Vuélvete hacia los amigos con una sonrisa

Rabash, Shlavei HaSulam (peldaños de la escalera), “Ellos ayudaron cada uno a su amigo”: Más bien, es una persona la que puede ayudar a otra al ver que el amigo de uno es bajo. Está escrito: “Uno mismo no se libra de la prisión”. Más bien, es el amigo de uno quien puede elevar su espíritu.

Esto significa que el amigo de uno lo eleva de su estado a un estado de vitalidad. Entonces, uno comienza de nuevo a adquirir fuerza y ​​ confianza de la vida y la riqueza, y empieza como si su meta estuviera ahora cerca de él.

Rabash, Carta 34: El camino es como uno que va con la ocasión de su amigo. Él no piensa en sí mismo, ya sea que esté o no en un buen estado de ánimo, sino que debe tomar parte en la alegría de su amigo. Él no debe fruncir el ceño, sino mostrar una cara feliz.

Uno tiene que ver que los amigos ya sienten la unidad. Y si él construye un círculo, si busca la conexión con el grupo, si quiere estar en él, entonces adquiere alegría y fuerzas, tanto negativas como positivas. Todo llega a él con la fuerza necesaria y en la cantidad correcta para que él revele al Creador en la interconexión con los amigos.

La unificación con los amigos es una condición necesaria para recibir ayuda. Pero es incorrecto pensar que los amigos tienen que venir a mí. En primer lugar (a) me dirijo a ellos, y luego recibo la fuerza de ellos (b):

 a – inclusión en el grupo;

 b – recibo fuerza.

(70256 – De la 4º parte de la lección diaria de Cábala del 19 de Febrero del 2012, “Consejos para la Convención de la Aravá”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: