Estudiando en nosotros mismos las leyes de la creación

El propósito del Creador es hacer el bien a Sus seres creados. El placer que proviene del Creador sólo puede sentirse por medio de dos opuestos, en las que lo vemos a Él desde un punto que es opuesto al bien. Entonces, en este espacio entre la vasija vacía y la Luz, podemos todos sentir Su bondad.

Esto no puede hacerse de manera diferente de acuerdo a la forma en la que lo vemos. Por lo tanto, hubo la ruptura de las vasijas como preparación. Gracias al hecho de que trabajamos en la corrección de las vasijas, empezamos a sentir la diferencia entre la vasija corrupta y la corregida.

La vasija corrupta se llama el deseo de recibir para sí mismo, y la vasija corregida es el deseo de otorgar a los demás. La corrección comienza desde el nivel de este mundo, de la separación completa de la sensación de conexión con el Creador.

Todas las leyes que tenemos que descubrir, determinar, y cumplir, son las leyes de la sociedad. En ella aprendemos estas leyes en el proceso de nuestro trabajo, como se nos dice: “No hay nadie más sabio que el experimentado”. Por lo tanto, en el momento en el que se le da a la persona el deseo de corregirse a sí misma, ella empieza a buscar el significado de la vida que está en realidad en la vasija corregida, y entonces ella es llevada al grupo para que sea capaz de juntar su vasija espiritual y sentir el propósito y el significado de la vida en ella.

Nosotros aprendemos en nosotros mismos todas las leyes de la realidad, por medio de nuestra conexión gradual en el grupo. A esto se dedica toda la sabiduría de la Cabalá: Ella nos habla de cómo se corrigen los cabalistas y cómo se conectan con otros en los niveles corporal y espiritual. De hecho, no existe nada más que la corrección en la que se basa esta sabiduría.

Tardamos mucho tiempo para estar de acuerdo en escuchar esto, entonces hay un largo período en el que lo oímos, pero no podemos ponerlo en práctica, o no sentimos la conexión entre el mundo y lo que debemos hacer.

Durante ese tiempo, la Luz nos influye en pequeñas porciones, hasta que por fin comenzamos a sentir que no tenemos otra opción y que tenemos que cumplir lo que oímos. Al hacer esto hay muchos grados y estados.

(68434 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 2/2/12, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: