Cada nivel espiritual es un renacimiento

Nuestra corrección ocurre en dos etapas: el temor y el amor. Estas dos etapas se vuelven realidad dentro de nosotros, si la Luz corrige nuestros deseos. Esto significa que tenemos que aspirar a las correcciones, pero nosotros no las realizamos por nuestra cuenta. Tal enfoque difiere drásticamente del que estamos acostumbrados en este mundo. En nuestro mundo depende de mí el buscar la fuerza y ​​el conocimiento que se necesitan para realizar mis planes. En la espiritualidad sin embargo, tengo que buscar la fuerza y ​​el conocimiento con los cuales estaré listo para lo que la Luz realizará dentro de mí.

En el camino espiritual, todas nuestras preparaciones están dirigidas hacia nuestra creación. En cada nuevo nivel nos preparamos a nosotros mismos para un renacimiento, consiguiendo así conocer las acciones del Creador y trabajar con él como Su socio. Nos preparamos para el nacimiento y Él nos engendra una y otra vez. A través de este proceso y a través de Sus acciones llegamos a conocerlo mejor a Él.

Claramente, en este camino nosotros no alcanzamos la esencia de la acción que nos engendra. Posiblemente hacia el final de todas las correcciones y después de alcanzar un grado perfecto entenderemos cómo funciona el Creador.

Pero por ahora nuestro trabajo consiste en la preparación. Esta preparación nos permite sentir mejor y alcanzar al Creador y su obra, sin embargo, de este encuentro debemos atraer exactamente lo necesario para nuestra preparación para el próximo nacimiento. Así es como avanzamos de un nivel al siguiente, y esto es lo único que debe preocuparnos.

(De la parte 4º de la lección diaria de Cabalá del 1/26/12, “Introducción al Estudio de las Diez Sefirot”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: