El poder del silencio

Pregunta: Este fin de semana tendremos un “Sábado silencioso”. ¿Cómo debe ser ese silencio?

Respuesta: Esta costumbre de estar en silencio entró en el mundo nada menos que por los cabalistas. Se utiliza como un ejercicio en diversas prácticas que no se relacionan con nuestro camino, y, en general, en el campo de la psicología.

Cuando la persona quiere entender algo nuevo, centrarse en algo nuevo, necesita soledad. Ella puede huir de todos a un lugar donde pueda estar físicamente sola. O puede encontrar la soledad dentro, encontrar un cierto espacio interior y esconderse allí a los ojos de los demás, aunque físicamente esté rodeada de mucha gente. Esto se relaciona con todos los niveles de la persona.

Por lo tanto, queremos llevar a cabo un ejercicio similar, un “compromiso de silencio” en el que nos abstengamos de hablar. Hay períodos especiales en los que la gente estudia más la Torá, profundiza en el material, hace diversos ayunos. Estos métodos sacan a la persona del orden acostumbrado, de la rutina, y le ayudan a ver el mundo y a sí misma de forma ligeramente diferente. Estos le permiten concentrarse o enfocarse en su interior.

“Un Sábado silencioso” no significa que nadie abra la boca. Pero cuando hablamos, lo hacemos sólo sobre el estudio y lo que este contiene. Y sólo hablamos en la medida en que sea necesario. Si no es necesario, entonces pensamos en las mismas preguntas en lugar de hablar de ellas. Después de todo, las palabras ponen al descubierto el alma de la persona, revelando los secretos más íntimos de su corazón. Y por lo tanto, no debemos hablar a menos que sea por el bien de la corrección.

Así es como guardaremos este Sábado. Todas las clases y las comidas se llevarán a cabo según el programa regular, y cada persona se limitará todo lo que pueda, tratando de no hablar, sólo de pensar.

La concentración en el pensamiento, el enfoque interno tienen un efecto mucho mayor en el mundo que las palabras. Después de todo, el pensamiento es una fuerza mucho más alta que las palabras. Esta es la mayor fuerza en la persona, y por lo tanto es el más efectivo sistema general de la realidad. Es precisamente el principio de la cadena, “pensamiento, palabra, acción”.

Por lo tanto, esperamos que al reducir al mínimo las conversaciones, nos elevaremos a un nivel más alto de otorgamiento.

(66033 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/11/12, “La Libertad”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: