos a través de una progresión logarítmica
Saliendo de egipto sin moverte de tu sitio

Comenzamos con el individuo

Pregunta: Cuando la persona llega a los cursos de educación integral, empezaremos por hablarle acerca del maravilloso mundo integral que ya estamos comenzando a construir. Sin embargo, ahora, vive en un mundo horrible que ejerce presión sobre ella. ¿Dónde puede encontrar la motivación para mantenerse en este camino?

Respuesta: Debemos educar a la gente, y ellos construirán su mundo. Cuando las grandes masas de personas comiencen a cambiar de manera gradual, esto traerá naturalmente un cambio en el estado de la sociedad, en su estructura, y en la interacción entre los adultos. Cuando estos “niños grandes” crezcan, todo cambiará.

Sin embargo, tenemos que empezar por el individuo puesto que este es el centro de todo. Entonces, las interacciones públicas cambiarán gradualmente. Las actividades de la guardería, de la escuela, de la familia y de los niños deben estar interconectadas con el fin de crear una generación que cambiará nuestro mundo, porque este cambiará en el proceso de maduración.

(66309 – De una “charla sobre educación integral” del 13 de Diciembre del 2011)

Material Relacionado:

Re- educando a los adultos
La escuela: el espejo de los vicios de la sociedad
Aclarando los principios de la educación global para todos

El entorno puede hacer cualquier cosa

Pregunta: Usted a menudo hace referencia al ejemplo de la relación de una madre con su hijo y su relación con el hijo del vecino diciendo que si ella viera al hijo del vecino como propio, nunca más percibiría los defectos de ese niño ¿Cómo se puede hacer para que un corazón humano ame a alguien?

Respuesta: Eso sólo puede suceder a través de la fuerza del hábito. El hábito se convierte entonces en una segunda naturaleza, a través de la convicción en la sociedad que nos rodea, de sus buenos ejemplos, a través de canciones y películas y todo aquello que influye en la persona. La influencia de la sociedad que nos rodea puede programarnos para odiar a nuestro propio hijo y a amar al hijo del vecino.

¡El entorno puede hacer cualquier cosa! El entorno es más fuerte que mi naturaleza debido a que pertenece al nivel humano y mi naturaleza opera en el nivel animal. Vemos cómo la persona puede cambiar drásticamente debido a su entorno. Esto es debido a que la influencia de la sociedad es más fuerte que cualquier otra influencia.

(Del Kab.tv de “Una nueva vida”, episodio 5 del 2 de Enero del 2012)

Material Relacionado:

El nuevo hábito
Las manos que te sostienen sobre el abismo
Un buen hábito: el deseo de otorgar

Despierta por lo menos la mitad del camino

Pregunta: ¿Que significa “La mitad de la mitad” en consideración al trabajo que tenemos que hacer?

Respuesta: La persona debe preparar su “mitad” y el Creador completa la otra mitad. Pero ¿Cómo puedo hacerlo, si después de todo, incluso al preparar mi deseo yo no puedo manejarlo sin Él?

Preparar mi mitad quiere decir tratar y encontrar la deficiencia y la correcta aspiración. Pero yo no las tengo del todo. Tengo que buscar la correcta deficiencia en lugar de la falsa burbuja negra en la que me encuentro, donde imagino esta falsa vida que no existe en absoluto, que más tarde parecerá como un sueño.

¿Cómo puedo yo querer y tratar de despertar de este sueño profundo y sentir la disposición para esto por mí mismo?, ¡porque esto es lo único que necesito! Pero sin esta voluntad, no seré capaz de recibir el mundo superior que se revela al final de este sueño ya que tengo que desarrollar una deficiencia de este.

Las personas con un áspero egoísmo llegan al estudio de la Cabalá con el fin de alcanzar el mundo superior. No es la gente “espiritual” ilustrada, para la cual las meditaciones son suficientes, la que llega aquí. La gente que llega aquí quiere recibir y ganar en grande, descubrir el mundo espiritual. Aquí depende de si la persona puede oír lo que se le dice y soportar todas las condiciones.

Aquí operan dos leyes espirituales naturales las cuales no puedes cambiar en favor de tu egoísmo.  Se nos dice que tenemos que hacer “la mitad de la mitad”, pero esto no quiere decir que aquí exista alguna concesión. La persona debe realizar su mitad, y entonces recibirá la otra mitad de Arriba. La otra mitad lo cambiará y lo transformará en algo que es totalmente diferente.

Cuando ella está 100 por ciento preparada para cambiar, quiere decir que ha hecho la mitad del trabajo. Entonces el 100 por ciento de este cambio se ejecuta desde Arriba; esta es la mitad de la cual el Creador es responsable.

(66591 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 16 de Enero del 2012, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

Ven a la lección para alcanzar la fuerza de la corrección
Rompiendo el muro de hierro en el corazón
Se nos ha dado una segunda oportunidad

Un temor que te eleva

Pregunta: Las personas de edad avanzada tienen un temor especialmente enfático que surge en cualquier grupo: ¿Y si no tengo tiempo suficiente para alcanzar la sensación de eternidad y perfección? ¿Cómo manejar ese temor?

Respuesta: Necesitamos establecer tareas muy concretas ante ellos, no planeadas a futuro, como en el caso de los jóvenes, y definir metas definidas que sean alcanzables y se realicen muy rápido. Al mismo tiempo, necesitamos hablarles de toda la imagen global del sistema de la naturaleza, de su eternidad, de sus ciclos de vida, así como de nuestros ciclos de vida dentro de esta. Es decir, aquí necesitamos proporcionar un serio soporte sicológico justo desde el principio.

Pregunta: Durante uno de los programas usted explicó que el miedo a la muerte paraliza la vida de la persona, le resulta un impedimento. Se manifiesta menos en personas jóvenes y más a cierta edad ¿Cómo considera la actitud  hacia el temor la metodología del desarrollo integral? ¿Cómo trabajar con ello?

Respuesta: Pienso que una aclaración correcta de nuestro lugar en la naturaleza es la clave para entender el lugar de la persona dentro de esta, el lugar de la muerte y de nuestra vida biológica. Necesitamos llevar a la persona al siguiente nivel de entendimiento, ni siquiera a la sensación todavía, sino simplemente el entendimiento de esto.

La persona alcanzará la sensación de eternidad y perfección cuando él o ella estén integralmente conectados con cierta masa crítica de personas que también estén alcanzando esta integración. Entonces es como si nos eleváramos por encima de nosotros mismos, creando por encima de nosotros, con un corazón y una mente alguna imagen de la persona. Y nuestro cuerpo físico existe a un lado como un animal que acompaña esta única imagen, de la manera en que nuestro perro o gato viven a nuestro lado.

Necesitamos enfocar la atención de las personas en eso y tratar de llevarlas a este tipo de sensación. En principio, sicológicamente no es tan difícil considerando que no hay resistencia de su parte, sino al contrario, apoyo y anticipación de resultados. Ellos representan esa parte de la humanidad que alegremente se esfuerza por la integración y la cercanía, entendiendo que todo lo demás pasa y se desvanece.

Las personas mayores fácilmente se apartan de todo en aras de lograr la sensación de ascender por encima de la muerte, elevándose por encima del factor del aparentemente inevitable e inminente fin. Necesitamos darles una sensación como si estuvieran en un avión en picada destinado a chocar con la cima de una montaña, pero de pronto una gran fuerza lo eleva, y acelera hacia arriba con una mayor potencia. Pienso que tal sensación puede ser creada en ellos muy rápidamente.

Aparte, Los cursos para las personas mayores naturalmente necesitan ser más fáciles. No requieren de grandes estudios teóricos y prácticos; ellos sólo participarán de muy buena gana. Y pienso que precisamente el egoísmo y el temor que aparecen en las personas mayores, el deseo de lograr un resultado que los eleve, todo eso proporcionará una base muy seria para el movimiento de otros grupos en la sociedad.

(65742 – De una “charla sobre educación integral” episodio # 4 del 13 de Diciembre del 2011)

Material Relacionado:

¿A quién y a qué le sirve mi singularidad?
Los grupos de “la edad de oro”
Llénate de la sensación del amor

No apaguemos la vida, mas bien démosle la bienvenida

Pregunta: Hablamos acerca del hecho de que en los cursos de educación integral las personas se reúnen por siete u ocho horas al día, y primero atraviesan juntos la etapa de preparación de información, es decir, reciben una educación y entonces proceden a la parte práctica, a la educación, en la que ahora en su interacción psicológica ellos atraviesan varios estados. Aparte de su estudio y educación, ¿Hay una sala en este programa para la celebración conjunta de las fiestas?

Respuesta: Constantemente. Después de todo, al pasar siete u ocho horas juntos, ellos necesitan participar en algún tipo de comida por lo menos una vez, tal vez incluso dos veces. Debería haber una comida y también un pequeño refrigerio, como el bocadillo de la tarde. Es necesario que haya periodos de descanso y un cambio constante en las actividades; de lo contrario la persona simplemente será incapaz de manejarlo, especialmente las personas mayores, todos ellos se quedarían dormidos.

Ya que ellos tienen tiempo libre, necesitamos dividir el día en lecciones de mañana y de tarde, y en el medio darles algún tiempo para descansar, para las tareas del hogar, para sus necesidades naturales. Después de todo, este es un grupo de una edad especial en la que la psicología quizá ya no sea completamente saludable.

Nuestra tarea es tener a la persona conectada a un grupo y así adquirir para ellos mismos una nueva sociedad en la cual vivan y no simplemente pasen su tiempo, sino que allí encuentren su futuro brillante. Necesitamos crear para ellos una atmósfera de gozosa anticipación que psicológicamente los ayude y de hecho los sane. Empezando con sus primeras horas al estar con nosotros, tenemos que trabajar específicamente en aquello.

Deberíamos organizar bailes para ellos, algún tipo de funciones especiales en la noche. En otras palabras, Es necesario que haya aquí un enfoque especial.

Quisiera enfatizar una vez más que su disposición hacia nuestra metodología, su deseo para que esta llegue a ser verdad, y su buena voluntad, jugarán un rol positivo dentro de otros grupos de edad. Las personas mayores pueden y saben influenciar a los demás. Estamos bien familiarizados con esta edad: En realidad es muy activa. Nosotros sólo pensamos, basados en su aspecto físico, que ellos son pasivos, pero de hecho su influencia es muy fuerte.

(65745 – De una “charla sobre educación integral” episodio # 4 del 13 de Diciembre del 2011)

Material Relacionado:

Los grupos de “la edad de oro”
Entender empieza por ver el mundo a través de los ojos de otra persona
Ante el evento más importante de nuestras vidas

El valor de la experiencia en la vida

Pregunta: ¿En qué sentido es único enseñarles a las personas de edad avanzada un enfoque integral?

Respuesta: Pienso que lo recibirán con un entendimiento mayor porque la persona que ya ha pasado por toda una vida, entiende hasta qué punto uno no es el amo de su propia vida. Es como si esta le hubiera pasado por encima, manejándolo, y ella no hubiera estado al mando de su vida.

Las personas de esa edad están más de acuerdo con el hecho de que la naturaleza trabaja en nosotros, y ahora, cuando ya no les queda mucho tiempo para entender, realizar, y probablemente corregir eso de alguna manera, son más diligentes, sensibles, y compasivos.

Aparte, la enorme experiencia de vida duramente ganada le da a la persona un enfoque completamente diferente hacia lo que se le está ofreciendo. Desde el principio, la persona está abierta a aprender, entonces naturalmente, su participación en los estudios es más amigable. Le estamos ofreciendo a la persona que adquiera la armonía en ese corto periodo de tiempo que él o ella tienen.

Estas son personas que viven y se evalúan no en relación a ciertos logros, sino en relación al final de la vida. Hablando en general, esta constante sensación subconsciente en la persona determina todo su comportamiento.

Y aquí es donde necesitamos impregnar el punto final de su vida con alegría, alcance, y ascenso hacia un nuevo estado que existe más allá del fin de la vida corporal. Debemos darles una sensación que es como si estuvieran volando y a punto de estrellarse con algo, y de pronto un motor aparece y los lleva por encima del obstáculo. Es precisamente una sensación de esta posibilidad lo que les dará fuerza, y entonces, por supuesto, será muy fácil para ellos trabajar en grupo.

Espero que esos grupos sean una ayuda seria porque en principio, mientras más grupos de este tipo creemos, más fácil será para nosotros incluirnos en toda la humanidad.

Por cierto, la inherente longevidad en nuestra época (la expectativa de vida es más del doble comparada con la de los siglos pasados) significa una acumulación de experiencia de vida por un individuo. En algún punto, las personas vivían de 30 a 40 años y morían jóvenes, sin obtener experiencia en la vida. Desde los tiempos antiguos y hasta el siglo 18, la persona no vivía más de 35 a 40 años. Es difícil creer ahora que alguna vez existió un ciclo de vida tan corto. La persona prácticamente no tenía tiempo de alcanzar nada en la vida, envejecía muy rápido, y  moría. Todo de alguna manera acababa muy abruptamente.

Necesitamos tomar ventaja del hecho de que en nuestra época, el ego que se desarrolla nos ofrece una oportunidad, de acuerdo con su desarrollo, para vivir e internalizar simultáneamente la experiencia y el punto de vista que se desarrolla en la persona a la edad de sesenta y más allá. Hoy en día las personas de edad avanzada abarcan la vasta mayoría de la humanidad. Necesitamos tomar ventaja de este grupo, que simpatiza con nuestra metodología y su resultado, y a través de ellos crear en toda la humanidad cierto trasfondo correcto para la integración.

Por lo tanto, bajo ninguna circunstancia debemos ignorar a esos grupos, aun cuando nuestra actitud acostumbrada y común hacia este segmento de la población es: “Crearemos todas las condiciones necesarias para que no sean una molestia. Dejemos que se sienten en alguna banca y plácidamente vean llegar el fin de su vida”. No, necesitamos construir grupos muy poderosos a partir de ellos, y diseminarán este método, su utilidad, y una solución que salva la vida y que se ofrece a la humanidad entre sus hijos y sus nietos.

Pregunta: Sabemos por experiencia que la mayoría de las personas mayores realmente les encanta contar la historia de su vida ¿Debemos darles la oportunidad de compartir sus historias?

Respuesta: Sólo si nos ayuda como un ejemplo psicológico: cómo te relacionaste, qué viste, qué viviste. Naturalmente, la persona mayor adora esto, pero sus historias necesitan estar acompañadas con investigación y análisis: Por qué sucedió esto, qué te proporcionó, qué debe enseñarnos hoy, etc.

Las personas mayores que pasan el tiempo en diversas reuniones es su asunto, pero necesitamos tomar esto en consideración y enseñarles cómo establecer una conexión con el experimento de vida que han vivido.

(65654 – De una “charla sobre educación integral” episodio # 4 del 13 de Diciembre del 2011)

Material Relacionado:

Los grupos de “la edad de oro”
¿Igualdad en el grupo?
Aprendan a “compartirlo todo”