entradas en '' categoría

Tres factores para un mecanismo de trabajo apropiado

Pregunta: ¿Cuál es el verdadero estándar para medir el amor por los amigos? ¿Cuál es la correcta definición de un amigo?

Respuesta: Un verdadero chequeo de la persona del grado de amor por los amigos es su entendimiento de que no será capaz de alcanzar la meta más importante en su vida sin nuestra unión dentro de un todo y mientras estamos dentro de este conjunto, también revelamos al Creador.

Resulta que tanto yo, como mis amigos y el Creador somos igual de importantes para mí. Ellos se convierten en uno (1) con relación a todo lo demás que considero cero (0). Mientras más me acerco a dicha forma, mayor es el grado de mi amor.

Un amigo es mi parte más cercana del alma junto con lo que estoy construyendo un sistema en el cual se revelará la unidad. Se trata de un engranaje que existe junto a mí. Tengo que buscarlo para girar juntos de acuerdo al deseo del Superior.

Resulta que ya creamos un sistema. Solo necesito un amigo con quien girar en conjunto cuando anulamos nuestro ego, entramos en el engranaje con nuestras ruedas dentadas, pero este control se realiza de acuerdo a la voluntad de la fuerza superior.

Nos anulamos a nosotros mismos y como resultado entramos en conexión. Hacemos esto precisamente para anularnos ante la petición previa desde Arriba y le permitimos al Superior que nos haga girar. Llegamos a un acuerdo los unos con los otros para conectarnos en aras de sentir la orden del Creador que comienza a movernos. Aquí los tres factores son necesarios.

(70072 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 14 de Febrero del 2012, Escritos de Rabash)

El libro para el que está perdido en el desierto

Las personas que no están comprometidas en el trabajo espiritual tomaron una Torá diferente, que uno puede entender,  llevar a cabo, de la cual puede exigir recompensas, incluso arreglar exámenes y contar las hojas memorizadas. Y la  persona que aspira al desarrollo espiritual está siempre encarando lo desconocido, lo imposible, en contra de su voluntad y de la razón y por lo tanto ella necesita fe, es decir la fuerza del otorgamiento, la cual es más elevada que la fuerza de la recepción.

Esto se llama fe por encima de la razón. Por lo tanto, sucede el avance espiritual y se nos dice: “La opinión de la Torá es opuesta a la opinión de los dueños de casa”.

 Este es el camino para todos los que han encontrado el “Libro”. Pero hay muchos amigos que deambulan en el desierto, sufriendo por sus infelices existencias y a los que les gustaría mejorar sus condiciones. Ellos no buscan el alcance espiritual y el ascenso al próximo grado más elevado, sino que simplemente quieren mejorar sus vidas en el grado donde ellos se encuentran ahora. Y ellos deberían ser tratados como el Rambam escribe: “A las mujeres, a los esclavos, a los niños y a los ancianos se les enseña poco a poco hasta que ellos adquieran la sabiduría”.

Ellos también avanzarán y algún día una chispa, que ahora está profundamente escondida, irrumpirá. Y mientras tanto a ellos se les debería enseñar de acuerdo a la medida de su deseo, por el bien de las metas que ellos entienden antes de acercase.

Ellos pensarán que actúan para satisfacer su egoísmo. Pero dado que les enseñamos y que la oculta  Luz que Reforma pasa a través de nosotros hacia ellos, poco a poco la sabiduría les llegará y lentamente los secretos  les serán revelados. De esto modo, la humanidad entera avanzará hacia la meta.

(73085 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 19 de Marzo del 2012, “La última generación”)

Una buena vida para todos

Pregunta: ¿El objetivo del curso de educación integral es, como se dice, crear una buena vida para la gente que está desempleada?

Respuesta: En general queremos crear una buena vida para todos.

Queremos organizar lo de tal manera, que la gente que se queda sin trabajo (por ejemplo un millar de personas) sea ocupada en algo.

Queremos dividir el trabajo entre todos, según lo que le conviene a cada uno, para que cada uno trabaje 2 o 3 horas diarias y sienta que está obligado y puede otorgar a la sociedad. Y el resto del tiempo la gente podría estar en el sistema de educación y formación integral.

(72792 – De la “Charla sobre formación integral”, # 12 del 16 de Diciembre del 2011)

Sin sentimiento, sin discusión

Pregunta: Asumiendo que me volví integral y que posteriormente otro estado de desarrollo se revele en la naturaleza. ¿Me tengo que reajustar otra vez o este es el último estado de desarrollo?

Respuesta: Nadie lo sabe. Yo no puedo decirte eso.

¿Qué clase de persona seria puede hablar acerca de algo que no encaja en su marco de sensaciones y de estudio? ¿Imaginar algo? Eso no es serio. Sólo los filósofos y los místicos son capaces de eso.

Nosotros nos ocupamos de la ciencia y descansamos sólo en datos científicos. No discutimos ni tomamos en consideración nada que nosotros no descubramos en la naturaleza. Por lo tanto solo hay lugar para experimentar.

(72792 – De la “Charla sobre formación integral”, # 12 del 16 de Diciembre del 2011)

Qué precede a nuestras intenciones

Podemos hablar acerca de nuestro avance y de nosotros mismos, así como imaginar la perspectiva desde Arriba, desde la fuente de la realidad. Revelamos nuestro trabajo desde abajo, y su causa la revelamos desde Arriba.

¿Cuál fue el propósito de la creación? Está dicho que tal es el deseo del superior: crear una criatura tan perfecta como lo es Él. Así en todas nuestras acciones e intenciones, mientras analizamos lo que sucede con nosotros, debemos siempre recordar que la meta final de todo eso es revelar al Creador, revelarlo precisamente a Él.

Lo que siento, pienso, reflexiono, o aspiro, es correcto; así es el camino del análisis ¿Pero qué revelo en este camino, mi propio yo? No, me revelo a mí en oposición al Creador. Es decir, de hecho, lo revelo a Él.

Sabemos por la sabiduría de la Cabalá que en el mundo del Infinito no hay deficiencia en nada excepto la toma de consciencia del Dador. La criatura, llamada Maljut del mundo de Infinito, debe entender, sentir, y alcanzarlo a Él.

Es por eso que esta creación completa es necesaria: el descenso a nuestro mundo y el ascenso de regreso a Maljut del Infinito, que debemos llevar a cabo. Este camino de abajo hacia Arriba tiene como fin el solo propósito del ascenso en el alcance del Dador.

Lo alcanzamos de acuerdo a la equivalencia de forma: Mientras más nos parecemos a Él, más lo entendemos y lo sentimos, y más nos acercamos a Él. El resultado final está en su pensamiento inicial; entonces, antes que nada, tenemos que establecer la intención, es decir, ¿qué quiero alcanzar a través de todas mis acciones? Lo que está hecho está hecho, ¿pero por qué lo necesito?

Sin embargo, incluso antes de clarificar la intención, necesito el pensamiento inicial del origen primario de esta intención ya que la idea es revelar al Dador, al Creador. Esa es nuestra meta.

Yo revelo en mí mismo pensamientos, intenciones, deseos, y actitudes, pero en esencia, a través de esas acciones lo busco a Él “¿Cómo abordo el hacerlo? ¿Qué pienso? ¿Qué quiero? ¿Cómo interactuar con alguien o algo?” Antes de cada uno de esos discernimientos me preparo con la actitud correcta: Todo lo que hago tiene como finalidad revelar al Creador.

Necesito trazar algunas conexiones aquí:

  • Quién quiera que yo soy, Él lo preparó para mí;
  • Lo que sea que pienso en cada segundo, Él me lo da;
  • Lo que sea que me sucede justo ahora durante este análisis, me sucede de acuerdo a Su voluntad.
  • Como sea que reacciono a lo que siento, Él, también me lo da.

Existe solo un pensamiento, una frase que debe siempre ser mía: “Todo lo que está sucediendo conmigo viene del Creador”. El primer artículo de Shamati habla de ello: “No existe nadie más que Él”.

Ahora, cuando clarifico mis intenciones, ya sea en aras de la recepción o en aras del otorgamiento, ciertamente vienen del Creador. Sin embargo, lo que es importante para mí en este análisis es que lo revelo a Él; clarifico quién es Él.

A partir de todos esos discernimientos, el mosaico de la realidad toma forma dentro de mí. Mis amigos, el mundo a mi alrededor, sus eventos y circunstancias, todo debe fusionarse en una imagen del Creador. Al grado en que esta aparece internamente, se reúnen las piezas separadas: todas las criaturas, todo este mundo, todos los mundos juntos en una sola estructura cuya forma interna es llamada el “Creador”. En su totalidad, esta estructura representa Maljut del mundo del Infinito o, en otras palabras, la vasija, el deseo. Es precisamente Su forma, Su estructura, e interacción de todas Sus partes: deseos, pensamientos, e intenciones que toman la forma del Dador.

El Creador mismo, Atzmuto, no tiene una forma. Sin embargo, conducimos un análisis sin descanso en nosotros mismos y gradualmente creamos la forma similar a la de Él. Como resultado, Él puede ser revelado. De la misma manera, para detectar ondas que nos son desconocidas, construimos un dispositivo en el cual pueden ser duplicadas y reproducirlas. Nos permite descubrirlas y estudiar su naturaleza.

El escrutinio interno crea un “lugar” para revelar al Creador; de otra manera, Él permanecerá oculto de nosotros. Es por eso que está dicho que el Creador quiere habitar en los inferiores, es decir revelarse a Sí mismo hacia ellos. Esa es la razón por la que Él creó el mundo del Infinito, y nuestro trabajo consiste de revelarlo a Él a través de nuestros esfuerzos.

Así, la revelación del Creador es el resultado de nuestro escrutinio interno. Él no se revelará a Sí mismo, se necesita aquí de nuestros esfuerzos y fatiga. Nosotros hacemos nuestros esfuerzos, lo queremos y no lo queremos, las fuerzas de recepción y otorgamiento chocan dentro de nosotros, y así constantemente preparamos un lugar para Su revelación.

Eventualmente, este lugar se vuelve lo suficientemente “flexible” para poder detectar en este pequeñas “ondas”, las formas del Creador en la materia del deseo. Mientras más suavizamos nuestro material, más se revela el Creador dentro de este. Él mismo está oculto; sin embargo, la materia comienza a asumir Su forma. De esto se componen todas nuestras clarificaciones: con ayuda de ellas estamos preparando nuestro deseo de asumir Su impresión, Su revelación.

Por lo tanto, con cada acción es necesario recordar que nosotros, el mundo, y todo lo demás en general, existe sólo con el fin de revelar al Creador. No es un tópico a discusión sino el hecho que desciende de las fuentes de la creación. Si establezco la base para cualquiera de mis acciones, pensamientos, o intenciones con ese hecho en mente, si originalmente tomo este curso, si estoy dirigido hacia la revelación del Creador porque tal es Su deseo, entonces estoy dirigido hacia el Infinito, justo hacia la meta. Y todo lo que hago más tarde seguramente entrará en esa reserva de esfuerzos que debo rellenar.

Todo lo demás tendrá lugar de todas maneras. Sólo una cosa depende de nosotros: dirigir todos nuestros esfuerzos hacia la revelación del Creador.

Más tarde, surgen las siguientes preguntas: ¿qué representa esta revelación? ¿Cómo la llevo a cabo? ¿Qué acciones resultarán más efectivas? ¿De quién depende: de mí, de otros, o de nuestra interacción? Al final, estamos hablando del método que los cabalistas nos describen, explicándonos cómo llevar a cabo acciones que son las más benéficas para la revelación del Creador.

Hoy, toda la humanidad está en el comienzo de esta revelación. La evolución llegó a su conclusión; el mundo ya ha realizado el potencial del progreso materialista. No tenemos nada qué buscar en otros planetas y nada qué extraer de la tierra; hemos tratado todo en su superficie también, y vimos que nuestra vida es limitada y nos lleva a un callejón sin salida.

Es el comienzo de la revelación del Creador a todas las criaturas. Debido a este impedimento las personas comenzarán a hacer la pregunta: “¿Para qué y por qué vivo? ¿Cuál es el propósito de la vida?”

De aquí en adelante aprendemos que el propósito de nuestra vida es revelar al Creador, o, para ser más preciso, prepararnos para Su revelación. Logramos eso al unirnos, y suavizando mediante eso, nuestro deseo de recibir para que se vuelva altruista y comience a asumir varios tipos de otorgamiento. Después de todo, el Creador es la cualidad de otorgamiento, y si establecemos tal conexión mutua, le ayudamos a Él a revelarse entre nosotros, preparamos el terreno para ello, la materia que será capaz de asumir Sus cualidades, Su proyección.

Así nos desarrollamos en precisa equivalencia con Su forma.

(71271 – De la Convención en la Aravá del 23 de Febrero del 2012, Lección # 2)

La única solución correcta es la unificación

Cuando los países desarrollados estuvieron suficientemente avanzados, comenzaron a desarrollar a los así llamados países del “tercer mundo” (en Asia y África) y entraron en esos países para establecer fábricas y preparar todas sus infraestructuras. Pero para establecer la fabricación, es también necesario educar a las personas, por lo tanto comenzaron a abrir escuelas ahí. En adición, las naciones desarrolladas comenzaron a aceptar estudiantes de esas regiones en sus universidades. Y de ese punto en adelante, toda la humanidad se volvió interconectada al nivel de la prosperidad material, la educación, la ciencia, y la cultura.

Hoy, todos los países del mundo están unidos por lazos muy estrechos. Los americanos dicen en broma que cuando quieren llamar de Nueva York a Boston, la llamada primero pasa por la India, donde hay personas sentadas contestando los teléfonos y conectándolos. Aparentemente esas líneas telefónicas nos conectan el uno al otro a tal grado que no nos preocupan las distancias, no ignoramos ningún país, y ni siquiera nos preocupa tener que instalar un cable de comunicación transcontinental.

Y si ahondamos incluso más en el asunto, veremos que todo el planeta está envuelto en una red de comunicaciones enorme multifacética y con muchos estratos. Y hoy, es imposible construir o fabricar algo si no tienes suficiente conocimiento o una oportunidad de recibir el equipo más adecuado de algún productor en el mundo, si no tienes acceso a la información y especialistas necesarios. Así es como está construido nuestro mundo ahora.

Todos esos lazos se desarrollaron en el último siglo, pero de pronto hemos descubierto que por muchas razones este sistema no está funcionando. Analistas en el campo de la sociología, las ciencias políticas, la economía y las finanzas están ofreciendo sus soluciones a este problema, cada uno a su manera. Pero a final de cuentas, existe sólo una simple solución: Este sistema ahora nos exige una conexión más interna.

Y para continuar nuestro desarrollo, debemos lograr una conexión más cercana y entender y aceptar la necesidad de la garantía mutua, es decir, el hecho de que dependemos uno de otro, vivimos en el planeta Tierra, y que no existe otra alternativa que sentir que somos todos como una familia.

En otras palabras, nuestro desarrollo comenzó mediante comerciar lo que producimos: equipo, alimentos, etc. Gradualmente, comenzaron a  formarse empresas conjuntas y bancos internacionales; las bolsas de valores comenzaron a unirse. Puedo hacer transacciones en la bolsa de valores de Tokio y un segundo después, en las bolsas de Alemania, Moscú, o Nueva York. No importa dónde o con qué comercio porque en cualquier lugar, todo es en esencia lo mismo. Sólo analizo dónde vale la pena invertir y dónde no.

Pero el dinero es mantenido en un solo lugar, y los bancos sólo se envían notificaciones de transacción a través de medios electrónicos, y esto es suficiente. No nos importa siquiera dónde está almacenado el dinero físicamente porque consideramos el oro como principal equivalente de su valor, Tal vez el dinero en sí está almacenado en uno de los países del “tercer mundo” como depositario de todas las reservas de oro, pero lo importante es que se lleva aquí una contabilidad estricta.

Como ya se mencionó, últimamente sentimos que nuestra conexión no puede continuar de esta manera. Esto es especialmente cierto en Europa. Por una parte, es el lugar más desarrollado, pero por otra, es el más desunido. Y ahora estamos viendo que debido a esta desconexión, carecen de una concordancia interna, del entendimiento y la sensación de que pertenecen a un solo sistema. Esto estorba a todos los países del mercado global ya que un solo mercado no es suficiente. Además es necesario unir a todos esos países con lazos mucho más estrechos, pero esto no es fácil.

La dificultad está en que necesitamos ser cercanos el uno al otro en espíritu, basados en nuestro entendimiento de la situación y reconocimiento del hecho de que no podemos existir sin el otro. Por eso es necesario cultivar en las naciones de Europa un entendimiento de que se requiere de la dependencia mutua entre ellos.

Es claro que este es el caso, el problema es que incluso si los que toman decisiones en política, los científicos, las clases medias, y la persona promedio entienden con su razón la necesidad de cambios, aún no están emocionalmente listos para renunciar a sus vidas individuales y a sus características nacionales.

En realidad, pensamos que esto ni siquiera es necesario. Una persona no necesita cambiar su comportamiento y hábitos pertenecientes a una cultura y tradiciones nacionales. Uno debe elevarse por encima de ellas hacia la conexión con otras personas, hacia la garantía mutua.

(67795 – Del Kab.tv de “Una nueva vida”, episodio 5 del 2 de Enero del 2012)

Tomando en cuenta al mundo entero

Al investigar el Universo, descubrimos que todos los sistemas son interdependientes. Los planetas giran alrededor del Sol, mientras que sus satélites giran alrededor de esos planetas. Mientras más investigamos este enorme sistema, más claramente vemos que todos sus componentes existen en movimiento interdependiente y se influyen entre sí. La Luna por encima de la Tierra influye todo lo que tiene lugar en la superficie de la Tierra: nuestra salud, sensaciones, las corrientes en lo profundo del océano, etc.

El Sol nos influye también: percibimos incluso las más pequeñas erupciones solares que suceden ahí. Incluso se dice que algunos fenómenos en el Sol podrían amenazar la misma existencia de la Tierra ya que son capaces de incinerarla literalmente. Naturalmente, éste afecta a todos nuestros sistemas electrónicos. El globo en sí es una “caldera hirviente”, y estamos viviendo en la superficie de una esfera, la cual en su interior está en llamas. Y todo esto existe en un equilibrio muy vacilante.

Los biólogos, zoólogos, y botánicos nos dicen que el surgimiento de la vida en la Tierra sólo fue posible debido a condiciones absolutamente especiales que no existen en ninguna otra parte del Universo. Hasta este día, no han descubierto nada en ningún otro lugar, y es bastante improbable que incluso existan tales lugares. Y dado que el origen de la vida requiere de muchas condiciones relacionadas con parámetros como la fuerza gravitacional, la cantidad de agua, la presión, la temperatura, etc. que se cumplen simultáneamente, se concluye que todos esos parámetros forman una gigantesca fórmula. Y sólo si hacemos un cálculo muy preciso de acuerdo a esta fórmula, seremos capaces de aprender qué condiciones previas conducen al surgimiento de la vida.

En las noticias usualmente se nos dice cómo estará el clima en los siguientes días. Los meteorólogos pueden preparar un pronóstico del clima para la semana siguiente, pero no más ¿Por qué?

Los pronósticos de temperatura, humedad, o velocidad del viento están basados en cálculos realizados usando fórmulas extremadamente complejas, y poderosas computadoras, tomando en consideración las condiciones del clima en todo el planeta. En pocas palabras, las condiciones entre esos parámetros tienen tantas facetas, son tan profundas, y ricas, que incluso una sola predicción para la temperatura del aire de mañana, la altura del oleaje, y otros factores que necesitamos para planear los vuelos, las rutas de navegación, y todo tipo de otros propósitos, nos habla de la interconexión de todas las partes de la naturaleza, de cómo la naturaleza inanimada influye a la naturaleza vegetativa, la vegetativa influye a la animada, y la animada influye al hombre, mientras que el hombre, influye en todas ellas.

Nuestra vida depende de la naturaleza inanimada ya que vivimos en la tierra y extraemos todos los recursos necesarios de sus profundidades. Dependemos también de la naturaleza vegetativa ya que en esto está basada nuestra agricultura, y también de la naturaleza animada ya que son productos alimenticios necesarios para nuestra existencia. Aparte de todo eso, no seríamos capaces de mantener una vida normal excepto en una sociedad en la que cada uno ocupe su correspondiente nicho dentro de ella, al realizar alguna función particular.

Mientras más avanzamos en el transcurso de la historia, más compleja se volvió nuestra sociedad, y más dependientes nos volvimos uno del otro. Hoy realizamos transacciones y transferimos dinero de un banco a otro; enviamos embarcaciones con varias cargas de un continente a otro. Y si consideramos las ropas que usamos, podemos decir con toda confianza que no fue un sólo país el que estuvo involucrado en su manufactura. Uno produjo las materias primas, otro las procesó, otros las cosieron, y otros más se ocuparon de la mercadotecnia y las ventas. Esto sólo enfatiza cuán dependientes somos unos de otros.

Ya estamos acostumbrados a esta interdependencia y lo damos por sentado. Excepto que esta es una dependencia completamente financiera y comercial, y nunca requirió de nuestro involucramiento emocional. Pero últimamente vemos que la conexión entre nosotros entre nosotros ha llegado a tales proporciones que exige de nosotros una cooperación más profunda, más estrecha, y más cercana.

Más aun, ésta se manifiesta a tal grado que lo que sucede en un país afecta directamente los eventos en otro. No es un accidente que hoy veamos cómo un país puede intervenir en los asuntos de otro, incluso cambiando el régimen e invadiendo su independencia. Un ejemplo muy gráfico son las protestas en Siria, donde los representantes de diferentes países están expresando sus quejas acerca del hecho de que muchos civiles no combatientes están siendo asesinados. Y el embajador Sirio no tiene nada que responder a eso. Está actuando como si no fuera su país y no tuviera nada que ver con eso. Así, esta dependencia nos obliga a todos.

Vemos que estamos tan interconectados entre nosotros que ahora requerimos de varios mecanismos internacionales de gobierno, sin los cuales no podemos existir normalmente. Después de todo, si queremos tener comercio, desarrollar la ciencia y la cultura, si queremos una vida próspera, necesitamos desarrollar sistemas muy similares de formación, de cultura, y de enfoque hacia la vida.

Durante las pasadas décadas el turismo floreció en el mundo. Al visitar diferentes países, podemos ver cómo durante este tiempo los países se acercaron entre sí en términos del nivel de calidad de vida de las personas y su habilidad para percibir sus alrededores. Después de todo, vemos televisión, escuchamos las noticias, nos conectamos mutuamente a través de Internet. Y esta conexión entre nosotros pronto nos ayudará a eliminar todas las barreras de lenguaje: Nuevas máquinas harán automáticamente para nosotros las traducciones, y alguien que no hable, digamos, inglés, que hoy es el lenguaje internacional, tendrá la habilidad de conectarse con todos.

De acuerdo a la investigación moderna, al parecer una persona promedio está conectada con todo el mundo a través de sus conocidos. Nos estamos acercando a tal grado que, por decirlo así, estamos sujetando las manos del otro. Hoy, ningún país puede hacer perforación, incluso en sus propios territorios porque a través de esto puede interrumpir el equilibrio dentro de la corteza terrestre, y lo que suceda en un país puede tener consecuencias no sólo para sus vecinos, sino también para el resto del mundo.

Hemos firmado tratados internacionales con respecto a las diferentes esferas de las actividades humanas que pueden causar daño a otros, por ejemplo, acuerdos que establecen cuotas para la pesca. Cada país tiene su límite de emisiones de elementos dañinos hacia la atmósfera o en la extracción de recursos naturales de las profundidades de la tierra. Hemos comenzado a sentir cada vez más que vivimos en un planeta y que es nuestra casa compartida. Y en realidad, aquí somos dependientes unos de otros y no podemos hacer lo que nos plazca.

Desafortunadamente, aún estamos desarrollándonos de forma egoísta y esto no nos permite tomar en cuenta al otro. Incluso hemos ensuciado el espacio exterior al enviar cohetes de manera que en este punto, una gran cantidad de satélites así como millones de fragmentos, pequeños y grandes, orbitan la tierra. Y si algún tipo de accidente ocurre en la estación espacial, todos sus fragmentos pueden caer en cualquier lugar y sobre cualquiera.

Hemos sido también testigos de fenómenos tan desagradables como la erupción de un volcán en Islandia, que afectó toda Europa, hasta Siberia, paralizando las operaciones de muchos aeropuertos. Y el tsunami en Japón que fue provocado por un terremoto y causó daño a una planta nuclear forzó a muchos países a pensar que tal vez valdría la pena suspender el desarrollo de la energía nuclear.

Vemos que ni una sola nación pude construir su política interna y exterior sin considerar decenas e incluso cientos de factores externos. En cada movimiento que realiza, necesita tomar en cuenta al mundo entero. Y esto le atañe incluso a los países fuertes y principales que aparentemente no tienen que justificarse ante nadie. Y aun así, deben considerar a otros porque todos somos dependientes unos de otros, y nadie sabe cómo incluso el cambio más diminuto que ocurre en uno de los países impactará en los otros.

(67803 – Del Kab.tv de “Una nueva vida”, episodio 5 del 2 de Enero del 2012)

Lección diaria de Cabalá – 03.20.12

Preparación para la Lección

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Escritos de Baal HaSulam “Qué es el apoyo en la Torá en el trabajo”, (hasta: “En ese estado uno dice”)

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El Libro del Zóhar, selecciones, capítulo “Bereshit” (Génesis), “La corrección del mundo inferior desde el mundo superior”, ítem 311, Lección 86

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Talmud Eser Sefirot, parte 7, ítem 23, Lección 9

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

“Introducción al Estudio de las Diez Sefirot”, ítem 115, Lección 52

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

“Hasta el día en que las debilidades y las sombras huyan…”

Imaginemos que hay una puerta que se abre y se cierra automáticamente cuando la persona se acerca. Esta puerta comprueba la deficiencia de la persona, y si no es suficiente, no se le permite entrar.

Todo está listo para la comida y el anfitrión está esperando a los huéspedes. Pero Él está esperándolos de acuerdo al deseo de unirse de ellos, sólo si ellos quieren unirse con Él. Esto se comprueba de acuerdo a la disponibilidad que tienen ellos de conectarse entre sí, para que la conexión sea realmente con la intención de hacerlo con el fin de otorgar.

Si tú tienes el verdadero anhelo y deficiencia, se te permite entrar. Aquí no puede haber dos niveles. El primero es cuando la persona tiene éxito, pero aun no ha desarrollado el apetito suficiente, el suficiente deseo por la comida, lo que significa un deseo y anhelo por disfrutar de otorgar al Creador.

El invitado mismo deja de recibir algo, porque él mismo se ha restringido. Primero tenemos que alcanzar la altura de ese invitado que se avergüenza de recibir la comida de forma gratuita del anfitrión. Él está listo para recibir esto si es capaz de convertir su vergüenza en honor, y él lo hará por el anfitrión. Entonces, utiliza felizmente todos sus deseos y atributos, porque él puede otorgar.

Así, el invitado alegremente descubre que tiene un gran apetito, junto con la necesidad de utilizarlo correctamente: disfrutar de los refrescos para provocar el placer del anfitrión.

Si la persona avanza correctamente y constantemente busca apoyo para eso, ella necesita la Luz que Reforma. Comienza a pensar: ¿Cómo es posible evocar la Luz? ¿De qué manera? Es sólo por medio de la oración de muchos, junto con los amigos. Esta es la forma en que ellos avanzan.

Pero en cada paso del camino hay problemas. El deseo adicional de recibir que debe darse a conocer en cada nuevo nivel requiere corrección. En cada nivel hay una necesidad de corrección, porque no es un cambio menor del deseo, sino un ascenso a un nuevo grado. Cada cambio menor requiere que trasciendan los diez niveles de desarrollo, las diez Sefirot juntas.

Así que, la persona debe repetir todas las acciones que ella realizó en el nivel anterior. Si  entre tanto ella no siente ninguna diferencia significativa entre los niveles, entonces piensa que está repitiendo los mismos estados. ¿Y por cuánto tiempo puedes hacerlo? Estás cansado de repetir lo mismo una y otra vez.

Ella quiere ver algún progreso, aunque haya una cierta retirada. Al igual que en una rueda que gira, ella todavía quiere sentir el movimiento hacia adelante. Si no lo ve, hay un problema.

Puede ser que ella no vea el avance dentro de sí, pero lo ve en los demás y debe estar feliz por eso. Sin embargo, su ego corrupto no deja que se alegre por el éxito de los demás. Ella aun no está libre de su propio interés.

Está cubierta por una sombra, y que deja de sentir algún avance. En tales condiciones, ella pierde el apetito por la comida. De repente, pierde su poder y comienza a criticar todas sus cuentas anteriores, y a verlos como poco serios y poco realistas.

Con respecto a la realidad en la que ella se encuentra, la realidad de este mundo, nada le parece lo suficientemente serio, ni lo suficientemente sólido. Otras personas afrontan cosas que son comprensibles, que les traen beneficios reales que tú puedes realmente sentir y depositar en el banco, puedes llevar el salario diario de la familia en la noche y que puedes estar orgulloso de haber tenido éxito.

¡Pero aquí no hay nada, todo desaparece, al igual que el agua se filtra a través de la arena! Y no hay nadie a quien puedas culpar. Esto se llama una sombra.

Por lo tanto, muchos héroes caen en esta batalla. A menudo oímos de esos casos en grupos diferentes. Por un lado, hay que sentir pena por estas personas, así como de alguien que muere, porque nosotros sentimos que murieron. Pero por otro lado, en el futuro se unirán a la corrección, porque “el distante no será rechazado”, y “todo vuelve a su raíz”.

No depende de nosotros. Lo único que podemos hacer es tratar de crecer fortalecidos, construir apoyos correctos y las “barandas” correctas que nos apoyen, y poner “policías y guardias”. Si entendemos que la sombra llega a fin de que seamos más fuertes, porque sólo en el ocultamiento es posible descubrir el deseo adicional necesario para la revelación, entonces entendemos que no hay otra opción y que tenemos que seguir adelante.

(72997 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 3/18/12, Shamati # Ocho)

No un paso, sino completamente de cabezas

Un grupo debe darles un buen ejemplo a todos. Éste está jugando a lo que nos gustaría ser, como un niño que juega a ser un adulto, porque sueña con ser un adulto.

En nuestra vida diaria, cuando avanzamos por instinto por medio de la evolución, la naturaleza nos obliga a avanzar al empujarnos por la espalda por medio de los sufrimientos y al atraernos nos hacia el avance con placeres, mostrándonos ejemplos del entorno, evocando nuestro orgullo, nuestra pasión, nuestro deseo de controlar y otros placeres, todo lo cual nos hace anhelar crecer y lograr más.

Así avanza la naturaleza sobre los niveles inanimado, vegetativo, y animado, pero el hombre, que es la criatura más desarrollada de la Tierra avanza más que todos los otros niveles. No es suficiente que él nazca y adquiera la forma de un adulto en un par de semanas como lo hace un animal. Él tiene que asumir una nueva forma en cada generación. La naturaleza se encarga de eso y lo avanza.

Pero cuando tiene que crecer, como ser humano, en una forma que es ya diferente de los niveles inanimado, vegetativo y animado, todo se vuelve diferente. Nosotros no vemos la diferencia, porque nos relacionamos con el cuerpo humano como con un cuerpo bestial, prestamos atención a la cara del amigo, a la manera en que se comporta en el mundo corporal, y a su carácter. No entendemos que su componente espiritual está totalmente separado del cuerpo y que no pertenece a este.

Nosotros necesitamos este cuerpo con el fin de alcanzar la espiritualidad con él, alcanzar los atributos a través de él, para que nos permita conectarnos con los amigos internamente. Pero, en realidad, la forma espiritual es totalmente diferente de la forma corporal, como dos niveles diferentes. Al igual que en nuestro mundo hay una diferencia absoluta entre una piedra inanimada, el vegetativo,  el animado, el nivel humano también está cortado por una frontera llamada Majsom, que nos separa del nivel animado. Podemos elevarnos al nivel humano sólo por medio del impulso que nos mismos diseñamos. Estos impulsos son llamados: la importancia de la meta espiritual, la cual es lo contraria a nuestro nivel corporal.

Esta situación opuesta realmente existe entre todos los niveles del inanimado, vegetativo y animado. Nosotros debemos entender que en el proceso de la evolución, es imposible permanecer en el estado actual. Así que empieza a consolidar tus poderes con el fin de salir de tu estado actual y pasar al siguiente estado, que es más avanzado.

Lo mismo sucede en nuestro desarrollo. La Naturaleza nos trae a este punto, en el que sentimos la necesidad de un desarrollo espiritual. Cuando sentimos el punto en el corazón dentro de nosotros, llegamos al grupo. Pero después tenemos que encontrar los poderes de nuestro desarrollo por nosotros mismos.

(70085 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 2/14/12, Escritos de Rabash)