Cuando la frivolidad externa ayuda y cuando esta daña

Cuando el grupo llega a la espiritualidad, revelando al Creador y teniendo una cierta conexión con Él, sus acciones comienzan a ser contrarias a lo que ellas solían ser: se comienza a mostrar una indiferencia por la meta y se muestra frivolidad para dar a los amigos ligeras perturbaciones en el trabajo incluso antes que el Creador ponga obstáculos ante nosotros. Cuando una persona tiene una conexión con el Creador, estas perturbaciones lo ayudan a fortalecerse.

Rabash escribe que por modestia era una costumbre entre amigos no mostrar su fuerte aspiración hacia la espiritualidad externamente, pero en realidad había una llama ardiente adentro de sus corazones.

Pero esto sucede después de cruzar el Majsom (la barrera hacia la espiritualidad) cuando el grupo logra una conexión espiritual, y su crecimiento necesita ser acelerado cada momento. Entonces yo necesito que las perturbaciones vengan tan rápido como sea posible, y el grupo las coloca para mí, ayudándome a avanzar más rápido.

Pero antes que nosotros entremos al mundo espiritual, antes que las personas logren la revelación del Creador y la conexión, mostrar cualquier frivolidad es inaceptable porque esta destruiría todo. Una persona necesita tratar de ver a sus amigos como elevados y grandes. Y por su parte, el grupo necesita aparecer grande, especial y fuerte para “sacar a la persona fuera de este mundo” al despertarse “la envidia, la lujuria y la ambición” en él.

Si el grupo se presentara a sí mismo de este modo en relación a cada persona, entonces ella vería que necesita adherirse a este, conectarse con este, estar con sus amigos a quienes ve como grandes personas. Así es como el grupo la ayudará, de este modo nosotros rápidamente llegamos a una conexión entre nosotros y a la revelación del Creador a las criaturas.

No hay necesidad de hablar mucho sobre esto. Pero necesitan entender que su trabajo es despertar el deseo del amigo. Tú trabajas en él, presentándole una imagen espiritual como si tú y todo el grupo fueran elevados en la espiritualidad, mostrando su devoción y el profundo deseo por la meta, uno mayor al que realmente tienen.

Debes mantenerte de esta manera ante tu amigo de modo que tú lo despiertes a él, de la misma manera que nosotros hacemos cuando jugamos con un niño pequeño fingiendo e incluso haciendo muecas deliberadamente para llevarlo a él a través de diferentes estados y ayudarlo a crecer.

Si todo el mundo necesita armarse con un deseo para alcanzar la espiritualidad, nosotros necesitamos crear las condiciones para que él forme un gran deseo. Naturalmente esto es un juego, pero por esto es que nosotros creamos el entorno, el cual inspira a todos con la grandeza de la meta.

(69544)

Material relacionado:

Rompe la cáscara de la alienación
El apetito por la espiritualidad
El modelo artificial del hombre

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: