El Mar Rojo es pulido a nuestros pies

La persona atraviesa un largo camino hasta que se da cuenta de que se trata su trabajo. Llega al estudio mediante la búsqueda de un sentido de la vida, en la búsqueda de un llenado egoísta. Ella permanece con esa misma intención inicial por un buen rato hasta que finalmente comienza a oír que esto está absolutamente prohibido, es decir que es “imposible”, llenar estos deseos egoístas. Entonces, ¿qué puede hacer?

Ellos dicen que sólo es posible disfrutar cuando se está en equivalencia de forma con el Creador. ¿Tú quieres disfrutar? Aprende de Él cómo disfrutar del otorgamiento, pero el otorgamiento no como tú lo ves, no el otorgamiento de la satisfacción personal egoísta. El verdadero placer del otorgamiento hacia el Creador es de la única cosa que puedes disfrutar.

Esto significa que hay una incongruencia doble: Tenemos que cambiar tanto nuestros deseos como nuestras intenciones, el lugar donde se siente el placer. Cuando la persona pasa a estos nuevos deseos, los cuales no entiende en absoluto, se le dice: Aquí tienes, ahora disfruta. Esto es completamente diferente a lo que ella imagina hoy en su estado egoísta presente. Ella deberá cambiar su percepción varias veces.

Atravesando por todo esto, ella sólo puede mantenerse en el grupo, en el entorno. Después de todo, cada vez que avanza un poco, siente que es cada vez más similar a un niño, que cada vez está más confusa y que pierde más y más su poder. Esto es tan diferente a la manera común, familiar en la que avanzamos donde obtenemos más, nos volvemos más comprensivos, más sensitivos, que la persona no puede soportar tal “progreso”, el cual parece estar yendo en la dirección opuesta.

Ella no entiende cómo es posible trabajar, sentir un vacío cada vez mayor y carecer de entendimiento, es simplemente un estado de muerte, de total impotencia en el que no hay luz al final del túnel, una total oscuridad, el Mar Rojo (Mar final, Yam Sof en hebreo). ¿Es esto a lo que se le llama avance?

La persona se siente totalmente perdida, pero si ella continúa a pesar de todo, comienza a descubrir que sin entrar en estos estados, es imposible llegar a los deseos verdaderos: a recibir con el fin de otorgar. Ya no queda nada de su estado anterior, ni sentimiento, ni comprensión, ni el enfoque anterior, ni la intención o el propósito del avance común. Todo parece completamente nuevo y tan diferente a su experiencia previa, que es simplemente imposible verla desde tan lejos.

Lo único que puede ayudarle en este caso es organizar el apoyo a su alrededor e incorporarse a las actividades, a los estudios, al trabajo de grupo, y a la difusión, para que ella pueda desarrollarse en forma gradual, al igual que un niño que juega y al mismo tiempo crece. Y así, paso a paso, ella avanzará gradualmente hacia el estado en el que pueda soportar la idea espiritual.

Empieza a entender que hay muchos métodos espirituales y místicas en el mundo, pero aquí ella pasa a través de un método que la llevará a una nueva realidad al cambiar su percepción. Y sólo entonces ella entenderá lo que estaba pasándole.

Por lo tanto, es imposible explicarles esto a todos. Es por esto que se dice: “Un millar entran en la habitación y solo uno sale a enseñar”. Después de todo, si el alma de la persona está dispuesta a alcanzar la verdad a cualquier costo, esta se mantiene en el camino.

Si ella está realmente preparada para eso, entonces el entorno puede ayudarla a pasar por estas etapas con rapidez, y mientras está en esta vida ¡alcanzar el mundo de la verdad!

(66599 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 16 de Enero del 2012, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

Un gramo de deseo
Acercándonos a través de una progresión logarítmica
Saliendo de egipto sin moverte de tu sitio

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: