La responsabilidad del hombre de reconstruir la sociedad

En algún momento de la vida pasada, cada persona sintió que había tenido suficiente, que ya lo había hecho, que ya era hora de hacer una revolución: cambiar el entorno y la sociedad. Pero no es lo mismo esta vez. Entendemos que tenemos que cambiarlo todo, pero no sabemos por dónde empezar. No conocemos los medios o la meta, estamos completamente indefensos.

Así que empecemos, nuestra primera conversación hablando de lo que llamamos la evolución de la sociedad humana sobre la que nosotros basamos el desarrollo de las naciones, de la familia, de la economía, del hogar, de la crianza de los niños, de la cultura, de la tecnología y de la ciencia.

La gente ha estado viviendo en las sociedades durante cientos de miles de años. Por lo menos los últimos diez mil años, el hombre ha estado viviendo una vida social porque él no fue capaz de proporcionarse todo lo necesario por sí mismo. Nosotros no podemos vivir en pequeñas tribus, como los animales. Aunque venimos del nivel animal, nuestra naturaleza nos empuja hacia el desarrollo personal, al desarrollo de nuestro entorno, a aprender acerca de la vida y las formas de mejorarlo.

Esta es la aspiración interna de la persona, es una naturaleza egoísta porque todos quieren una vida mejor para sí mismos, una vida más segura y pacífica. Todos quieren tener más éxito que otros. La envidia, la lujuria y la ambición gobiernan a la gente y vemos que estas cualidades evolucionaron y florecieron en culturas muy antiguas. Ellas nos empujan a desarrollarnos.

Esta es la razón por qué la persona necesita vivir en una comunidad. Ella podría haber sobrevivido en el bosque, pero habría permanecido como un animal, al igual que todos los demás animales. Sabemos de casos en los cuales se perdieron niños en el bosque y se criaron como si fueran animales. Los animales los adoptaron, y el humano tomó la forma de un animal a un grado tal que ya no es capaz de volver a una sociedad humana, hasta este grado pierde la forma humana.

Es por eso que a lo largo de todas las generaciones, nuestro desarrollo ha sido dirigido hacia la sociedad y al entorno. Y cuanto más nos desarrollamos, más vemos que el hombre mismo no cambia mucho. Los principales cambios ocurren en la sociedad, y todo el desarrollo depende de ella.

La persona desarrolla la sociedad, y su vida personal cambia a través de la sociedad. Una depende de la otra. Hoy yo dependo de miles de personas en todo el mundo, porque si fuéramos a ver lo que llevo puesto, lo que como, con lo que está hecha mi casa, de lo que dependen mi calefacción, aire acondicionado, y trabajo, no seríamos capaces de encontrar siquiera un país, que no haya participado para suministrarme todo lo que tengo.

Y cuando esto no ocurre directamente, pasa a través de otros varios países, uno de los países suministra los materiales, otro suministra las partes de la maquinaria que produce ciertos bienes, la cual en su momento se utilizan para hacer mi ropa, por ejemplo. Los estudios demuestran que todos en el mundo dependemos de todos los demás.

Y cuanto más se adentre el mundo en la especialización donde el trabajo de todos está conectado y en armonía con todas las demás personas, más bienes adicionales podemos proveernos a nosotros mismos, bienes que no estaban disponibles en el pasado.

En los siglos pasados, la persona contaba con un pedazo de pan, vinagre, vino y carne, y eso era todo. Luego hubo un poco más de comida, más ropa, más zapatos, y muchas industrias diferentes. Luego hubo automóviles. Y con esto, los expertos se desarrollaron en la economía, la agricultura, la ingeniería, la cultura, etc., Se desarrollaron la literatura, la música y canciones.

Industrias enteras aparecieron alrededor de la persona, las cosas que ni siquiera son necesarias para la supervivencia, pero sin las cuales ella no puede vivir. Un músico sube al escenario y da un concierto frente a miles de personas que le pagan más por una presentación que el dinero que se gana un trabajador en un mes, o incluso en un año de trabajo muy duro. En otras palabras, nosotros valoramos las cosas que no son esenciales para nosotros: deportes, turismo.

Si fuéramos a mirar cuánto de lo que producimos es en realidad necesario, descubriríamos que el 90% es innecesario. Pero de alguna forma aún lo necesitamos. Creemos que esto pertenece al nivel humano, y es por eso que los necesitamos.

Por supuesto, yo también podría sobrevivir en una cueva si no tengo otra opción, pero la evolución me obliga a producir todas estas cosas.

Hemos llegado a un estado en el que las personas que se apartan de la sociedad serán obligadas a vivir una vida muy pobre. Cuando mucho, será capaz de proveer para sí mismo son las necesidades más básicas, para no morir de hambre. Pero si desea recibir todo lo que viene con la civilización, debe unirse a la sociedad, producir los bienes que esta necesita, y entonces recibirá lo que quiere de la sociedad según la medida de lo posible.

Por lo tanto, nosotros primeramente dependemos de la sociedad. Esto es inevitable. Entonces, dónde nos equivocamos en esta sociedad, de tal manera que ahora somos incapaces de vivir en ella con normalidad y estamos experimentando una crisis en esta sociedad y en nuestras vidas. Esta crisis no se siente bien, aun no es el nacimiento real, sino los dolores de parto que lo preceden, y es por eso que queremos averiguar qué está mal.

(65864 – Del Kab.tv de “Una nueva vida”, episodio 1 del 12/27/11)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: