entradas en '' categoría

La solución a la crisis

La naturaleza no cambiará. Esta nos ha guiado durante miles de años en el desarrollo de nuestro egoísmo hasta el punto en el que nuestro egoísmo se volvió integral. No podemos hacer nada al respecto.

Esto está ilustrado por los recientes acontecimientos en Europa. Había una multitud de pensamientos y agendas sobre cómo dividir de nuevo a Europa, al mercado europeo, y la comunidad de naciones, de cómo separar y partir caminos para sobrellevar más fácilmente los problemas económicos de cada país.

Sin embargo, esto no fue posible, y como resultado Europa tomó la dirección hacia una mayor integración y profundización de las relaciones mutuas. Esta decisión se produjo, literalmente, en cuestión de los últimos meses, puesto que nadie lo había querido antes. Simplemente no se puede separar ni un solo país. La separación de Grecia, España o Portugal, de Europa costará mucho más, es más benéfico mantener por todos los medios la unidad. Esto está calculándose y decidiéndose en los más altos niveles.

Resulta que hemos llegado a ese estado en el que estamos obligados a estar interconectados correctamente y de manera integral. En cuanto a la forma de lograrlo, no lo sabemos. Pero, tal vez, si encontramos la manera de resolverlo, superaremos todas las crisis: la familiar, la económica, la educacional, la social, gubernamental y global.

Por lo tanto, el problema radica en el hombre: ¿Cómo podemos cambiar nosotros mismos para estar en homeostasis, en equilibrio con la naturaleza? El hecho es que la principal ley de la naturaleza es la ley del equilibrio. La naturaleza gravita constantemente hacia el equilibrio. Es la ley de la física.

El equilibrio es sostenido por la naturaleza en todos los niveles: en los niveles inanimado, vegetativo y animado. Y sólo el hombre rompe esta ley con su egoísmo excesivo: él consume más de lo que contribuye, contamina más de lo que la naturaleza puede reclamar, y así sucesivamente.

Esta violación de la ley del equilibrio es básicamente el problema de nuestra crisis actual.

¿Cómo podemos alcanzar el equilibrio? Puede hacerse sólo si empezamos a corregir al hombre mismo. Por lo tanto, el problema radica en el hombre, en su corrección. Además, este problema es grande y global. Si nosotros no deseamos ser similares a la naturaleza, si no queremos que consumir sólo según en la medida en que contribuimos, la naturaleza nos obligará a esto a través de las crisis.

Vemos que cada día cientos de miles de personas pierden su empleo porque no necesitamos la mayoría de la producción, esta era excesiva. Estábamos produciendo cosas absolutamente innecesarias o haciendo que se volvieran obsoletas más rápido para poder producir, vender y ganar más.

En última instancia, si nosotros mismos no reducimos la producción hasta el nivel necesario y razonable de manera que exista la sensatez, la naturaleza nos obliga a hacerlo a través de la crisis. Sin quererlo, nos encontramos sin estar preparados, siendo lanzados a la calle. Así vemos lo que está pasando con la humanidad entera.

El mundo está envuelto en una grave crisis. Si no la tomamos bajo control, entonces en el transcurso de este año veremos las terribles consecuencias que aun hay preparadas para nosotros. Cientos de millones de personas perderán sus puestos de trabajo, y no estamos preparados para ello.

¿Qué haremos con ellos si, por ejemplo, llegamos a un estado en el que de hecho no es necesario ningún exceso de producción? Con la tecnología moderna la gente no tiene que trabajar tanto. Como máximo, el 10% de la población puede proporcionarle alimentos, ropa, zapatos, y todo lo que es necesario a todo el planeta, si trabaja aproximadamente dos horas al día. ¿Qué hará la gente con el resto de su tiempo?

Aquí llegamos a una conclusión interesante: El hombre debe trabajar, pero no de forma manual y no para producir productos materiales, sino para producir el producto interno y espiritual. Él tiene que reformarse a sí mismo como una parte integral de la sociedad y de la naturaleza. Así él generará energía positiva y se pondrá en equilibrio a sí mismo, a la sociedad y a la naturaleza. Entonces, recibiremos de la naturaleza el correcto otorgamiento y estaremos interconectados con esto de manera correcta.

Muchos artículos científicos tratan este tema. Muchos expertos distinguidos con quienes se establecimos contacto, están trabajando en ello.

(73540 – De la Convención en Vilna del 22 de Marzo del 2012, Lección Preliminar)

Material Relacionado:

Bloques de construcción del primer grado espiritual
Banco mundial: china se enfrenta a la crisis

Un cuadro color de rosa de los cambios que se avecinan

“Nosotros” es un nuevo sensor

Por ahora, estamos en el nivel del desarrollo animado. Hemos pasado por los niveles inanimado, vegetativo, y animado del desarrollo y aún no hemos llegado el nivel “Humano”. El nivel de “Humano” es la imagen colectiva en la cual todos estamos enlazados juntos integralmente.

¿Qué nos da la educación integral? ¿Por qué la naturaleza nos empuja en esa dirección mediante su ley de equilibrio, obligándonos a conectarnos?

Hoy percibimos el mundo a través de nuestros cinco sentidos: vista, oído, olfato, gusto, y tacto. Si estamos conectados integralmente, comenzaremos a sentirnos tanto a nosotros mismos, como a los otros en un todo integral, aparecerá en nosotros una nueva sensación de “nosotros”.

Esta nueva sensación integral, este nuevo sensor, nos permitirá sentir la naturaleza integral. Comenzaremos a sentir la fuerza de la naturaleza que nos rodea, nos dirige, y nos maneja y que hace surgir todos los fenómenos. Es la fuerza que determina nuestro futuro, nuestro destino.

Comenzamos a sentir el flujo de vida, el pasado, el presente, y el futuro, como un flujo de información. Esto es lo que podemos sentir cuando adquirimos una conexión integral con otros. Mediante eso la persona se eleva a un nivel que es más alto que su cuerpo bestial y comienza a sentir lo que existe más allá de la materia; las fuerzas, los flujos que existen fuera de nosotros, por encima de nosotros.

Esto es llamado el nivel de “Humano”, el nivel de la información adicional, la cual determina toda nuestra vida. La naturaleza nos empuja hacia este nivel para que conozcamos el significado de nuestra vida y su propósito. Esto es lo que nos da la conexión integral entre nosotros.

Entonces, afrontamos un problema muy interesante que parece tener una solución fácil. Pero aun cuando la solución está al alcance de la mano, esta contradice totalmente nuestro ego.

Es por eso que nos preocupa el esparcir este conocimiento que reduce el sufrimiento: queremos comenzar a sentir esta necesidad no mediante sufrimiento sino mediante reconocimiento; queremos entender por adelantado por qué todo sucede de la forma en que sucede. Cuando la persona comienza a ver que el mundo es global, por qué y cómo está él interconectado, comienza a prever los eventos y a entender qué y cómo deben suceder si actuamos de una manera o de otra.

Esperamos que este método se vuelva el método con el que se tomen nuevas decisiones, y que la humanidad sea capaz de salir de la crisis, no sólo de la crisis económica sino de la crisis general.

La crisis es en realidad el nacimiento de un nuevo estado. Es como los dolores de parto, cuando un bebé hace un esfuerzo por salir del vientre, hacia nuestro mundo. Nosotros estamos pasando también por el mismo punto de quiebre en nuestra consciencia, en nuestro entendimiento del mundo y de nosotros mismos.

(73525 – De la Convención en Vilna del 22 de Marzo del 2012, Lección Preliminar)

Educación suave

Pregunta: El proceso de educación en una universidad está dividido en semestres, y luego hay exámenes. Este se combina recibiendo un diploma, enseñanza superior, estudios de postgrado, doctorado y así sucesivamente.

¿Cuando se trata de educación integral, tiene sentido ir de un curso a otro o debería este proceso ser constante, suave, sin subdivisiones estrictas en semestres?

Respuesta: La división clara sólo existe para los principiantes porque nosotros tenemos que darles una sensación de que ellos están avanzando: primer curso, segundo curso, certificados, diplomas, grados, premios y así sucesivamente. Pero más tarde todo esto desaparece.

La persona se vuelve tanto una parte de la generalización individual, común como global, que esto se convierte en su avance, en su más gran inclusión dentro del sistema integral. Y aquí la división especial en los cursos ya no existe.

Las personas pasarán todo su tiempo libre estudiando, y básicamente todo su día de trabajo estará disponible. En este caso después de alrededor de 2 o 3 meses de estudios intensivos, la persona ya imaginará una cierta imagen común, su forma general. Y luego, yo creo que a lo sumo, después de seis meses de estudios, nosotros sencillamente podremos combinarlos en una gran clase, en un gran auditorio o en un grupo porque lo mejor para ellos es comunicarse constantemente uno con otro.

Y entonces como en cualquier sociedad, aparecerá un núcleo activo en este grupo con más individuos pasivos y periféricos que se conectarán con él.

(72308 – De la “Charla sobre educación integral” # 11 del 12/16/11)

Nuestros estudiantes son nuestra esperanza

Pregunta: ¿Cómo ve usted la implementación del curso de educación integral? ¿Debería estudiarse primero en nuestros grupos?

Respuesta: Los cursos iniciales de educación y formación integral ya comenzaron. Nosotros estamos a punto de abrir un centro de aprendizaje de Garantía Mutua. Yo los animo a todos absolutamente a participar en él. Aquellos que se inscriban podrán comenzar a ser maestros y educadores después de graduarse de acuerdo a sus inclinaciones. Hay personas que se inclinarán por la enseñanza y habrá otras que estarán inclinadas a educar, a crear grupos, a monitorear debates, conversaciones, etc. Estas son las dos direcciones: Ellas se complementan una con la otra pero están en paralelo.

Nos gustaría ver a todos nuestros estudiantes de todo el mundo como educadores y maestros porque la humanidad, espero, pronto se dará cuenta de cuánto la necesitan y esas personas estarán ocupadas más allá de sus habilidades.

(73566 – De la “Charla sobre educación integral” # 14 del 18 de Diciembre del 2011)

Un artista de género mixto

Pregunta: ¿Cuando empiece a enseñar en un curso de formación integral, tengo que mantener la imagen de un científico o de alguien más? ¿O eso depende del individuo?

Respuesta: Debes ser como un artista de género mixto, como un actor que se transforma en miles de personajes distintos. En otras palabras, puedo simultáneamente hacer reír y llorar a todos mientras extraigo ejemplos de la ciencia, la tecnología, el arte, la cultura y la música. Y todos experimentan esto juntos durante las horas de nuestra comunicación.

Nosotros “cocinamos” tanto juntos en nuestros sentimientos, pensamientos y emociones comunes, ascensos, descensos, que al final resultamos en una “ensalada”, y la vivimos. Cada persona siente que empieza a sentir a todos los demás en contra de su deseo y que los pensamientos y sensaciones simplemente se comparten: todos entienden todo.

Comentario: La atmósfera en las escuelas y universidades modernas es tal que las personas son muy aburridas. Ellas eligen un estilo y son incapaces de ir más allá de este.

Respuesta: A menudo yo también uso esto, dependiendo de lo que esté hablando. Si quiero que el material que estoy enseñando sea percibido como educación en lugar de formación, algo como los físicos del nuevo mundo, de la nueva sociedad, entonces primero enfatizo en la evolución, en el desarrollo sucesivo de los eventos, y en la historia, usando todos los datos científicos a mi disposición. Esta es la única forma de hacer que mis oyentes respeten y crean en los hechos que les estoy dando. Seguramente, en este caso me comporto como un científico, una autoridad.

Por otra parte, cuando empiezo a hablar con ellos sobre ciertos detalles espirituales, actúo como un psicólogo o un simpatizante. Nosotros constantemente cambiamos los papeles.

(72260 – De la “Charla sobre educación integral” # 11 del 16 de Diciembre del 2011)

La industria de la creatividad integral

Pregunta: Cuando algunos directores de cine o teatro o músicos, cuyas vidas enteras se disuelven en su profesión, vienen a los cursos de formación integral ¿Tomamos de alguna manera en consideración sus rasgos individuales? ¿Los unimos, usamos su conocimiento? ¿O esto no es necesario en nuestros cursos?

Respuesta: Junto con la educación y la formación, también ofrecemos una muy seria diseminación y cursos para ser educador. Cada persona que estudia con nosotros debe educar también a otros. Existe toda una industria de diferentes métodos de educación para hacer esto.

La corrección del mundo es una enorme fábrica de desarrollo, edición, y creación de nuevos tipos de medios, de información, estratos completos de nuevas culturas, etc. Para esto necesitamos escritores, poetas, escritores de canciones, y músicos, absolutamente a todos.

Ellos comienzan a entrar en contacto, a buscar formas de expresar las sensaciones que experimentan durante el estudio. Ni siquiera los obligamos a hacerlo. Por supuesto, tenemos una habilidad para presentarles la así llamada plataforma, el escenario para que actúen para nosotros, les damos la bienvenida, etc. Pero ellos lo hacen por sí mismos.

Las personas creativas buscan una forma de expresarse, y son capaces de hacerlo. Ellos se “huelen” entre sí, se unen, e inmediatamente crean música, arte, teatro, y otros grupos. Realizan diferentes videos, canciones, y obras de inmediato. Lo hacen de forma natural. Y nosotros los alentamos y después juntos disfrutamos sus logros.

Pienso que esto engendrará una cultura completamente nueva, que será completamente necesaria y pagada. Al final, llenará todas las redes virtuales, la cuales, esperamos, muy pronto comenzarán a darse cuenta de lo vacías que están. Las personas ya no son capaces de tolerar cosas como las telenovelas en sus pantallas, y por eso todo ello está colapsando.

Pregunta: ¿Piensa que hay lugar para una telenovela que desarrolle la integralidad de la persona? ¿Si es así, como sería esta telenovela?

Respuesta: Puede ser cierta comedia o escenas de drama, en la que la persona que busca algo, ya sea que lo encuentre o no, realiza un cierto número de escenarios “en favor” y “en contra”, discute, y hace un análisis de si le gusta o no. Justo como en una película: existe un principio, una culminación, y el final. Si es una telenovela, entonces finaliza de forma incompleta, y después continúa. Esas son las leyes del género.

Pienso que éstas son creadas para corresponderse completamente con el egoísmo, en las que la persona necesita ser molestada, atraída, rechazada, inspirada, relajada, y después sentir tensión otra vez. Todos los realizadores de telenovelas saben esto.

También necesitamos usar esto. Sólo que el tópico es diferente, pero la esencia humana realmente permanece igual por ahora. Sin embargo, los materiales mostrados, las cosas que se publicitan, la idea principal de la trama, todo eso se relaciona con nuestro tema.

Pregunta: Las películas y las telenovelas tienen una escena principal en la que el héroe y el antagonista se encuentran y naturalmente uno gana ¿Cuál es su visión de la escena principal desde el punto de vista del arte integral?

Respuesta: La escena principal es cuando la persona se encuentra consigo mismo, sus dos caracteres opuestos, y debe tomar una decisión. O toma esta decisión por su cuenta, o con la ayuda de cierto grupo, digamos sus familiares, o a través de ciertas circunstancias que tienen lugar a su alrededor, y lo dirigen en la dirección correcta. O tal vez se mueve en la dirección equivocada y, “esta historia continuará”.

(72302 – De la “Charla sobre educación integral” # 11 del 16 de Diciembre del 2011)

Material Relacionado:

La escuela de los deseos nos enseña a construir el mundo espiritual en nuestro interior (avanzado)
Existe una fuerza que no nos permite dejar de hacer preguntas y transformarnos
¿Que se requiere de nosotros en la difusión?

Habla, pensamiento, acción

La corrección que tenemos que construir por encima del nivel animado para llegar al nivel hablante, se origina no sólo a partir de nuestros cuerpos sino también del ser humano dentro de nosotros. Sin embargo, aun así implementamos el proceso de corrección a través de nuestros cuerpos, ya que el cuerpo es una “herramienta” de corrección. Nos relacionamos unos con otros (tanto de forma negativa como positiva) a través del habla, los pensamientos y las acciones. La necesidad de otorgar nos lleva al alcance del amor mutuo; es un proceso por el cual todos debemos de pasar por todos los medios.

El habla significa auto persuasión. Puede ser considerada un diálogo interno ya que una persona constantemente habla consigo misma; puede también significar el habla práctica (hacia afuera), que se dirige a otros y comunica ideas de cómo y en qué dirección debemos cambiar.

Los pensamientos van antes que el habla y las acciones. Primero, tenemos que formular un pensamiento que se deriva de nuestros cálculos internos, los cuales obtenemos de dentro de nosotros, así como de lo que nos rodea, la sociedad, y los maestros. Entonces, los pensamientos deben ser construidos antes que cualquier otra cosa; entonces deben transformarse en habla. Cualquier tipo de expresión oral permanecerá siempre sólo como “bellas palabras” hasta que las habilitemos con “fuerza” al aplicarlas en las acciones.

Las acciones significan el dedicar cada hora, que no se dedica a satisfacer nuestras necesidades animadas, a la educación integral y a la formación, diseminación, y trabajo por el bien de los demás. Nuestra tarea es guiar a las personas al menos a un estándar decente de vida, hacer que vivan por encima de la línea de pobreza, organizar una distribución justa, y hacer que todos sientan que no se les niegan sus derechos.

Por lo tanto, nuestros pensamientos y habla deben estar dirigidos hacia construir una nueva sociedad equilibrada en la cual todos viven en un nivel integral y permanecen en el sistema análogo. Mientras nos construimos, permitimos que nuestros pensamientos sean influidos por nuestro entorno; nosotros constantemente nos sometemos a un entorno integral más fuerte. Tras formular pensamientos internos, los implementamos a través del habla, es decir que le damos forma a nuestros conceptos y sistemas de información. Este es el punto en el que vienen las acciones. Es el momento en el que básicamente influimos a los otros a través de la educación, formación, y de elevar los estándares de vida en todo el mundo para que nadie sufra de hambre y aflicción.

Esta es la esencia de nuestro trabajo. Así es como nos acercamos al equilibrio con la naturaleza, que es la meta en la cual nos enfocamos constantemente. El equilibrio entre nosotros nos permite llegar a un estado de equilibrio general con toda la naturaleza y con sus leyes universales. Como resultado, creamos un sistema “completo”, perfecto.

Aquí, se detiene nuestra evolución: Nuestro desarrollo comenzó en el momento en que la vida surgió sobre la faz de la Tierra y en este punto llega al equilibrio final. No significa que todo se acabará y que el sol dejará de brillar. No es que no podamos esperar varios miles de millones de años más antes de que esto suceda. Estamos hablando del fin de la corrección de un ser humano: si logramos el equilibrio con la naturaleza y llegamos a la armonía perfecta, no experimentaremos nunca más ninguna presión de la naturaleza, y nuestras vidas llegarán a ser perfectas.

Esperemos acercarnos mucho a este estado dentro de nuestras sensaciones y que seamos capaces por todos los medios, de preparar a nuestros hijos y nietos para que alcancen este estado. Está en nuestro poder hacerlo.

(De la serie de televisión del Kab.tv “Una nueva vida”, episodio 11 del 9 de Enero del 2012)

Material Relacionado:

Equilibrio en el nivel de los pensamientos

La educación integral es un proceso rápido
¿Que se requiere de nosotros en la difusión?

Lección diaria de Cabalá – 03.27.12

Preparación para la Lección

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Shamati # 52 “Una transgresión no cancela una Mitzvá”

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El Libro del Zóhar, selecciones, capítulo “Bereshit” (Génesis), “Y la tierra estaba desordenada (Tohu) y vacía (Bohu)”, ítem 318, Lección 89

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Talmud Eser Sefirot, parte 7, ítem 24, Lección 11

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

La discrepancia entre los dos sistemas

El hecho es que por el constante desarrollo, el ego estaba empujándonos hacia adelante. Siempre quisimos algo nuevo y siempre estuvimos persiguiendo algo. Pero hoy en día el ego se ha vuelto plano, ha alcanzado su máximo y, lo más importante, se ha vuelto global. Se ha retraído en su propia concha.

Como resultado de ello, nos hemos encerrado en nosotros mismos y nos hemos vuelto totalmente dependientes unos de otros. Hemos creado un sistema analógico cerrado entre nosotros en el que todos somos tan dependientes de los demás, que a través de una cadena de cuatro conocidos, cada uno de nosotros está conectado con todas las personas en el mundo. Es más, hoy no hay necesidad de luchar: Es suficiente con cortar un determinado país de la cooperación mutua con otros países, e inmediatamente se derrumbará porque no puede existir por sí mismo.

Anteriormente esto nunca fue así. Un país podía aislarse y ser independiente. Éste podía sobrevivir por sí mismo. Tenía recursos suficientes para producir energía, alimentos, y todo lo que la población necesitaba, y no había problemas especiales.

Pero hoy en día no podemos hacer nada si no estamos conectados con decenas de otros países. Tenemos que comprar, vender, e intercambiar bienes, recibir constantemente, enviar, y así sucesivamente. Nos hemos vuelto globales, nos hemos encerrado. Esto no sería un problema si, al mismo tiempo, hubiéramos cambiando.

Pero, seguimos siendo los mismos egoístas individualistas, mientras que el mundo se ha vuelto global y cerrado. De ahí la discrepancia entre los dos sistemas.

Por un lado, existe un sistema discreto, en el que cada uno de nosotros quiere vivir solo: “Yo no necesito una familia. Yo no necesito niños. Yo no necesito a nadie. Quiero ser independiente y no depender de nadie”. Así habla nuestro ego hoy en día. Por otro lado, la naturaleza nos muestra lo contrario: Tú eres totalmente dependiente en todo el mundo. No puedes existir por ti mismo. Tú debes estar conectado con todo el mundo, y no sólo tú, sino  tu sociedad, tu estado, y el mundo entero”.

Esta es la contradicción entre los dos sistemas: el sistema general en el que estamos y nuestro sistema personal, individual, interno. Esta es la crisis, puesto que los dos sistemas no pueden trabajar juntos. Y esto es lo que sentimos.

Entonces, ¿cómo puede solucionarse este problema?

(73547 – De la Convención en Vilna del 3/22/12, Lección Preliminar)

El aterrizaje final del ego

En cierto modo, siempre hemos sabido qué hacer y a dónde ir. La naturaleza siempre nos ha empujado desde atrás: Quisimos evolucionar, hacer más y expandirnos, desarrollar la ciencia y la tecnología, todo lo que pudimos.

Hoy no queremos nada. Nos quedamos atrapados, nos silenciamos. Nuestro ego, que en la historia fue la fuerza motriz de la humanidad, ha dejado de funcionar. Este no evoca deseos o impulsos en nosotros, no nos empuja hacia adelante. Hemos atravesado muchos cambios en la sociedad, nos hemos desarrollado, hemos construido, creado, y hecho revoluciones. La humanidad ha tratado constantemente de hacer algo, de seguir adelante. Estuvimos buscando.

Hoy en día no hay búsqueda. No existe un paradigma de pensamiento, ningún plan preciso, claro de lo que queremos y de la dirección hacia la que debemos desarrollarnos. Esto es lo que caracteriza nuestro tiempo.

El principal problema es que esto se aplica a todo el mundo. Nunca hubo algo como esto en la historia. Todos los países y continentes: Oceanía, Asia, América del Norte y del Sur, Europa, el Lejano Oriente, Japón, China y África, todos se han desarrollado según su propia manera, a su propio ritmo y no dependen el uno del otro.

De repente nos hemos vuelto tan dependientes que este problema se ha vuelto global. Nos encontramos en un mundo donde todo está mutuamente conectado. Nosotros no lo queremos, pero la conexión mutua es tan fuerte que se manifiesta a diario y nos afecta prácticamente a cada uno de nosotros. Si algo sucede en algún lugar del mundo, sin duda y de inmediato se refleja en nosotros. Vemos lo que está sucediendo en los mercados de valores en Nueva York, Tokio, Alemania, o Frankfurt, lo que está sucediendo con el petróleo o los metales…. Si hay un terremoto, un huracán o un volcán que hace erupción en alguna parte, este se refleja en todo el mundo. Estamos en un mundo tan cambiante que no podemos ni siquiera imaginar lo que debemos hacer a continuación.

Si trazamos una gráfica simple del desarrollo del ego en un eje de tiempo, veremos que solíamos desarrollarnos más o menos uniformemente. Sólo en el siglo 20 nuestro ego ha crecido muy fuertemente. Hemos hecho un gran avance en todos los aspectos de la vida: en la tecnología, la educación y la crianza, en el desarrollo de las tierras y en la conquista del espacio. De repente nos encontramos en un “aterrizaje”. Hemos alcanzado el máximo de nuestro ego, y éste ya no nos empuja hacia ningún lugar. Hemos llegado a este estado desde finales del siglo pasado.

Este es un problema muy serio, con el cual han estado tratando los grandes hombres y las grandes mentes. Pero hoy estamos empezando a investigarlo y a entenderlo, y estamos empezando a darnos cuenta de lo que ha sucedido.

(73550 – De la Convención en Vilna del 3/22/12, Lección Preliminar)