Mi corazón necesita buenos propietarios

Una oración es un deseo que aparece en el corazón en cada momento. El trabajo principal se encuentra en la comprensión de tu plegaria: qué quiero, qué debo desear, y si mi oración ha alcanzado las alturas de los antepasados. En otras palabras, yo examino lo que mi corazón está sintiendo. Después de todo, yo no soy su dueño, y tengo que poner guardias severos y protectores sobre él para que lo vigilen y construyan un sistema que influya en él.

Sólo mi entorno, mis amigos, rigen sobre mi corazón. Si yo creo este entorno, seré capaz de controlarlo, pero no puedo controlarlo por mí mismo. Esta es mi única libertad de elección.

De ello resulta que mi oración depende por completo del entorno, y debe alcanzar con su ayuda mi “media moneda”, un cien por ciento del deseo hacia la Luz, el otorgamiento. Por esta razón, con una actitud correcta hacia el entorno y con una demanda para ellos convenzan mi corazón de sentir el deseo de otorgar (la importancia de esto), se creará en mí la oración correcta. De esta manera terminaré mi media moneda y terminaré mi trabajo.

Resulta que en vez de trabajar sobre el llenado y directamente con el corazón, yo trabajo con el entorno, dirigiéndolo para este que influya en mi corazón y haga que quiera el tipo correcto de llenado, es decir, que se llene con la cualidad de otorgar, con el amor al prójimo. Esto es exactamente lo que me falta ahora. Cuando yo complete todo este proceso, encontraré la “segunda mitad de la moneda”, el llenado.

Y aquí “lo colectivo y lo privado son iguales”, todo es absolutamente igual. Después de todo, cada elemento es igualmente importante en un sistema analógico integrado. Nadie es grande o pequeño, rico o pobre, cada uno debe ganarse la mitad de la moneda y alcanzar un deseo completo específico que sólo se les atribuye a ellos.

Por esta razón no hay nadie más especial que los demás, mayor o menor en este tipo de trabajo, todos los amigos son absolutamente iguales. Después de todo, si falta el más pequeño deseo correcto, no alcanzaremos la mitad perfecta de la moneda. Y es por eso que es necesario cuidar de todos.

(65422 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/5/12, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta