Sin coerción ni limitaciones

Pregunta: Una parte importante del curso de educación integral pertenece a la economía razonable, o a la economía del consumo racional ¿Qué es eso, y en qué se basa?

Respuesta: Ya hablamos de que en una sociedad integral no hay coerción ni limitaciones. Es decir, existen ciertos límites sociales, y dentro de estos seleccionas lo que te gusta y lo que quieres. Esto se relaciona con la comida, una casa, ropa, seguridad, servicios médicos, educación, etc. La única excepción es la educación, la cual es requerida para todos.

A este respecto existe una presión muy clara sobre cada uno, yo diría coerción, pero no de parte de la sociedad humana, sino de parte de la naturaleza. Simplemente tomamos esos parámetros y los implementamos para nuestra cómoda existencia.

Cuando se trata de nuestras necesidades menores, entonces de acuerdo con nuestro desarrollo colectivo, necesitaremos organizar debates entre nosotros con respecto a qué consideramos necesario y qué no. Por cierto, aquí tenemos algo que aprender de las personas que viven en un kibbutz: ellos tienen una forma muy interesante de hacer eso ¿Realmente la persona no necesita tener nada de su propiedad, o por el contrario, requiere de su propio guardarropa?

Naturalmente, cada uno selecciona una específica variedad de productos que son más apropiados y sanos para él y que corresponden a sus gustos. Nadie va a forzar a nadie a comer la misma comida, aun cuando en principio, todas esas cosas: ropas, objetos, apartamentos, etc. están bastante estandarizados.

Si la persona está ocupada en un desarrollo interno intensivo, su interés en todas las necesidades físicas, corporales en esencia se reducen, y no busca esos llenados adicionales, esa saciedad, y algunos sabores y matices particulares. Todo eso pierde absolutamente su interés e importancia para él, justo como para un científico que está profundamente absorto en su investigación y puede caminar por ahí con un traje andrajoso porque para él eso no tiene ninguna importancia. Come cualquier cosa en cualquier lugar y eso es suficiente, lo importante es que ahora puede volver al trabajo.

En otras palabras, la sociedad constantemente realizará investigaciones para determinar un nivel óptimo de ingreso que no será ni excesivo, ni insuficiente para ninguna persona. En una sociedad integral cada persona tomará lo que es necesario para sí ya sea de los almacenes, o tal vez de grandes sistemas de entrega, distribución, y suministro que serán puestos en marcha para ese propósito.

(64857 – De una “charla sobre la educación integral” del 12/12/11)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: