¿Con qué debo atraerme?

Pregunta: ¿Por qué hablamos sólo de la sensación de carencia? ¿Por qué nos olvidamos de lo que se espera al final del proceso, sobre los beneficios que obtendremos?

Respuesta: En otras palabras: “¿Qué voy a recibir de todo esto?”

En realidad, esto también es cierto: Hay que aumentar la importancia de otorgar ante nuestros ojos. Esto es llamado “Lo Lishmá” (para uno mismo). Porque por un lado, quiero llegar a la meta, al otorgamiento absoluto en el que mi “yo” se disuelve sin dejar rastros, y por otro lado, ¿dónde puedo conseguir combustible para eso? ¿Cómo puedo dar siquiera un paso hacia lo que simplemente me anula?

No obstante, debemos imaginar algo relacionado con la recepción. No podemos avanzar sin ella. Así que miéntete a ti mismo, pero como si fueras a un tercero, como si tú estuvieras mintiéndole a alguien más. “Sí, estoy avanzando hacia el otorgamiento desinteresadamente, no tendré nada, no necesito nada, yo sólo quiero que ser incorporado en los demás, amar a los demás sin ninguna consideración de mí mismo, sin ningún beneficio para mí…. Pero por otro lado, me siento muy bien, alcanzaré el mundo espiritual, la eternidad y perfección“.

Miéntete a ti mismo para no quedarte sin poder. Y en realidad no es una mentira ya que el Creador es bueno y benévolo y la meta de la creación es el placer. Sin embargo, es el placer en tales deseos, que hoy no parecen atractivos en absoluto.

Además, como Baal HaSulam dice, debemos mantener el equilibrio entre la fuerza de la recepción y la fuerza del otorgamiento. Yo debo dar todo lo que recibo. De esta manera traigo a toda la naturaleza al equilibrio y este equilibrio es el estado más saludable. Se trata de nuestra salud, de la ecología, así como de la sociedad humana y la vida familiar. En lugar de divorciarse, la gente vivirá junta, en paz, y criarán a sus hijos. La persona se elevará por encima de su corta vida y verá todo el proceso infinito, el gran camino, parte del cual está recorriendo ahora.

Cuando tú encuentras el equilibrio con la naturaleza, tus ojos se abren y ves todo. Así que empieza a equilibrarte ahora, a busca el equilibrio entre la recepción y el otorgamiento contigo mismo, con los amigos, con la familia, y con el mundo. Esto se debe a que estás descubriendo uno de los 125 grados, el grado más bajo, el nivel cero.

Toda nuestra historia, toda nuestra evolución, nos lleva al estado en el que se revela abiertamente el desequilibrio. Todo puede esperarse en el futuro: plagas, guerras, etc. Todo está destinado a mostrarte cuan desequilibrado te encuentras. Muchos científicos ya están hablando de la necesidad del equilibrio (homeostasis).

Así que equilíbrate a ti mismo en el estado actual, y te elevarás al grado siguiente. Allí también tendrás que equilibrar las cosas. Con el tiempo verás que todo esto es un complejo, una naturaleza, el Creador, una fuerza. Entonces será más fácil alcanzar el equilibrio con ella. Este es todo nuestro trabajo.

Así que el que quiera estar satisfecho, sano, y feliz debe establecer el equilibrio.

(69437 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 10 de Febrero del 2012, “La Paz”)

Material Relacionado:

Otorgamiento sin recompensa
El paradigma del equilibrio
Recepción interna, otorgamiento externo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: