Condiciones para el ascenso

Cada vez que me conecto más fuertemente con los amigos, en realidad no me conecto con personas corporales, no con los amigos que veo ante de mí, sino con el deseo interno. El Creador insertó este deseo en ellos y lo preparó para nosotros en la escala de grados espirituales, para que siempre tengamos los medios para ascender.

Si me conecto con mis amigos, puedo elevarme con su ayuda. Cuando me conecto con ellos otra vez, me elevo otra vez. El primer estado soy yo en mi nivel actual, y con el fin de elevarme por encima de él, necesito tener un mayor deseo. Además, necesito atraer Luz a este deseo para que lo corrija. Hay dos factores importantes en mi camino: el grupo, que aumenta mi deseo, y la Luz que corrige al deseo. Así es como me elevo al siguiente nivel.

La primera condición preliminar es “hazte un Rav (maestro)”, lo que significa elevar la meta ante mis ojos. Sin la grandeza de la meta yo no puedo comenzar a trabajar con los amigos.

Pero, con el fin de acrecentar la meta, yo también necesito a los amigos. Por mi mismo, yo no puedo exaltar la meta y desear alcanzar el otorgamiento y la equivalencia con la fuerza general de otorgamiento que gobierna toda la creación. Con ese fin es que yo debo ser impresionado por el entorno. Así, el entorno es un requisito preliminar.

Entonces, tengo que recibir un gran deseo de ellos con el fin de alcanzar tal objetivo, ya que el hecho de que la meta sea importante, no significa que necesariamente yo la añore. Yo envidio a los amigos que anhelan esta meta, y tomo el deseo de ellos. Entonces tengo que trabajar en mi relación con ellos, “comprarlos”, al invertir en ellos todos mis poderes para poder atraer la Luz que Reforma a través de ellos.

Por lo tanto, todo el trabajo, en todos los niveles, sólo es posible ¡dentro del grupo! Es sólo con la ayuda de nuestra poderosa conexión que podemos pasar a través de todos estos niveles y alcanzar la meta. Desde el principio hasta el final, lo que determina la interacción entre el entorno y yo, es el trabajo que realizo en el grupo.

Por lo tanto, la condición de “hazte un maestro y cómprate un amigo” es esencial para todas nuestras acciones, en todos los niveles hasta el final de la corrección. Todo nuestro trabajo está basado en torno a eso, toda nuestra vida interna, personal y social, todo nuestro estudio y difusión, están dedicados a eso. Todo esto cobra significado a fin de reforzar el  entorno y su efecto sobre mí, para acercarme más al entorno, para que yo pueda invertir más en él.

Así que cuando nosotros nos reunimos, sin estar en los niveles espirituales donde no hay distancia entre nosotros, cuando nos conectamos, nos vemos y nos sentimos unos a otros, con nuestros sentidos ordinarios, tenemos que tratar de ser impresionados por los deseos de los amigos, por su estatura , su gran esfuerzo, seriedad y dedicación a la causa.

Cuanto más alto percibamos estos atributos, mayor será la oportunidad que tenemos de conectarnos, y de demandar la Luz superior para que corrija nuestra conexión y para que se revele en la forma de Luz Interior.

(62252 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/01/2011, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta