Los servidores del pueblo

Todo el trabajo de los sacerdotes, los Cohanim, acerca de quienes tanto está escrito en la Torá, es dedicado esencialmente a preocuparse por los demás. Puede parecer que estos son algún tipo de servicios rituales en el templo, llevados a cabo por el sumo sacerdote (Cohen Ha-Gadol), junto con los Cohanim y los Levitas, mientras que todas las personas les sirven al traer ofrendas. Sin embargo, ellos le enseñan a la gente y lideran toda la corrección, porque el Creador espera esto particularmente de los niveles del deseo más profundos y distante de Él.

Creemos que los sacerdotes están algo separados de la gente, en algún lugar allí en lo alto. Pero por el contrario, el “reino de sacerdotes” es el que va a las personas y cuida de ellas, como cuidar de un bebé hasta que crezca y enseñarle la completa adhesión con el Creador. La responsabilidad de un Cohen es traer a la gente a este estado.

La Luz actúa sobre los niveles superiores del deseo que se llama Cohen, Levitas e Israel. Entonces, estos niveles de deseo trabajan en el resto de los niveles. Esta pirámide no cambia hasta la corrección final. Sin embargo, cuando la Luz de Rav Paalim uMekabtziel llega al final de la corrección, voltea esta pirámide en un círculo.

Hasta entonces, se observa un orden especial de correcciones, que vienen siempre de Arriba hacia abajo a través de todos los mundos, hasta el final, a las almas rotas, y las devuelve de nuevo.

De acuerdo a la profundidad de su deseo (Aviut), las almas reciben un gobierno diferente a través de los mundos de Atzilut, Beria, Yetzira y Asssiya, o incluso ellas se desconectan completamente del gobierno superior privado, que se llama el nivel de este mundo. Es por eso que los que están en los mundos inferiores deben recibir el gobierno a través de niveles más altos, los Cohanim, los Levitas, e Israel, quienes tienen que darles las naciones del mundo con el cuidado, la enseñanza y la educación. (Así se llaman los cuatro niveles del deseo.)

Las naciones del mundo sufren en su nivel por causa de los problemas materiales, terrenales, pero este sufrimiento es irremediable, puesto que estos problemas no tienen una solución. La forma de sufrimiento es material, pero su esencia es espiritual, porque uno no tiene otro medio para curarse, aparte del movimiento para unirse con el Creador.

Es por eso que tenemos que organizar un sistema general de nueva educación y cuidado de todos. Sólo gracias a este podemos llegar a ser dignos de la adhesión.

Tenemos que entender que la meta de la creación fue dirigida originalmente a toda la humanidad. Por lo tanto, mientras aspiramos a unirnos unos con otros, debemos recordar siempre para el bien de quién estamos haciendo esto. Es para traer el método de corrección al mundo entero que día a día este descubre su estado cada vez más desesperado. El mundo ve que necesita el método de corrección, pero no está allí. Es por eso que tenemos que debemos revelarlo por nosotros mismos y luego pasarlo a todo el mundo.

(70523 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 2/19/2012, “Arvut” (Garantía mutua)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: