Debes invertirte tú mismo en el grupo

Pregunta: Si envidio demasiado a mis amigos, ¿Cómo puedo transformar esta envidia de destructiva a constructiva?

Respuesta: La persona no escucha las palabras acerca de la vasija espiritual que es una vasija común. Ella piensa “hare algo ahora y avanzaré”. Nuestro egoísmo sigue convenciéndonos de que una meta espiritual puede alcanzarse de la misma forma en que se consigue una meta corporal, de manera individual y personal. Eso solamente es necesario para darnos fuerza de resistencia, que lleva al hombre dentro de sí mismo. Mientras más fuerte lo conduzca lo material, mas dará después, porque la persona ha tomado ventaja de esto. Está escrito: “Uno se traga la abundancia y después la escupe”.

Sin embargo, debemos acelerar el tiempo y la única oportunidad de hacer esto es resistir la actual fuerza centrípeta. De otra forma nada saldrá de esto.

“No es el listo el que aprende”. El camino espiritual no está destinado para los astutos, si no para aquellos que invierten en sí mismos. Este camino consiste en acciones simples. Es igual que una computadora que realiza cálculos muy complicados por medio de una secuencia de operaciones elementales.

Puede haber un concejo para el hombre: Cancela la mente y pasa a la acción. Tus pequeños pasos harán un sendero el cual te llevara al sentimiento de pertenencia. Es como un padre que se empapa del amor de su recién nacido mientras lo toma y cuida de él. El cuidado diario despierta sentimientos. Y esto aplica a todo: tu corazón se agrega donde tú te inviertes.

Y es así porque tú necesitas cerrar tus ojos e invertir toda tu energía en el grupo. Esta es la única forma en que sentirás como si este estuviera cerca de ti, como si fuera tuyo, y entonces serás capaz de construir un Kli común (vasija) junto con él. Tu inversión, cambiada de una cuenta egoísta a la cuenta del grupo, es tu vasija espiritual.

(61604 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/21/11, “Arvut”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta