El violín tocará cuando el viento sople

Antes de comenzar a leer o a escuchar un texto que transmita información espiritual, uno debe primero armonizarse espiritualmente con el lugar que se reveló. Está escrito “Del amor por las criaturas (que significa el amor a los amigos) uno llega a amar al Creador”. Por lo tanto, desde el comienzo nosotros debemos imaginar al grupo, la correcta conexión entre nosotros, dentro de la cual nosotros aguardamos la revelación.

 Toda la ciencia de la  Cabalá está dedicada a la revelación del Creador a las criaturas. Y el éxito depende de cuan correctamente imagine yo el lugar de esta revelación, es decir sus condiciones: la aspiración por ella, una alta evaluación, gratitud, y al mismo tiempo… sufrimiento. Las buenas y las malas impresiones, significan una gran inspiración y una gran desesperación. Todo esto junto.

Pero al final, yo me enfoco en una realidad en la cual espero la revelación del Creador, la cualidad del otorgamiento, la cual rige sobre todo el universo desde el ocultamiento. “No existe nadie más que Él” la fuerza del amor y del otorgamiento.

Una vez que yo me armonice de este modo para adherirme a esta cualidad  tanto como pueda, que lo imagino con mi alma y corazón entero, en mi corazón y mente, apuntando todos mis pensamientos, deseos y fuerzas hacia esto, yo puedo entonces leer el texto. Esto podría hablarse en términos técnicos tales como Talmud Eser Sefirot, o una historia legendaria eso no importa. Detrás de todo eso, yo intento ver cómo se describen las relaciones entre la fuerza superior del otorgamiento y yo, lo que significa cuánto me correspondo con esta.

Esto es lo que me dice el libro o la voz del lector acerca de eso. No importa cuál sea la forma en la cual yo recibo información acerca de la revelación del Creador, yo estaré listo para percibirla.

Cuando nosotros miramos nuestra vida, en ella también debemos tratar de ver cómo revelar la actitud del Creador, quien se “inviste” en el mundo. Y en primer lugar, obviamente en un grupo. Él nos despierta a todos juntos “día y noche” (esto significa en diferentes estados, ascensos y descensos), entonces nosotros deberíamos finalmente revelarlo a Él en la conexión entre nosotros.

Todos nosotros juntos somos como un instrumento musical que debe estar bien afinado y de la manera correcta para establecer las cualidades adecuadas, las conexiones mutuas, la armonía entre nosotros para que el instrumento suene correctamente. Cuando ese viento sopla, el que tocó en el violín de David, entonces como ese violín, nosotros sonaremos juntos.

En general, la persona debería tratar de ver la expresión de la fuerza superior en todos los hechos de su vida, aun cuando ella no entienda el por qué y cómo suceden las cosas. Por un lado en la vida normal nosotros debemos tratar de actuar normalmente y ser los mismos como todo el mundo. Pero al mismo tiempo, internamente nosotros deberíamos relacionar todo como si esta fuera la revelación del Creador hacia nosotros.

Por ahora esto es como un juego, no es real porque tú no conoces todavía exactamente cómo descifrar la imagen que aparece ante ti, pero aún así tienes que buscarla.

(65183 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/3/12, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta