Cuando la libertad es peor que la esclavitud

Pregunta: Tengo algunos conocidos que viven exactamente como usted lo describe. Son personas de edad media que se han creado esta especie de “capullo”. ¿Usted está tratando de decir que no serán capaces de vivir serenamente en sus casas debido a las inquietudes internas y las preocupaciones?

Respuesta: No es sólo una inquietud interna, sino también externa. Estamos llegando a un punto en el que el mundo está liberándose del exceso de producción, y más de la mitad de los trabajadores de hoy simplemente ya no son necesarios como trabajadores. Se encontrarán en un estado de completo vacío porque son usados como esclavos.

Prácticamente toda la población de nuestro planeta vive así. A las seis de la mañana una persona sale de casa, lleva consigo a su hijo si lo tiene, lo deja en el jardín infantil en el camino, va al trabajo, regresa del trabajo, pasa por su hijo, y también se desvía hacia el supermercado. En la tarde los esposos tienen media hora para bañar a su hijo, meterlo en la cama, comer algún tipo de comida preparada, y eso es todo, aquí termina el día, y mañana es la misma historia otra vez.

Nosotros estamos moviéndonos hacia un estado en el que muchas personas comienzan a tener más tiempo libre, y la sensación de estar perdido crece, porque ya no se encuentran en un marco que les resulte familiar, sino que es como si estuvieran fuera del marco completamente ¡Eso es mucho peor! ¡Esta sensación interna de libertad es peor que la esclavitud!

Y si a la persona no se le da la oportunidad de obtener gratificación de alguna otra fuente, no se le da una sensación de límites, un marco como en un trabajo, una sensación de algún tipo de responsabilidad y servidumbre a la que esté acostumbrado, entonces vamos a tener enormes problemas.

Debemos entender que en el futuro le tomará a la persona de dos a tres horas al día para suplir todas sus necesidades: trabajar, atenderse a sí mismo y a otros, etc. Todo el tiempo restante, al menos 20 horas al día, será dejado a su suerte.

Para evitar que este sistema salga de su equilibrio, los sociólogos, sicólogos, científicos en políticas públicas, todos nosotros necesitamos pensar cuidadosamente en el marco que la humanidad debe adquirir para sentir es útil, feliz, y que está completamente satisfecha con sus sensaciones internas que le dan a uno una sensación de vida, e incluso más allá.

No es fácil cuando no hay responsabilidades, no hay presión de arriba, no hay necesidad de trabajar duro para ganar más, de alardear ante los vecinos, etc. Estamos llegando a una relación completamente diferente hacia nosotros mismos, la sociedad, y la vida, que se reduce a una nueva educación, a una nueva percepción de la vida. Este no es un sistema simple en absoluto. Pero tiene que surgir de ese resultado final que deseamos lograr, y antes que nada a partir de los términos creados por la naturaleza.

La naturaleza nos forzará a abandonar la producción excesiva. La clase media será en esencia eliminada. Los que queden serán las elites que toman todas las decisiones, con un número muy pequeño de oficiales, una enorme masa de desempleados, y con el 10% de la población mundial ocupada en producir y brindar servicios a todos los demás. Ese 10% será en realidad necesario, pero simplemente no habrá necesidad para todo el resto.

En realidad la humanidad está creada de tal manera que el 90% de su población debe ocuparse en actividades de naturaleza completamente diferentes: en el perfeccionamiento propio, en crear una conexión correcta entre ellos. Ellos son los que crearán ese entorno integral, global, autónomo, y equilibrado que llevará a toda la sociedad al equilibrio con la naturaleza. Sólo entonces tendremos derecho a existir.

Si dejamos sólo a ese 10% que trabajan en la producción, el propósito de la creación no se logrará. El propósito de la creación es llevar a todas sus partes, todos los niveles de la naturaleza: el inanimado, vegetativo, animado, y humano, al alcance de la completa armonía entre ellos. Sólo entonces este sistema llegará a un estado final de equilibrio.

(63844 – Charla sobre la formación integral del 11 de Diciembre del 2011)

Material Relacionado:

Hay solo un camino: hacia una sociedad de crecimiento espiritual
De una ilusoria libertad hacia la libertad
¿Cómo podemos encontrar nuestro punto de libertad?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: