Una necesidad Natural

Pregunta: En los años 20´s y 30´s, una famoso sicólogo soviético Vygotsky introdujo un concepto de una “zona de desarrollo proximal,” el cual, entre otras cosas, habla acerca de la diferencia entre un “yo” ideal y el “yo” real. Si esta zona se vuelve muy grande, entonces en algún punto el contacto entre los dos sistemas se rompe y una persona pierde contacto con la realidad. Aparecen el engaño y las mentiras, que es lo que sucedió en Rusia ¿Ve usted algún peligro en el hecho de que existe una diferencia muy grande entre la imagen ideal de una sociedad integral y el estado real de las personas?

Respuesta: ¿Entiendes lo que es una “necesidad natural”? Si en esa época todas esas ideas eran simplemente deseables en Rusia, en nuestro estado actual son absolutamente necesarias. Si entonces era posible crear una sociedad capitalista, y para aquellos que vivían en la demolida, empobrecida, y abatida Rusia un occidente libre, floreciente parecía un paraíso en la tierra, hoy este ya no es el caso. Hoy, una sola imagen aparece ante todos nosotros: la absoluta aniquilación o el trabajo constructivo en otro nivel.

Es por eso que enfatizo que es necesario reactivar constantemente este punto en una persona. Otra solución simplemente no existe.

De la misma forma, no existe otra solución para la crisis europea actual. Ellos están constantemente tratando de evadirla, de posponer la toma de decisiones hasta futuras reuniones, prometiendo que para entonces pensarán en algo. Pero, por supuesto, no hay nada en qué pensar. Todo va hacia D_s sabe dónde porque nadie puede calcular y predecir las consecuencias negativas de esta historia de nunca acabar y la forzosa destrucción como consecuencia.

No hay otra forma, eso es lo primero.

Y en Segundo lugar, la grieta. Pienso que debemos emprender un trabajo muy serio y, más importante, desarrollar a la sociedad progresivamente. Sólo tenemos un mecanismo para influir en una persona: el entorno que lo rodea. Sólo el entorno que lo rodea, no existe otra posibilidad. Los sicólogos, sociólogos, todo eso es bueno, pero sin la influencia de una sociedad circundante en una personalidad, esta no cambiará, no recibirá de ellos un propósito que viva en su interior.

 

Si algún experto me habla de todo esto, lo escucho o la escucho, me asusto por un momento, me sorprendo, impregnado con un concepto, y estoy dispuesto a llevar esto a cabo, actuar y esforzarme por algo justo aquí y ahora. Me hago una serie de promesas. Pero después, sin lo social, sin la fuerza que me rodea y me obliga nunca lo haré en realidad.

Requiero de una sociedad que sostenga esta idea y un movimiento que me obligue hacia su implementación basada en mis cualidades personales como la envidia, los celos, el deseo de elevarme y realizarme, y la sensación de vergüenza: Quién soy comparado con ellos, cómo aparezco ante los ojos de mis hijos y mis seres queridos. Aquí necesitamos utilizar todos los recursos a nuestra disposición (y todos son egoístas ya que existen alrededor del egoísmo) para obligar a una persona penetrar progresivamente en esta necesidad reconocida conscientemente de una unificación integral con los otros.

Los especialistas, los sicólogos deben ser la punta de lanza para esto, y detrás de ellos, una muralla social, los medios masivos.
[67228]
(De una “Charla sobre la educación integral” #6, 14 de Diciembre del 2011)

Material Relacionado:

¡Dame lo que deseas para mí!
Oren por el poder interno del otorgamiento
Diferentes en la corporalidad, pero iguales en la espiritualidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta