entradas en '' categoría

El juego del Creador

Tenemos que amar el juego que el Creador está jugando con nosotros. Una madre también juega con su pequeño niño, enseñándole cosas diferentes. Esta es la manera en que nos trata, sólo que, al ser tan “maduros”, nos negamos a aceptar este juego, esta actitud, y no queremos ser sus socios.

El Creador desea enseñarnos cuál es nuestra naturaleza, cuál es Su naturaleza, y cómo podemos pasar de una a la otra. Entonces, una vez más tira dentro de nuestra naturaleza y nos enseña a elevarnos de nuevo a Su naturaleza. Este juego continúa una y otra vez, enseñándonos así a reconocerlo a Él, a comprender cómo es Su naturaleza, qué quiere Él de nosotros, y qué etapas usa para acercarnos a Él. Nosotros entendemos que Él creó nuestra naturaleza tal como es para que alcancemos toda la creación a partir de dos opuestos.

Sin embargo, nosotros desdeñamos este juego, lo rechazamos, no estamos de acuerdo con él, y deseamos salir de él. Cuando la persona entiende que es el Creador quién habla con ella y no deja su camino, las cosas se hacen más fáciles para ella. Sin importar lo que le suceda en la vida, sabe que todo viene de Arriba y que sólo debe tener la reacción correcta hacia estas cosas: continuar en el camino sin desviarse.

Es muy difícil mantener esta forma de pensar. La única manera de mantener esta actitud en el entendimiento, la sensibilidad, la conciencia y el trabajo mutuo, es cuando uno se conecta con los demás, cuando ellos la apoyan y ella los apoya en garantía mutua. Uno no se olvida de esto y siempre está conectado a la realidad en esta onda: “No existe nadie aparte de Él”. Todo lo que se me haya enviado siempre persigue una sola meta: que me eleve y acercarse a Él.

Tenemos que aprender esto de la vida con el ejemplo de los niños. Nosotros sólo debemos tener en cuenta el hecho de que hay que darles los medios de preparación instintiva. Su llamado interior les empuja a experimentar el mundo, a aprender de los adultos, y a disfrutar de los juegos que les damos. Nosotros compramos a propósito bloques de construcción, mosaicos, y juegos de armar para que construyan, pegamento, y cosas de ensamblar. Y ellos instintivamente disfrutan de esto, pero nosotros no lo hacemos. Así, en vez del instinto, tenemos que sumar esfuerzos en la comprensión y la conciencia. Nosotros nos desarrollamos siguiendo este principio.

Nuestro desarrollo consiste en ensamblarnos a nosotros mismos como un juego de construcción. Y es por eso que desde el principio que no soy capaz de seguir en este juego sin el apoyo de los demás. Este es el punto de partida: El Creador está dispuesto a jugar con nosotros si nos decidimos a ensamblar el mosaico común. Pero si yo me olvido de todos, no hay nada que ensamblar. Entonces todavía no soy ni siquiera una parte del juego, sin importar cuánto me enoje. El juego comienza con la disposición para unirnos.

Nos unimos al juego en el momento en que nos aferramos a esta tendencia, cuando reconocemos y aceptamos este enfoque.

Y entonces comienza la fluctuación. La persona puede encontrar dificultades, decepcionarse, y perder la comprensión y el impulso, pero todo esto sucede dentro del marco del juego. Sin importar lo que pase, el hilo hacia la unidad sigue estando siempre, tanto en la felicidad como en la desesperación. El Creador nos presenta este tipo de formas en este juego.

Siempre debemos estar preparados para ello y recordarnos mutuamente que, en esencia, estamos todos de pie ante Él. A veces estamos en favor y a veces en contra, pero siempre interactuamos con Él, ya sea en forma positiva o negativa. De una forma u otra, al mantener esta actitud hacia la Fuente de todo lo que sucede, damos pasos hacia el hecho de alcanzarlo a Él. No tenemos otro asunto: A medida que “presionamos” en la unidad, comenzamos a revelar Su forma, desde el nivel más simple. Es como en un mosaico: Tenemos una parte de la imagen común al juntar dos o tres fragmentos. Ya sabemos algo: Esto debe ser una nube, ésta debe ser la hierba, ésta debe ser una flor, y así sucesivamente. En otras palabras, nosotros lo alcanzan a Él en ciertas cosas. Y entonces seguimos adelante.

En esto consiste la corrección del Partzuf quebrado de Adam HaRishon. Nosotros lo reconectamos, cuando cada uno vuelva a conectar su pieza del mosaico común.

Al mismo tiempo, uno no debe avergonzarse de los asuntos difíciles y trastornos, o de nada en la vida. Vemos que si logramos conectar toda nuestra vida, todas las crisis y problemas, desde el más difícil al más ligero, a este juego que el Creador nos presenta, de repente todo se une. Cada parte encuentra su lugar, y vemos que “No existe nadie aparte de Él”. Él está en todas partes, trabajando en formas muy diferentes. A veces, Él está detrás, a veces delante, a veces en mi vida, y a veces en la vida del mundo, en el grupo, y fuera de él, en mis sentimientos y mente…. yo empiezo a reconocerlo a Él en todas partes como la única fuerza que opera en diferentes niveles, y de esta manera lo revelo gradualmente a Él.

La esencia de la sabiduría de la Cabalá es la revelación del Creador a los seres creados en este mundo al haber ensamblado Su forma. ¿Es posible avanzar sin tener que empezar por los movimientos más pequeños y más fácil en este juego para hagamos gradualmente  la transición hacia movimientos más serios y complicados? Después de todo, de esto se trata, de que nos acerquemos al Creador, de entenderlo y sentirlo mejor a Él. Cuando la persona completa el “momento”, conecta otro obstáculo o dificultad a la imagen completa, entonces está escrito con respecto a esto: “Israel, la Torá, y el Creador son Uno”. Todo me viene del Creador, y entonces todas las piezas en el grupo y en el mundo entero se conectan dentro de mi percepción. De esta manera yo realizo este principio de unidad.

De esta manera crecemos y pasamos a través de los “años de infancia”, en los que podemos unirnos solamente en Galgalta ve Eynaim, es decir, en las vasijas de Luz, y entonces llegamos a los deseos más difíciles. Este es el camino. Pasamos por momentos de desesperación, pero también tenemos que verlos como un juego, el juego de la vida, que abarca todos los mundos, la realidad entera. Y entonces será fácil porque todos los mundos están entre nosotros y el Creador, nosotros jugamos con Él en el lugar donde creamos juntos la unidad.

(71646 – De la Convención en la Aravá del 24 de Febrero del 2012, Lección # 4)

Inteligencia colectiva

Opinión (Matt Ridley, escritor de ciencia y ex periodista de economía): “Las personas brillantes, ya sean antropólogos, psicólogos o economistas, se supone que el ser brilla es la clave de los logros humanos. Ellos votan por las personas más inteligentes gobiernen, ellos ples piden a los expertos más inteligentes que diseñen los planes para la economía, ellos dan crédito a los científicos más inteligentes con los descubrimientos, y especulan sobre cómo la inteligencia humana se desarrolló en el primer lugar”.

“Todos ellos están ladrando al árbol equivocado. La clave para el logro humano no es la inteligencia individual en absoluto. La razón para que los seres humanos dominen el planeta no es debido a que haya cerebros grandes….”

“El logro humano es enteramente un fenómeno de redes. Es poniendo juntos los cerebros a través de la división del trabajo, a través del comercio y la especialización, que la sociedad humana tropezó con una forma de elevar los estándares de vida, la capacidad de carga, el virtuosismo técnico y la base del conocimiento de las especies….”

“Los logros de la humanidad están basados en la inteligencia colectiva, los nodos de la red neuronal humana son las personas mismas. Por cada uno que haga una cosa y consiga el bien con ella, entonces, al compartir y combinar los resultados a través del intercambio, las personas se vuelven capaces de hacer cosas que ni siquiera entienden. Como observó el economista Leonard Read en su ensayo ‘Yo, el lápiz (al que le gustaría que todo el mundo leyera), ni una sola persona sabe hacer siquiera un lápiz, el conocimiento es distribuido en la sociedad entre los muchos miles de mineros del grafito, leñadores, diseñadores y trabajadores de la fábrica”.

“Es por eso que, como Friedrich Hayek observó, la planificación central nunca funcionó: la persona más inteligente no se iguala al cerebro colectivo en el trabajo de distribución de los bienes de consumo”.

Mi comentario: Es decir, la creación y el manejo de la sociedad a través de la mente colectiva es la próxima etapa del desarrollo humano al cual nos lleva la crisis. No sólo la mente colectiva, sino la adquisición de un sentimiento colectivo general son la clave para el entendimiento mutuo y la armonía en la sociedad integral emergente. Esto debe ser gradualmente introducido en la gente a través de la educación integral.

(71667)

El sistema necesita de la intención

Pregunta: Durante una de las lecciones usted dijo que la intención de otorgar no puede ser personal e individual. ¿No es mi relación personal hacia la sociedad, a mi prójimo?

Respuesta: Estamos en un sistema de interconexión mutua. También llamado el sistema de los mundos (Olamot), es decir, ocultamientos (Alamot). La fuerza superior y la estructura del sistema mismo se nos ocultan. No vemos que están estrechamente conectados entre sí.

Estamos familiarizados con las relaciones “del nivel animal”: aquí están mis padres, aquí están mis familiares, estos son los que amo, estos son los que odio, estos me aman, y aquellos me odian. Sin embargo, los niveles más finos, los superiores del sistema están ocultos de mí. Esto es mi mundo, mi ocultamiento.

Al revelar el sistema más alto, el altruista, el de nuestra interconexión, entenderemos que lo queramos o no, estamos estrechamente fusionados entre nosotros. Ahora no somos participantes activos de este sistema, sin embargo, este ya necesita de nuestra participación activa. Ha llegado el momento de que nosotros nos asimilemos dentro de él, de que nos unamos a su flujo, para que cada uno cumpla con su función dentro de este.

Sin embargo, por nuestra parte, nosotros no lo queremos o entendemos, y es por eso que nos sentimos en una mala condición Por supuesto, el sistema general sigue funcionando, pero debido a nuestra inactividad, sentimos los defectos en su trabajo y estamos desconcertados. “¿Qué está pasando? ¿Que falta allí? “Esta es la realidad y la llamamos la “crisis”.

Por otra parte, la diferencia entre lo deseado y lo real, entre nuestro estado inicial en el mundo del Infinito y el regreso al Infinito desde este mundo, está sólo en la intención. Nosotros no cambiamos ni el sistema ni la base de nuestra naturaleza. Cada uno conserva sus rasgos característicos, su conexión con la realidad, cada uno se mantiene en su lugar.

La estructura de nuestra interconexión tampoco cambia. Para alguien tú eres un estudiante, para alguien eres un amigo, y para alguien estás cerca… Los amigos se conectan con el maestro, entre ellos y con el mundo. Nada de esto cambia, simplemente se nos revela. Es por eso que algunas personas extrasensoriales saben qué va a pasar en el futuro.

La libertad de elección y todo nuestro trabajo está acompañado sólo por la participación consciente y sensible en la vida del sistema para volvernos una parte activa en él por medio de nuestro propio deseo, de “fluir” con él como la Fuerza (es decir, el Creador ), que la controla, que quiere que fluya. En esencia, en esto consiste nuestra tarea, en revelar el flujo general y fundirnos en él. Que el jinete y el caballo se muevan en sincronía. Así es como adelantaremos.

De esta manera, nuestro trabajo se realiza siempre en la intención: Hasta qué punto puedo jalo del sistema hacia la Fuerza, cuánto lo entiendo, cuánto más estoy participando en su actividad, cuánto más con su ayuda revelo la Fuerza inculcada en él con el fin de fluir junto con ella, y dar así placer al Creador.

Esta es mi tarea. Para esto participo en la vida del grupo, entre los socios, los amigos, que se me han dado. Además, estoy llevando a cabo la tarea para el mundo, estoy despertando todas las partes del sistema, construyéndolo y activándolo hasta que todos asimilen completamente la fuerza interior, hasta que fluyamos juntos con ella.

Al mismo tiempo, por supuesto, yo tengo mi propia intención. Sin embargo, esta no puede realizarse sólo dentro de mí. No le daré vida si no estoy conectado con los demás, si no estoy trabajando con ellos en armonía, si no estamos cooperando en la acción, en la comprensión, en la realización, en el mantenimiento y reparación del sistema. Alguien entre nosotros es una válvula, alguien es un pistón, alguien es una rueda, y así sucesivamente. Cada uno trabaja a su manera, sin embargo, todos estamos aspirando a la misma meta.

Se nos dice: “Israel, la Torá, y el Creador son uno”. El Creador es el programa general, que nosotros aspiramos implementar. No estamos simplemente unidos en un sistema, sino que mantenemos el rumbo hacia Él. No podemos encontrar la conexión sin este, ya que esto yace en una fórmula determinada, la meta del programa. Tiene que ser claro para nosotros, por el bien de qué y cómo se debemos unirnos. Nosotros descubrimos el sistema en la aspiración hacia la fuerza dentro de la cual actúa este sistema, hacia el programa general. Sin esto, no podemos ni siquiera dar un paso, incluso en las relaciones entre nosotros.

Así que resulta que mi intención está relacionada con el trabajo colectivo con los amigos, cuyo objetivo es revelar al Creador.

Al final, lo único que añade es esta intención, y no la acción. De la misma manera, un sistema de control del gobierno puede ser activado por el “palo” de un tirano que exprime hasta los últimos jugos de la población, o por la sabiduría de un gobernante que persigue la felicidad de los ciudadanos. La estructura es la misma, la conexión se mantiene igual, nada necesita ser cambiado, excepto el programa interno instalado en el sistema. La educación, los bancos, los impuestos, los hospitales, etc., todos ellos permanecen en sus lugares. Sólo la intención re-construye por completo el orden de los “flujos de energía”, cambiando su destino. Al final, la intención lo cambia todo.

Esto es lo que estamos descubriendo hoy en día. “El mundo vive de acuerdo a lo estipulado”, “Yo no He cambiado”, el sistema no cambia, sólo añadimos nuestra intención, la pantalla y la Luz reflejada. Y entonces, todo fluye de una manera nueva de acuerdo a nuestro enfoque. Anteriormente, nosotros todo lo jalábamos hacia nosotros mismos, debido al tirano que gobernaba dentro de nosotros, pero ahora estamos buscando el bienestar de un ser cercano, y este ya es un gobernante diferente.

(71190 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 28 de Febrero del 2012, “Preguntas y respuestas”)

Dos mundos

La persona que está en un grupo no sólo debe cambiarse a sí misma en relación al entorno, sino que además debe enseñar a otros cómo hacerlo. Esta es la razón para la ruptura. Ninguno de nosotros tiene la fuerza para resistir la intención egoísta, pero cuando la persona realmente se da cuenta de la necesidad de cambiar su intención hacia la intención altruista, adquiere la posibilidad de recibir la fuerza de sus vecinos, de sus amigos. De repente, este se convierte en un principio muy simple: Si deseas unirte con tus amigos con el fin de otorgarles a ellos, entonces puedes recibir de ellos la fuerza para cambiar tu intención, a través de esta unidad.

En esencia, operamos en un deseo, en una sola línea: Si yo deseo otorgar a mi vecino, entonces puedo recibir la fuerza para hacerlo a través de él. Pero ¿De dónde saca él esa fuerza? El la recibe de la raíz, que hay detrás de esto. Es por esto que está escrito: “. Yo vivo dentro de mi pueblo”. En otras palabras, el Creador, la fuerza superior, la raíz, la cual creó la intención de otorgar, vive dentro del grupo. Él me dice: “Si tratas a tu prójimo de la manera correcta con el fin de otorgarle, entonces me encontrarás a Mi en el prójimo, en el punto exacto al que diriges tu otorgamiento. Entonces, tu intención cambiará, y realmente serás capaz de realizar esto”.

Está escrito en lo que respecta a esta acción: “Israel, la Torá, y el Creador son uno”. De esta manera, comenzamos a ver la realidad completa. Ahora en vez del mundo corporal que hay ante mí, veo el entorno. Y no me importa lo que hay en este. Lo que importa es que en la búsqueda de la fuerza para otorgar a través de la cual yo paso y alcanzo la raíz, es el Creador, quien existe dentro de mis amigos. Quiero unirme con mis amigos para otorgarles; yo encuentro al Creador dentro de ellos, que me proporciona la fuerza para que me conecte con ellos, y entonces me uno con Él a través de ellos.

Y entonces la persona comienza a trabajar en dos líneas. Por un lado, ve cómo el Creador le impulsa a usar a su vecino, ve los diversos pensamientos crueles que le llegan desde el interior del grupo sobre la manera de usar a los demás, cómo beneficiarse a costa de ellos, y recibir placer del grupo. Sin embargo, en respuesta a este placer directo, la persona restringe su intención, y busca, por el contrario la posibilidad de otorgarles a sus amigos mientras permanece en la misma línea. Ella desea usares a sí misma para el bien y el beneficio de sus amigos y retornar al Creador a través de ellos, construyendo así las diez Sefirot de la Luz Reflejada.

Ahora, la persona tiene las “dos caras de la moneda”. Al compararlos a ellos y evaluar el grado en que puede usarlos, ella se alista para aceptar la invitación del Creador y desarrollar la actitud correcta hacia Él. Se abren ante él dos realidades:

  • Cuando yo recibo placer directamente del Creador a través de la naturaleza o del entorno, si estoy listo para seguir recibiendo más y más de lo mismo, este tipo de existencia es percibida como “este mundo”.
  •  Pero si yo otorgo tanto como pueda y me dedico a mis amigos y al Creador, entonces revelo otra existencia, opuesta a la Luz Reflejada.

De esta manera la persona adquiere dos mundos.

(71254 – De la Convención en la Aravá del 23 de Febrero del 2012, Lección # 1)

En busca de un socio espiritual

Hace unos 40 años, el divorcio era considerado un acto deshonroso, hoy en día, no hay nada inusual en ello. ¡La gente no entiende por qué tiene que casarse, tener hijos, y por qué debería seguir viviendo!

Si no encuentra la respuesta a esta pregunta, la persona no necesitará tener una familia o tener hijos. Yo puedo seguir viviendo por mi cuenta lo más cómodamente posible, lo que suceda más adelante no me preocupa. Hoy en día, esta es la forma en la que nuestro ego se relaciona con la vida.

Pero si descubro una meta más alta, la forma de abrir las puertas a otro mundo, a la intención eterna, además, si yo sé que puede suceder aquí y ahora, entonces, aunque requiera de una mayor responsabilidad y me imponga ciertas obligaciones como anularme a mí mismo para alcanzar la meta y lograr su importancia, esto me obligará a crear una familia.

A continuación, ¡yo me caso con una mujer que elija, no debido a mis instintos animales, sino más bien como resultado de mi búsqueda de un socio espiritual! Mi esposa se queda conmigo todo el tiempo y se convierte en un indicador a través del cual yo rastreo, si todavía estoy en el camino correcto.

Entonces, en realidad alcanzamos la meta que nos une; ¡en vez de tolerar simplemente el uno al otro, nos unimos como un todo! Esto es llamado: “Un hombre y una mujer y la Shejiná (Divinidad) entre ellos”.

Empezamos a relacionarnos entre nosotros a través del Creador, puesto que no estamos solos: Él siempre está entre nosotros. Es por eso que veo a mi esposa a través del prisma del Creador, es decir, no veo tanto al Creador como ella. En consecuencia, ella ve al Creador y a mí.

Si no tomamos en cuenta el tercer factor que no vamos a ser capaces de construir un triángulo (un hombre, una esposa, y la Meta), ni seremos capaces de vivir juntos. En el nivel animal es posible, pero en el “nivel hablante” no es factible.

No voy a ser capaz de identificar al Creador, si no me veo a mi esposo o esposa a través de este prisma.

Originalmente, éramos parte de un alma común: Adán y Eva. Ahora, tenemos que revivir esta “estructura”, a pesar de que la serpiente (nuestro enorme ego) nos ha dividido. Tenemos que corregir esta “serpiente” y revelar al Creador entre nosotros.

Pregunta: Entonces, es inútil esperar un “príncipe en un caballo blanco”. ¿Debemos más bien buscar al Creador?

Respuesta: ¡El Creador está por encima de cualquier otra cosa! Más tarde podrás enfocarte en quien puede reponerlo a Él ante tus ojos.

(30406 – De una lectura “sobre la feminidad” del 12/14/10)

Familiarizándome desde detrás de la puerta

Baal HaSulam, Shamati, artículo 26. “El futuro de uno depende y está atado a la gratitud por el pasado”: Está escrito, “El Señor es elevado y el inferior lo verá,” que sólo el inferior puede ver la grandeza. Las letras Yakar (precioso) son las letras Yakir (conocerás). Quiere decir que uno conoce la grandeza de algo al grado de que sea precioso para uno.

Uno se impresiona de acuerdo a la importancia de la cosa. La impresión le trae a uno la sensación en el corazón, de acuerdo a la medida del propio reconocimiento de la importancia, a ese grado nace la alegría en él.

Para percibir la realidad en la cual me localizo y de la cual aún no me doy cuenta, necesito desarrollar la sensibilidad hacia ella y su percepción. Hacemos lo mismo en otros casos ya que las leyes aquí son invariables.

Con lo que sea o con quien sea que esté trabajando, ya sea metal, madera, plástico, personas, animales, o plantas, gradualmente comienzo a sentir el material con el que estoy trabajando. Mientras más importante sea para mí, más interesado estoy en este y más penetro en sus cualidades con mi percepción. Ahora, incluso una simple pieza de madera puede decirme mucho, incluso si para alguien extraño a esto no le merece ninguna atención. Todo está en mi conexión con ello, la importancia que le doy. Es lo mismo en todo.

Un auténtico maestro es aquel que valora el material con el que trabaja y valora su profesión, y gracias a ello, ve toda la gama de sus matices. Antes, solía ser como todos los demás, pero ahora, al haber invertido los esfuerzos en familiarizarse con el material, él se está convirtiendo en un especialista y distingue las miles de facetas y matices en este.

Es exactamente lo mismo en lo espiritual. Sólo hay un problema. Si en nuestro trabajo vemos por adelantado con lo que tratamos y penetramos en todos los puntos finos, entonces en el mundo espiritual, la situación es diferente. Ahí, no tendré el “material de trabajo” hasta que desarrolle un órgano sensorial especial. En nuestro mundo estudio lo que ya veo, mientras que en el mundo espiritual, primero tengo que desarrollar la sensibilidad, y sólo hasta ese grado comienzo a sentir el objeto con el fin de estudiarlo y llegar a conocerlo.

Entonces, la toma de consciencia de la importancia precede a todo lo demás. Al principio debemos agregar la importancia del objeto espiritual y sólo después lo descubrimos ¿Entonces por qué esto no es requerido en nuestro mundo? Esto es porque mi “aproximación” es egoísta en este caso; valoro lo que ya estoy viendo. Por otra parte, en el mundo espiritual, primero debo exaltar al objeto ante mis ojos, agregar la importancia y valorarlo. A ese grado me intereso con una relación especial, con una sensibilidad agudizada. Comienzo a sentirlo no desde el umbral de la puerta sino desde detrás de la puerta, desde un estado oculto. Y después, cuando comienza a surgir, lo estudio y me conecto a ello.

(71880 De la convención de Aravá 24 de febrero del 2012, Lección 5)

Una adición de realidad

Nuestra realidad es una, y todo depende de la persona que la percibe o la revela. En primer lugar, nosotros revelamos sólo una pequeña parte de la realidad, este mundo. Entonces, mientras se amplían nuestras vasijas y se aumenta nuestra sensibilidad, sentimos una realidad cada vez más compleja y rica, llamado el Mundo Superior.

¿Cómo podemos elevar la percepción de una realidad superior? Después de todo, siempre estamos hablando no sólo de esto, sino de la persona que la recibe, la siente, la revela, y la alcanza. Entonces, ¿cómo podemos pasar del nivel de la persona común al nivel de una persona que alcanza?

La diferencia entre ambas, radica en la sensibilidad de ellas a su realidad. Si la percibimos solo por medio de las vasijas, cualidades y sentidos con los que nacimos, entonces estamos viviendo en nuestro mundo, y percibimos nuestra existencia dentro de él. Sin embargo, si dentro de nosotros desarrollamos una receptividad adicional, sentiremos “una adición de realidad”.

Los cabalistas dicen que podemos sentir esta adición si comenzamos a tratar nuestra realidad de una manera más sensible, de una manera especial. Esta es una actitud especial, esencialmente, la realización de la importancia y el respeto por el atributo de otorgamiento que existe en la realidad superior.

Y eso significa que debemos preocuparnos por una sola cosa: cómo podemos empezar a respetar el atributo de otorgamiento, ¿cómo podemos aumentar su importancia ante nuestros ojos? Esta es la razón por la cual los cabalistas escriben artículos, libros y cartas para nosotros, dándonos diferentes ejercicios y explicándonos la forma en la que debemos unirnos para que en virtud de los diversos esfuerzos, la realidad superior, es decir, el atributo de otorgamiento, sea muy importante para nosotros.

Sin embargo, el objetivo principal no es ni siquiera este, sino que nosotros veamos la importancia de la Fuente de esta cualidad, la Fuerza Superior, el Creador, la Raíz. Cuando la persona concede gran importancia a la Raíz, comienza a sentir los nuevos fenómenos. Y entonces entiende lo le pasaba antes, su historia.

Resulta que a lo largo de toda su vida, en cada momento el Creador construyó este proceso para ella y la persona siempre progresaba adecuadamente hacia el alcance espiritual, hacia el desarrollo de nuevas sensaciones. Esta es la única cosa que estaba haciendo, aunque ella no lo sabía.

Y ahora, en el punto presente, tengo que entender que hasta este momento, todo fue llevado a cabo por el Creador, y tengo que estar agradecido con Él por el buen desarrollo y los impulsos para seguir adelante. Pero de ahora en adelante, todo depende de mí.

Sabemos que aspiramos a avanzar correctamente cuando en realidad vemos que en el pasado, el Creador constantemente nos empujó hacia adelante en la dirección correcta. Y ahora, en cada momento, estamos en el estado de la elección.

(71884 – De la Convención Arvut en la Aravá del 24 de Febrero del 2012, Lección # 5)

¿Las obras maestras ya no nos deleitan?

Pregunta: Usted habla constantemente de la educación integral. Pero no todos pasarán su tiempo en el trabajo espiritual porque las personas tienen otros deseos corporales: baile, música, trabajo creativo, etc.

Respuesta: No creo que las personas vayan a tener muchos otros deseos secundarios. El desarrollo de la comunidad integral será tan pleno que consumirá todos los otros hábitos, intereses, pasatiempos, y las personas encontrarán todo lo que pueda satisfacerlos, incluyendo una nueva cultura, música, y literatura, todo, en su conexión integral, actividades, y comunicación.

El llenado que una persona recibirá a través de la conexión con otros es la satisfacción más alta, el llenado de la Luz. Él o ella no tendrán otras demandas. Por supuesto esto incluirá música, literatura, y arte, pero serán completamente diferentes. Reflejarán el nuevo mundo de la persona, su nueva visión, y nuevos movimientos.

Comentario: Las personas no están de acuerdo con la predicción de la desaparición de los valores culturales contemporáneos: música, arte….

Respuesta: ¡No desprecio los valores culturales, no les resto importancia, o aliento su destrucción! La música, la literatura y el arte son muy importantes en mi visión y percepción del mundo; son una fuente de emociones positivas para mí. Pero el asunto es que al avanzar, la cultura, construida en base a la percepción egoísta del mundo, gradualmente desaparecerá. Los significados, sensaciones, satisfacciones, cualidades, y valores impregnados en nuestras obras de arte actuales se perderán. No tendrán significado para nosotros.

En otras palabras, veré a la mejor música, la mejor literatura, y las más bellas obras de arte como algo muy pequeño que no corresponde a mis nuevas demandas porque son creadas por una pequeña persona que sólo tiene la habilidad de dibujar lindas imágenes, usar las palabras de forma agradable, o expresar emociones a través de la música. Pero todo esto está en un nivel egoísta tan pequeño que sólo satisface a mi pequeña alama sicológica de manera que cuando desarrollo nuevos instrumentos de recepción y alcance, simplemente dejo de sentir cualquier grandeza en esto.

Digo las cosas como son: He estado en el Louvre, he observado las pinturas, y no fui capaz de “encontrarme a mí mismo” dentro de ellas. Pero hace algún tiempo, me deleitaban tanto que quería continuamente regresar a esos pasillos. Gradualmente comienzas a sentir que esas cosas están en un nivel que absolutamente no te llena, no te deleita, y no ves ningún valor en ello.

Una persona comienza a demandar un llenado más grande, más alto. Y esta perspectiva existe y definitivamente sucederá. Básicamente, este es un vector de crecimiento.
(72033 De KabTV “Las bases de la sociedad integral” 12 de febrero del 2012)

Tu pieza faltante en el rompecabezas del alma

Pregunta: Si una persona se desanima en el proceso, ¿significa eso que no invirtió suficiente esfuerzo hacia el amor por los amigos?

Respuesta: Si una persona no se desanima de su desarrollo espiritual, esto por lo general proviene de orgullo, de su propio posicionamiento por encima de los demás. Y esta es una enfermedad general que se encuentra en cada uno de nosotros. El orgullo es la base del deseo de recibir, que nos viene a nosotros directamente del Creador. El Creador es único, y por esto también nosotros nos sentimos únicos.

Y yo soy realmente único porque soy una pieza del rompecabezas general que no se encuentra en ninguna otra persona. Por lo tanto, siento de manera justificada que soy especial. La pregunta es sólo ¿cómo voy a usar mi singularidad? ¿Voy a tratar de complementar a los demás en cualquier manera posible?

El rompecabezas espiritual no es lo mismo que un rompecabezas donde cada pieza corporal está en contacto sólo con algunos de los vecinos más cercanos, y aleja de todos los demás. En el rompecabezas espiritual yo estoy conectado con todos. ¡Esto es asombroso! Imagínate que hay 600.000 piezas del rompecabezas y yo estoy conectado con cada una de ellas. También cada una de ellas está conectada con todas las demás piezas. Esta no es una conexión simple, sino que en cada nivel, todos nuestros Ketarim (coronas) están conectados entre sí, en todos los niveles de Bina (sabiduría) que están conectados el uno al otro y así sucesivamente.

Así, entre nosotros hay una estrecha relación de otorgamiento que todavía tenemos que descubrir. Al final de la corrección, gracias a nuestra sensibilidad y comprensión de esta relación complicada, será revelada con “620” veces mayor intensidad: en lugar de Nefesh de Nefesh, NRNHY de NRNHY.

Imagina que hubo un sistema simple de 600.000 piezas que estaban conectadas en serie, una tras otra, como un rebaño de ovejas. Y de repente, ellas se conectan en todo tipo de vínculos, complementándose y llenándose unas a otras en todas las situaciones y atributos.

(71599 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 2 de Marzo del 2012, Shamati # 35)

Belleza y “alta” costura

Pregunta: ¿Cuál es la importancia de la apariencia de una persona en un mundo integral? ¿Debe una persona lucir bien?

Respuesta: Claro: “Una persona necesita ser bella en todos los aspectos.” ¿Conoces el dicho? Pero en realidad las cosas están lejos de ser así. Mira la cultura moderna ¿Dónde ves belleza? Nos “tragamos” todo aquello con lo que nos “alimentan” los medios, y a ellos sólo les preocupa vender cosas; cambian unas cuantas cosas, para hacernos comenzar a comprar y gastar más rápido. En realidad esto no tiene nada que ver con la belleza, la estética, o el diseño.

Mira la moda “artificial” que no tiene nada nuevo que crear, así que la misma moda regresa cada veinte años. Pero para entonces ya no tenemos cosas de hace veinte años. En otras palabras, todo se mueve alrededor de los negocios, y no es el sentimiento de estética belleza lo que nos mueve, sino el “sentimiento de la belleza del dinero” de ciertos magnates que ordenan al diseñador: “Danos algo nuevo, las personas ya no compran las cosas viejas”. Saben cómo funciona esto. Y todo esto se promueve ante ti y ellos te convencen de que no luces bien sin ello.

Por supuesto todo esto gradualmente desaparecerá, las crisis irán poniendo todo en su lugar, y la “alta costura” desaparecerá. Experimentaremos tales dificultades que no quedará nada para los productos de la moda. Una persona tendrá una actitud normal hacia el mundo, hacia la vida. Su cerebro “cambiará”. Entenderán que viven en un mundo muy serio y que pueden alcanzar la eternidad, la perfección, así que no desperdiciarán su vida vistiendo mejor a su “animal”, comprando cosas constantemente, y satisfaciendo deseos innecesarios: por riqueza, fama, poder, conocimiento.

Pienso que la humanidad caerá en cuenta de esto muy rápidamente. Sólo tendrán la aspiración de alcanzar el significado de la vida; tendrán esta pregunta. Y aparte de buscar la respuesta a esta pregunta, además serán capaces de alcanzar el significado de su existencia y verla por sí mismos.
(72029 De KabTV “Las bases de la sociedad integral”)