Miénteme para que no pueda evitar creer

De acuerdo a tu actitud hacia tu cuerpo, hacia tus deseos, puedes evaluar tu progreso. Sólo en relación con este trabajo puedes medir tu ascenso a los grados espirituales. Pero sabemos que el cuerpo no puede hacer el menor movimiento si no le traes el placer que compensaría el gasto energético, que justifica los costos, y le proporciona combustible. ¿Cómo es posible forzar al cuerpo sin él? La mente ni siquiera comenzaría a hacer cálculos y a pensar en esa dirección. Ningún movimiento interno surge en los deseos del corazón.

El cuerpo humano por sí mismo no puede moverse porque todo está determinado por el deseo que debe ser satisfecho luego. ¿Cómo podemos hacer los movimientos que no traen satisfacción a nuestro egoísmo que se llaman “dar” (Lishma)? Esto es imposible.

¿Cómo podemos al menos acercarnos a esto? ¡Es imposible acercarnos excepto por el engaño!  Para ello, podemos utilizar la influencia del entorno u otra influencia externa, que despierte en nosotros “la envidia, la lujuria, y el honor que sacan a la persona del mundo material” y le traen una satisfacción egoísta a su cuerpo. Por lo tanto, no éste tiene otra opción que moverse.

Sin embargo, cualquier cambio es posible sólo a través de la Luz Circundante. Esta luz llega a nosotros, aún cuando actuemos por motivos egoístas. Está claro que no podemos movernos de otra manera. Pero si, no obstante, yo quiero actuar supuestamente en aras de mi placer, entonces la Luz Circundante viene y nos acerca a esto.

(66840 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 18 de Enero del 2012, Shamati # 108)

Material Relacionado:

Aprende a vivir sin mentiras
Engaña a tu ego o este te engañará
Cómo dejar de pensar en mí mismo.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: