La escuela: el espejo de los vicios de la sociedad

Pregunta: Cuando hablamos acerca de educación para adultos, existe el temor de que las personas nos acusen de ofrecer algo poco práctico, muy alejado de la realidad.

Respuesta: ¡estoy en total desacuerdo contigo!

El mundo de hoy y el que nosotros proponemos son absolutamente opuestos. ¡Debemos enfrentar la verdad! Es realmente cierto. ¡No debe haber soluciones parciales! Yo no puedo crear una escuela medio humanista y medio egoísta, de la manera en la que existe hoy.

Cuando un niño pequeño llega a la escuela, puede ser golpeado y robado; puede convertirse en cualquier cosa, ser obligado a hacer lo que sea por la fuerza, presión, influencia y valores errados. Se ve obligado a ser igual a todos los demás con los peores ejemplos. Él puede comenzar a fumar y a beber alcohol ¡sin mencionar la amenaza de las drogas! ¡La escuela de hoy es de depravación, es una escuela de vanidad! Uno llega conduciendo un automóvil, el otro llega allí a pie.

Todos los males de la sociedad moderna se les manifiestan a los niños en la escuela de la manera más cruel. ¡Tenemos que luchar contra esto! Debemos comenzar a hacer algo al respecto. ¡Ellos son nuestros hijos!

Puesto que nos hemos vuelto egoístas insensibles, tratamos a los niños de igual manera, empujándolos lejos como si les dijéramos: “Váyanse a la escuela. Allá deben lidiar con ustedes”.

En lugar de elevar al niño como a una persona normal y crear para él un futuro, la próxima sociedad, ni creamos la sociedad ni hacemos de la persona un ser humano.

No importa cómo será. Por eso es que no queremos tener hijos. Simplemente existimos y seguimos con la corriente, lo que nos lleva hacia una enorme cascada que nos impulsa hacia el abismo.

(66139 – De un “charla sobre educación integral”, episodio 5 del 12/13/11)

Material relacionado:
Lecciones de un nuevo mundo: Una sociedad de gente perfecta
El verdadero trabajo apenas está comenzando
Quien sea integral estará en la cima

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta