No al desempleo, sí al trabajo real

Pregunta: La economía moderna se basa en el despilfarro de recursos. Si nosotros empezamos a ahorrar, muchas personas quedarán desempleadas. ¿Será esto un paso adecuado hacia la meta?

Respuesta: En primer lugar, yo no creo que debamos llamar a estas personas “desempleadas”. Estamos en una nueva era en la que estamos experimentando un cambio en el paradigma de la evolución. Hoy tenemos que ver lo que está pasando como un regreso o un ascenso al mundo que debe existir de esta manera de acuerdo con la naturaleza.

En este mundo sólo vivimos en los cuerpos y todo aquellas cosas que se encuentran aparte de las necesidades básicas del cuerpo deben estar dirigidas a la corrección del alma. En consecuencia, la preocupación por las necesidades corporales debería alcanzar para tener una vida normal, cómoda y no más que eso. Por supuesto, no hay necesidad de volver a las cavernas. La persona necesita un lugar para vivir, calefacción, comida, un sistema de salud, seguridad y todo lo que tiene que ver con los deseos como: comida, sexo y familia. Sin embargo, debemos entender que todo esto sólo es esencialmente la base corporal para la misión principal. El cuerpo existe para que podamos desarrollar el alma.

Nosotros nos dirigimos a todo el mundo: La línea de pobreza debe convertirse en la línea base sobre la cual debemos elevar a todos. ¿Para qué? Para que la persona se libere de la preocupación por su pan de cada día y empiece a tratar con el desarrollo del alma. Cualquier cosa que esté más allá de las necesidades ya no aplicará en nuestro mundo, sólo la corrección del alma.

Este debe ser nuestro enfoque, aunque todavía es imposible explicarlo en estas palabras. Si nos acercamos a las cosas de esta manera, no produciremos excedentes, sino que concentraremos todas las fuerzas y los recursos adicionales, que están por encima de la necesidad, en la educación integral, es decir, en el sistema de corrección. En consecuencia, pondremos la cultura, la educación y la ciencia al servicio del desarrollo del alma. Después de todo, no hay nada más por lo cual vivir en este mundo. Terminemos con el alma y este mundo desaparecerá.

Debemos entender que la tecnología que desarrollamos también nos proporciona tiempo libre para la meta principal y no para el entretenimiento y cuidado del cuerpo. Hace siglos, el hombre prehistórico cazaba durante dos o tres horas al día. Sólo más tarde, el ego creciente llevó a ciertas personas a controlar a otros y a obligarlos a trabajar todo el día.

Así es que tenemos que volver a nuestro estado natural. Por lo tanto, no debemos llamar a las personas que no trabajan en el sentido tradicional del término “desempleados”. No son vagos, ellos simplemente fueron puestos en libertad, para tratar con lo fundamental, ellos están regresando a la vida normal. Ellos pueden ser empleados por algunas horas al día, y todo el resto del tiempo lo necesitan para trabajar en el campo humano, por encima del nivel bestial, en un lugar en el que la persona aprende a ser humano.

Nosotros necesitamos el estudio integral con el fin de entender cómo nos conectamos unos con otros. Así llegaremos a un estado de equilibrio con la naturaleza y nos desharemos de todos los problemas, sin importar cuales sean, ya sea en la ecología o las finanzas. Todo se calmará gracias al equilibrio.

(65844 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/9/12, “La Libertad”)

Material relacionado:

Todos necesitan una educación integral
Los alegres tormentos del nacimiento
Los altos economistas impulsan a recortar la semana laboral a un máximo de 20 horas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta