Una reflexión útil frente un plato de sopa

La aspiración es algo que va más allá de un deseo ordinario. El deseo me lo dan desde lo Alto. Se revela dentro de mí y empiezo a querer algo. Digamos que el deseo de comer sopa hace su aparición dentro de mí. Tomo consciencia del deseo y lo satisfago. Mi “yo” se encuentra totalmente ausente en esta situación. Sencillamente, un deseo se reveló y yo lo cumplí.

La aspiración es aquello que no se origina desde mi deseo de llenado, que de hecho se me envía, sino más bien, es un deseo adicional de dar placer al Anfitrión que me presenta esta sopa. Este deseo adicional aparece por encima del llenado. Después de todo, Él también me da este deseo de comer sopa. Pero ahora, quiero mostrar que deseo esta sopa porque Él es quien me la ofrece. A esto se le denomina una aspiración.

Discierno que recibí el deseo de parte del Creador y que el llenado proviene también de Él; todo esto sucede para crear una conexión entre nosotros. Sin embargo, no quiero recibir este llenado en forma directa. Estoy de acuerdo en recibirlo solamente en pro de mi actitud hacia el Anfitrión. Hago una restricción del llenado que Él me aporta, pero esto es también terrible porque es como rechazar al Anfitrión. Sin embargo, lo hago con el propósito de elevarme y utilizar este llenado, pero solamente porque proviene de Él.

Revelo la aspiración por la sopa y el deseo mismo por la sopa, que llegan del Creador. Y lo hago solamente después de mi decisión de recibir por Él. Este quiere decir que revelo “el punto inicial de la letra Yod”, la cabeza de HaVaYaH, Keter.

(68648 – De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 30 de enero 2010. Escritos de Baal HaSulam)

Material relacionado:
La forma de la materia creada por mí
En busca del hambre espiritual
Haga de su vida un diálogo con el Creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: