Derramando la Luz sobre el mundo

Pregunta: Leí el Libro El Cabalista, que entre otras cosas habla acerca de cómo Baal HaSulam trató de llegar a todo el mundo. Él les dijo todo a las personas pero no escucharon ¿Por qué debería el mundo escucharnos ahora?

Respuesta: Baal HaSulam vivió al principio de la era presente y realmente quería acelerar el tiempo. Antes de la segunda guerra mundial trató de arreglar la llegada de 300 familias judías de Polonia a Israel. Quería establecer un grupo especial en Jerusalén, cuyos miembros trabajarían en una pequeña fábrica para ganarse la vida y estar juntos todo el tiempo, conectarse todo el tiempo. Quiso unir a las personas con su diario “La nación”. Regresó a Polonia cuando comenzó el levantamiento de  los trabajadores, esperando dirigirlos a todos hacia la unidad….

Baal HaSulam vio que el siguiente nivel, el próximo estado, es la unidad global. No hay niveles intermedios. Debemos elevarnos de aquí directo a la conexión. Pero en su tiempo no existían las condiciones adecuadas para eso. Las personas ridiculizaron a  la Unión Soviética en la cual, una nueva sociedad fue formada mediante la opresión. Como un todo, el mundo ha avanzado a la manera de los norteamericanos, hacia el alcance del “sueño americano”, y fue imposible hablar de corrección de acuerdo al método de la Cabalá.

Sin embargo, hoy las cosas han cambiado. Me gustaría enfatizar que no estamos hablando de nuestros logros. Por el contrario, somos pequeños comparados con los grupos que nos precedieron. Sin embargo, considerando el estado del mundo, debemos tener éxito. Al fin y al cabo, hoy el mundo está irremediablemente afrontando todos los problemas que están surgiendo. El mundo nunca ha estado en esta situación que parece un callejón sin salida. Ahora es claro que estamos hundiéndonos en una crisis económica total y que no podemos hacer nada al respecto. No hay nada qué esperar y no hay salida.

Es por esto que el método de corrección ahora está revelándose. Este se vuelca hacia el mundo no al llamarlo a otorgar al Creador, sino mediante un mensaje de garantía mutua que está siendo revelado muy claramente por parte de la naturaleza misma. Todos pueden verlo, pero no saben cómo llegar a la compatibilidad con el Creador; ellos no saben que es por medio de la equivalencia de forma con Él, que podemos tener toda la abundancia en el mundo corporal.

Estamos trabajando juntos en nuestro nivel, aspirando a que la fuerza superior se revele en el punto de unidad entre nosotros. Para nosotros la garantía mutua es la unificación en el elevado nivel espiritual de Galgalta ve Eynaim (GE), gracias al cual nosotros, Israel, derramaremos dentro del mundo la Luz superior. Toda la humanidad es en realidad un sistema, y por lo tanto, si la Luz está en nosotros, ciertamente fluirá sobre los demás.

Para esto exactamente es nuestra convención: atraemos la Luz de la Fuente para que sea revelada entre nosotros. Entonces tras la convención veremos grandes cambios en el mundo. Las personas sentirán una fuerza especial: “¿Tal vez podemos conectarnos después de todo?” De pronto esto será una solución real para ellos. No hay necesidad de “escapar”, no hay necesidad de fragmentar el mercado común ni las relaciones internacionales. Por el contrario, con la ayuda de todas las instituciones presentes, tenemos que cambiar el enfoque y aspirar a la unidad y nada más.

Los mecanismos previos han sido destruidos y debemos proporcionarle a cada uno el estándar de vida mínimo razonable y una sensación de seguridad. Cada uno debe recibir la provisión para suplir las necesidades básicas. La humanidad que se siente tan impotente ahora debe adoptar este enfoque. Los países desarrollados están en un estado de declive económico, industrial, y financiero.

De acuerdo a lo que está escrito en los libros de Cabalá, hoy, considerando nuestra inversión en las necesidades del mundo, tenemos una muy buena oportunidad de revelar la fuerza superior para corregirnos. Sólo tenemos que usar nuestras intenciones tanto como podamos.

Claramente todos somos egoístas, y cada uno de nosotros piensa en su bienestar. Incluso en el grupo, cada uno busca su ganancia y no el otorgamiento al Creador. Con suerte, lo recordamos ocasionalmente. Pero no importa, todos nuestros esfuerzos están acompañados por un deseo egoísta “Lo Lishmá” (No por Su Nombre), y no se nos exige hacer más, justo como bebés. Tratamos, realmente hacemos grandes esfuerzos, y entonces la convención realmente puede unirnos.

Entonces seremos capaces de revelar la fuerza superior por primera vez, para corregirnos y pasar la corrección al mundo entero. Todas las señales y los escritos cabalísticos indican que es posible, y simplemente no debemos dudarlo.

(62272 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/01/2011, “La esencia de la religión y su propósito”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: