La percepción del sistema

Pregunta: Después de la Convención en la Aravá estamos regresando a nuestros grupos. ¿Qué sugiere para que logremos fortalecer aun más la conexión que alcanzamos?

Respuesta: Necesitamos considerar cuidadosamente qué sucedió en la convención, el sentimiento generado allí. Si miramos todo lo que paso una y otra vez, seremos capaces de sentir estas cosas una vez más, revivirlas para proceder hacia adelante con ellas. Lo más importante es no descender del este nivel, darnos cuenta de que los obstáculos están diseñados particularmente para que nosotros ascendamos. No podemos pasarnos toda la vida en una convención, esto no nos hace ningún bien. No es coincidencia que todo este arreglado para que ahora después de la convención, podamos incluir en el grado que alcanzamos, a todo el resto de las masas que no pudieron participar, quienes no pudieron ser inspirados.

Estamos situados en el cuarto grado de sensibilidad de la materia (deseo material), en el grado del hablante. El animado, vegetativo e inanimado necesitan unirse ahora en el mismo grado para construir este grado en su forma completa. Estos así llamados “obstáculos”, vienen de toda la humanidad, es decir de los  grados animado, vegetativo e inanimado. Ellos tienen que traernos la comprensión completa del progreso que hemos alcanzado y debemos ver estos obstáculos como “ayuda en contra“.

El sobreponernos a estos obstáculos puede dividirse en dos etapas:

  1. 1.      Yo trato de permanecer constantemente en la percepción de la realidad de que aparte del grupo, nada existe. Existe un sistema, yo lo observo y por medio de esta veo al mundo. Este sistema es el grupo y todo lo que forma parte en este mundo es solo el resultado de la cualidad de la conexión entre nosotros. De ahí, quiero tratar de permanecer constantemente en esta percepción. Esto es así porque es verdad, es correcto. Cuanto más tratamos de sentirlo, veremos que verdaderamente así está gobernado el mundo.
  2. 2.      Puedo mantener esto según la medida en la que estoy seguro de que todo es parte de esto, todos los amigos. Aquí, debe de haber preocupación mutua. Si yo estoy preocupado por ellos, recibo la preocupación de ellos y entonces yo no salgo de la percepción del sistema.

Esto significa, que debo ver y sentir constantemente al mundo por medio del prisma del grupo, en lo que respecta a todas mis partes, a todos mis amigos, para que esa percepción tampoco se disipe de ellos: para que todos nosotros estemos juntos en tal percepción del mundo. Si quiero mantenerme en esta forma y si me preocupo por ellos, recibo Arvut (Garantía mutua) de ellos. Y esto significa que me sentencio a mí y al mundo entero a la escala de merito.

Este es actualmente el punto de escrutinio de la persona y el punto de opción. Por ahora, así es como se nos aclara esto. Si no puedo escudriñar nada con tal alcance, no debería de salir del mundo. Debemos mantenerlo tanto como sea posible. Salir del mundo, por otro medio que no sea este sistema, eventualmente nos causa problemas, colapso, confusión, disgusto, hasta la muerte. Todos los problemas solo vienen cuando dejamos de ver repentinamente al sistema único, unificado, aun mínimamente. Partir de esto es muerte, es decir, la carencia de conexión entre sus partes nos sumerge en el olvido espiritual.

(71008 – De la lección diaria de Cabalá del 26 de Febrero del 2012, “El propósito de la sociedad”)

Material Relacionado:

Arrasados por el espíritu de amor
“Mañana” significa “nunca”
No debemos rendirnos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta