Muchos problemas, una respuesta

Baal HaSulam, “La Paz”: “Debido a que el propósito sin duda está construido por encima de todas las leyes de la Naturaleza, sin exclusión, aquel que altera incluso una sola ley, daña y arruina el objetivo con propósito que el Creador ha establecido, y por consiguiente será castigado por la Naturaleza. Por lo tanto, tampoco nosotros, las criaturas del Creador debemos tenerle lástima porque está desacreditando las leyes de la Naturaleza y contamina el propósito del Creador”.

Necesitamos aprender el sistema de leyes que existe. Es así porque ninguno de nuestros deseos, ninguna de nuestras acciones y ninguno de nuestros pensamientos están más allá de las barreras de este sistema. Su red alcanza cada célula en nuestro cuerpo, cada átomo, y cada partícula y las enlaza todas en distintos niveles y etapas, ya sea en tejidos biológicos, órganos psicológicos, en el sistema nervioso, pensamientos, deseos, luces, vasijas y todo lo demás.

Se nos ha dado la sensación de desequilibrio. Este desequilibrio entre nosotros y la verdadera  manera de actuar, se nos ha dado a propósito para que avancemos y aprendamos a equilibrarnos a nosotros mismos con las exigencias de la red general. Gracias a esto, empezamos a conocer quien la opera. Él parece crear un mal funcionamiento en el equilibro y nosotros nos sentimos mal.

En consecuencia, Él nos invita a contactarlo:”Sólo pide, y de esta manera yo te muestre cómo crear el equilibrio”. Si pedimos, nuestra petición es la vasija en la cual Su acción se revela más tarde, es decir la Luz que completa el desequilibrio.

El proceso se lleva a cabo de la siguiente manera: Primero una cierta parte se revela en mi vasija y me siento mal: enfermedades, problemas, obstáculos, etc. Estos por sí mismos aun no significan nada, pero entonces yo descubro el punto en el corazón, y entiendo que existe una razón externa para todos mis problemas. Esto hace que surja en mí la pregunta acerca del significado de la vida.

Como resultado, llego al grupo, me uno a él y descubro el llenado en este, al Creador, es decir a la parte que puede completar el equilibrio. Yo no sé realmente qué es el grupo ya que lo veo por medio del prisma de mi propio mal. Yo no veo al Creador, y  puedo sentirlo sólo cuando me siento mal. Simplemente no tengo otro deseo, ni otro “detector”.

Entonces empiezo a recibir el llenado de Él, y esto se llama “El trabajo del Señor”. De pronto Él llena esta parte en mí y es corregida.

Entonces primero sentí el mal, y después le di un significado distinto y lo llené con bondad, con el Creador. Así alcancé un equilibrio con Él: Él realizó el trabajo de acuerdo con mi petición.

Entonces se revela en mí otra parte corrupta de la vasija, más grande que la anterior. Aquí siento un mal incluso más grande y descubro un punto mucho más fuerte en el corazón. En consecuencia, el grupo también parece mucho más grande que antes y el Creador mucho más grande. Él me influye más intensamente, y otra vez después de haber descubierto todos los medios necesarios, completo el equilibrio.

Y así sucede una y otra vez, en lugar de mi naturaleza egoísta, yo traje al Creador dentro de mí. Aprendo Sus acciones y por medio de estas, lo alcanzo a Él, logro adhesión con Él, y más.

Estas correcciones toman lugar desde las más ligeras hasta las más serias, desde el grosor del nivel raíz, Shoresh, hasta el cuarto nivel de espesor. Estos también son llamados “mundos”. En consecuencia, alcanzo los mundos de Assiya, Yetzira, Beria, Atzilut, y Adam Kadmon (A”K). De pronto, toda mi vasija es corregida y en lugar del egoísmo inicial, el mundo de Ein Sof me llena.

Entonces constantemente debemos poner atención a cuan equilibrados estamos con la naturaleza. El desequilibrio revela el mal dentro de mí, el cual debo completar con el fin de adquirir el bien. Esta es la única forma de avanzar, de encontrar mi camino sin importar qué.

Hoy en día, cuando atravesamos problemas y obstáculos, debemos entender que la crisis, los malos sentimientos, son un fenómeno maravilloso y especial por medio del cual podemos corregirnos. Sólo debemos ir hacia el grupo, hacia todos aquellos que sienten el mismo mal.

Ellos deben conectarse entre ellos tanto como puedan, y encontrar el poder de unidad dentro. La población general encuentra el poder de la unidad sin el Creador, simplemente gracias a esta unidad. Todo el resto les llega a través de nosotros. Entonces todos nosotros alcanzamos juntos la corrección.

Así que debemos aceptar todas las cosas malas que son reveladas en el mundo como una invitación para desarrollarnos. Siempre debemos movernos hacia una unión mayor con los demás. La persona es creada especialmente de tal forma que sólo la unidad le da la respuesta a todos los problemas, incluso a los más internos y personales. Sólo la unidad puede sanarnos.

(64822 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/30/11, “La Paz”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: