Los beneficios del mal

Cuando miramos a nuestro alrededor, vemos el mal en nuestro desarrollo. Podemos suponer que nosotros también tuvimos la oportunidad de desarrollarnos de una mejor manera, caminar sobre dos piernas, es decir, exponer un poco del mal y luego volver por el camino correcto, y luego volver una y otra vez. Todo lo que necesitamos es cumplir correctamente con el reconocimiento del mal y sus partes ocultas, avanzar paso a paso, darnos cuenta de nuestros errores y corregirlos de inmediato. Al igual que un niño al que se le permite romper un juguete para que aprenda a juntar de nuevo el juguete roto. Nosotros le permitimos hacer algo mal para que él entienda lo que es correcto.

Aquí es exactamente lo mismo. Nosotros debemos cambiar nuestra actitud y entender que nuestra vida está organizada de tal manera que el mal es necesario. Pero empezaremos a aprender su esencia, llegaremos a conocer a nuestro ego, aprendiendo el mal uso que hacemos con las opciones que tenemos sobre todo en la tecnología, la ciencia, en el potencial que está por encima del nivel animal, en el plano humano.

Si utilizamos todos nuestros tesoros correctamente mientras comprobamos constantemente qué es correcto y qué es incorrecto, seremos capaces, basados en esta prueba, de cambiar del mal al bien en todo momento. Nos desarrollaremos al alternar las fases de contracción y expansión, como los órganos de nuestro cuerpo: el sistema respiratorio, el corazón, etc. También es como una rueda de bicicleta que tiene una parte que se mueve hacia adelante mientras la otra se mueve hacia atrás. En cada desarrollo hay dos fuerzas que operan en armonía y se completan una a la otra.

No hay necesidad de destruir nada en nuestro mundo. Hasta ahora nuestro desarrollo fue obligatorio y esencial. A partir de ahora debemos tener un enfoque más crítico de lo que está sucediendo. Debemos analizar todo lo que sucede ahora con sabiduría y sacar conclusiones sobre el futuro y, una y otra vez seguir este camino de correcciones. Entonces, todo el mal se convierte en una ayuda importante. Usamos las dos fuerzas para avanzar. En realidad no hay nada bueno o malo. Estas dos fuerzas son como las riendas que nos ayudan a seguir adelante.

De repente, empezamos a entender que toda nuestra naturaleza egoísta es realmente buena porque gracias a ella, hemos desarrollado la capacidad para analizarnos y corregirnos a nosotros mismos. A partir de ahora, por medio de nuestras acciones mutuas correctas, nos moveremos más rápido hacia adelante, como una locomotora hacia la meta, hasta que nos convirtamos en una “manzana madura”, en una sociedad próspera floreciente en la cual hay buenas relaciones.

(70620 – Del Kab.tv de “Una nueva vida”, episodio 10 del 8 de Enero del 2012)

Material Relacionado:

Revive el tiempo muerto
¿Por qué la espiritualidad no se alcanza individualmente, sino por medio de la garantía mutua?
El exilio es la preparación para la revelación

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta