Observándose a uno mismo

Pregunta: ¿Cómo encuentra uno el equilibrio entre los deseos corporales y el deseo por el Creador?

Respuesta: Tengo un punto en el corazón desde el cual observo todo lo que está sucediendo. Antes que nada, siento mi cuerpo. Puedo incluso observarlo desde este punto en el corazón; puedo observar sus órganos y partes. Desde este punto en el corazón puedo observar mi cuerpo y los sistemas que operan dentro de este.

El Creador me dio esta sensación corporal; es el sistema más cercano a mí. Sin embargo, yo no pertenezco a este sistema, simplemente lo observo desde el punto en el corazón interno, donde habita mi “yo.”

Aparte de mi cuerpo, tengo además personas cercanas a mí, como una familia. Existen además influencias más extendidas, como toda la naturaleza. Todas esas son cosas que influyen en mi punto en el corazón, el punto que trata de analizarse e identificarse: “¿Quién soy?”

Desde el punto de mi “yo” (Alef-Nun-Yod), tengo que ir hasta el punto de “No” (Alef-Nun-Yod), el cual está por encima de mí. Por una parte quiero controlar al mundo, destruir a mis enemigos, y controlar a todos. Esto es lo que quiere mi punto egoísta.

Sin embargo, trabajo en anularme para poder existir a partir de este punto y comenzar a sentir la fuerza superior, que existe fuera de mí.
(69170 De la primera parte de la Lección diaria de Cabalá 7 de Febrero del 2012.Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: