Un puente estrecho dentro del dominio del Creador

Rabash, Carta Nº 42: “Sus opiniones difieren tanto como sus caras”, así que ¿cómo pueden ser “como un hombre con un corazón”? El asunto es que cuando cada uno se preocupa por sí mismo, es imposible ser “como un solo hombre”, porque no son iguales. Sin embargo, si todos anula su propio dominio (todos los intereses egoístas del hombre), y todos cuidan del beneficio del Creador (el punto en el corazón de todos), entonces ellos ya no tienen opiniones personales, la opinión por separado de cada uno se elimina, y entran todos en el dominio del Uno.

En otras palabras, sólo podemos conectarnos bajo la condición de que cada uno se cancele. Pero ¿soy realmente capaz de renunciar a algo y hacer algo conmigo mismo en general? Vemos que permanecemos como estábamos.

Pero tenemos que empezar a conectar nuestros puntos en el corazón. Este punto no le pertenece al universo personal de cada uno, y sus cualidades especiales, que son diferentes a las cualidades de los demás. ¡La conexión entre nosotros sólo es posible a través de estos puntos en el corazón, porque no nos pertenecen, son una “Partícula divina de Arriba” en cada uno de nosotros! Y si tuviéramos que conectar estos puntos, seríamos capaces de unirnos a través de ellos.

Por lo tanto la condición: ascender en fe por encima de la razón, es la única manera de conectarnos. ¡Cuando conectamos los puntos en el corazón, revelamos la fuente de ellos, el Creador!

Si cada uno cancela “su dominio”, entonces nuestros puntos espirituales revelan la realidad en la que existen para nosotros, y ellos existen en el Creador. Y nosotros entramos en Él a través de ellos. En el momento en que me cancelo, mi punto de inmediato se conecta con los puntos de mis amigos, y juntos me toman y me llevan al interior del Creador.

Y entonces ¡revelamos que en vez de existir en el interior de la vasija, dentro del deseo, existimos dentro de la Luz que llena la vasija! Toda mi percepción se invierte: yo estaba dentro de mi deseo y me parecía que eso era lo que yo soy, cada uno dentro de sí mismo, en su dominio.

Pero en el momento en que nos cancelamos, nuestros puntos nos revelan el llenado en el mismo lugar, en el mismo estado en el que estábamos. Sólo que, en vez de percibir la vasija, percibimos la Luz que existe en el interior de la vasija.

El cambio está sólo en nuestra percepción y en nada más. Hemos pasado de percibir el deseo a percibir la Luz. Hemos cancelado nuestro egoísmo, y empezamos a sentir la fuente del punto en el corazón, al Creador, a través de los puntos.

Estos puntos eran solo una pequeña manera de aferrarnos a Él, mientras existíamos en nuestros dominios. Y ahora los hemos utilizado para la transición a Su dominio.

(61597- De la lección 2, Convención Arvut del 11/18/11)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: