entradas en '' categoría

Construyamos una terraza común para el mundo

A pesar de que somos diferentes, aun así nos las arreglamos de alguna manera como en una familia. Es cierto que no es fácil. Digamos que yo tengo una mamá y papá, también una esposa, y cada uno de nosotros tiene hermanos y hermanas de ambos lados, sus hijos, nuestros hijos. Nosotros debemos tener en cuenta a los demás puesto que somos mutuamente dependientes, tanto de forma positiva como negativa. Es por eso que no tenemos ninguna intención de cambiar y reformarnos unos a otros.

Es comprensible que si en el pasado yo encontré una mujer que posiblemente es diferente a mí en su personalidad, pero de acuerdo a otras consideraciones, hemos decidido estar juntos, entonces en esta decisión de estar juntos, nosotros esencialmente aceptamos y acordamos sin hablar de ello siquiera, que llevaríamos una vida compartida que no siempre podría llevarse suavemente. Tendremos que hacer concesiones a los demás, estar de acuerdo con la opinión del otro, ya sea parcial o totalmente, y así sucesivamente. Sin embargo, nos conectamos unos con otros, al no tener otra opción, porque queremos crear una familia, para criar nuestros hijos, y para apoyarnos mutuamente.

Las parejas jóvenes carecen de este tipo de educación, que enseña cómo llevarse bien unos con otros a pesar de las diferencias. A pesar de que creemos que elegimos libremente al compañero de vida más adecuado para nosotros, en realidad, aun así somos muy diferentes. Para los animales, el apareamiento ocurre instintivamente, pero las personas, dado que sus cálculos son corruptos, buscan algo especial, incluso raro, sin darse cuenta de que, precisamente debido a ello tendrán dificultades de comunicación.

La falta de educación, comprensión y formación relacionada con la vida compartida, así como la incapacidad para ceder ante el otro, nos llevan a una crisis de la institución familiar. En nuestros días, más de la mitad de la población de la tierra, especialmente de los jóvenes, son solteros. Ellos no están listos para casarse y no quieren tener hijos porque se sienten incapaces de cuidar de alguien.

Esta crisis ha estado sucediendo desde hace décadas, y hoy nos vemos obligados también a resolver problemas análogos entre los países. Después de todo, cada uno de nosotros, al menos en relación a los países vecinos, da y recibe, al igual que en una pareja casada. Por esta razón también es necesario aprender a nivel internacional, cómo hacer concesiones y conectarnos por encima de todas las diferencias y desacuerdos. Sin embargo, nunca se nos enseñó a hacer esto.

Entonces, ¿cómo puede hacerse esto realmente? ¿Cuál es la técnica para hacer concesiones, puesto que sólo a través de conceder demostramos nuestra buena intención?

A falta de otras opciones, actualmente nos encontramos en la crisis que nos enseña las cosas más urgentes. Y la gente siente la urgencia de tal manera (y ahí radica nuestra esperanza), que se nieguen a aceptar el “divorcio”, ya que el divorcio entre los países, significa guerra.

Espero que nos demos cuenta que no tenemos una elección y que tenemos que actuar con moderación. Es por eso creamos la ONU, un lugar donde se supone que todos pueden reunirse y discutir la cooperación pacífica, así como muchas otras organizaciones que se ocupan de la educación y la sanidad.

Por ejemplo, en Ginebra hay organizaciones internacionales que yo ni siquiera me había dado cuenta que existían. Existe una comisión en las frecuencias de radiodifusión que garantiza que cada estación de televisión y radio en el mundo tiene su propia frecuencia y no interfiere con las demás. Hay un consejo en materia de fabricación de drogas, productos médicos, y servicios, lo que determina las normas en este campo. Esto nos permite entender al otro, y por lo tanto un médico, al manda un tratamiento a su paciente en un país diferente, es capaz de explicar a su colega todos los matices de los procedimientos requeridos.

Incluso hay organizaciones que monitorean las banderas de cada país, para que de repente no aparezcan dos banderas idénticas. Existen normas en todos los campos, porque estamos llegando a estar tan interconectados y cercanos uno del otro, que tenemos que establecer leyes para regular todos los aspectos de nuestra interacción.

Y al igual que un parlamento de cada país establece las leyes para la interacción de sus ciudadanos, este también se realiza hoy en una escala global para el mundo entero. Este tipo de organizaciones han existido desde hace ya algunas décadas, y sin ellas las cosas serían muy difícil para nosotros.

Pero hoy el problema no está en el establecimiento de un lugar para todos. La situación actual nos obliga a construir alguna “terraza” común que consiste en la comprensión mutua y la sensación de que estamos en la misma habitación, por así decirlo. En estas circunstancias es muy difícil para nosotros estar juntos si no tenemos una buena conexión entre nosotros.

Debemos sentir no sólo la cercanía, sino una interdependencia que nos exija a todos cambiar la actitud hacia los demás. Queramos o no, somos interdependientes, estamos conectados y unidos en diferentes niveles: alimentación, vestido, educación, cultura, tecnología, suministro de energía, agua e incluso aire.

Si la industria de alguien contamina la atmósfera, no tenemos nada que respirar. Todos estamos familiarizados con los Protocolos de Kyoto que establecen límites a las emisiones de subproductos de residuos y contaminación atmosférica.

Yo creo que vale la pena dar una lista de esas organizaciones internacionales y los asuntos con los que trabajan. Luego nos sentiremos el alcance de nuestra conexión. Una parte de estas organizaciones se encuentran en París, Londres y Nueva York, pero la mayoría de ellas se encuentran en Ginebra.

Esto es muy importante porque da a la gente una idea de esa dependencia mutua que es difícil de creer. Es mucho grande que una familia. En una familia, yo no puedo dejar de hablar, discutir, e incluso alejarme durante algún tiempo.

Pero aquí, es imposible. Resulta que todos los países existentes, ya están dentro de un único mosaico, y nadie es capaz de salir de él o de comportarse de la manera que les plazca. Vemos que cada vez que alguien intenta hacer algún movimiento independiente, nunca funciona. Después de un tiempo regresan, o tal vez ni siquiera van más allá de intentos verbales, sin llegar nunca a las acciones prácticas, ya que en nuestro tiempo esto no es factible.

(67792 – Del Kab.tv de “Una nueva vida”, episodio 5 del 2 de Enero del 2012)

Cuando el dinero dirige el espectáculo

La catástrofe ecológica que enfrentamos es el resultado de una búsqueda interminable de ingresos acumulados a través de la venta de productos y la competencia de cuentas bancarias de billones de dólares. Tuvimos la ilusión de que esto nunca terminaría, pero ahora todo esto acabó, ya no quedan consumidores y no tenemos hacia dónde avanzar.

La crisis se manifiesta en la educación, la cultura (interrelaciones), y en las dificultades en curso, cuando se trata de satisfacer nuestras necesidades inmediatas. Los fabricantes todavía tienen el potencial para desarrollar, pero no hay casi nadie que sea capaz de comprar sus productos. Grandes grupos de la población de los países occidentales que han perdido sus ingresos, no pueden comprar los bienes a la misma velocidad que solían hacerlo antes. Anteriormente, los bienes eran producidos y consumidos dentro de un completo ciclo de bienes monetarios. Ahora, el ciclo se ha roto.

En algún punto los capitalistas llegaron a la decisión equivocada: ellos solos comenzaron a jugar con las finanzas, separados de los productos. Se creó “burbuja” grande e inflada, que añadió su contribución a la crisis global. Debido a que la burbuja está desprovista de contenido real, es arrastrada con la ayuda de la publicidad y con un juego que tiene lugar entre los distintos bancos y sistemas financieros.

Por lo tanto, en ninguna de las esferas de la actividad humana, en la educación, la cultura, las relaciones interpersonales, las personas son capaces de vivir como antes. La humanidad está indefensa.

Miremos a España como ejemplo: Los jóvenes que recibieron una educación universitaria en Europa no pueden encontrar trabajo, no pueden casarse porque no tienen capacidad para mantener a sus familias, ni pueden avanzar en sus profesiones. Todos quieren poner en práctica sus conocimientos, tener una familia, comprar una casa, etc., pero nadie los necesita. Las personas no puede realizarse, ya que no pueden encontrar un lugar para ellas en ninguna parte, ellas no pueden llevar una vida normal. Todo lo que tienen es desempleo e incertidumbre.

Esto se está extendiendo por todo el mundo. La persona no tiene solución en una situación en la que sólo yo me preocupo por mí mismo y no me preocupo por el mundo, y si no cuidamos de los demás, no podemos proporcionarles un medio de subsistencia. No nos importan los demás, por lo tanto, por un lado, tiramos una gran cantidad de bienes de sobra, y por otro lado, el superávit no llega a los destinos correctos en los que se necesitan desesperadamente. Nuestro ego no nos permite cuidar de los demás. Sólo si sentimos una amenaza empezamos a satisfacer sus necesidades.

Como otro ejemplo, demos un vistazo a África, que una vez produjo mucho y se desarrolló notablemente. Pero entonces, los europeos comenzaron a deshacerse de sus importaciones, a un precio reducido. Esto destruyó el mercado local, los africanos dejaron de producir artículos de primera necesidad, la gente abandonó sus anteriores puestos de trabajo y profesiones. Más tarde, las mismas empresas que redujeron artificialmente los precios mientras introducían sus productos, comenzaron a subirlos una vez que la competencia local fue eliminada. Como resultado, los africanos se quedaron sin medios, y su situación de pobreza persiste hasta nuestros días.

Hay condiciones muy duras en el mundo y estas son agravadas por una profunda crisis global. Ésta afecta tanto a países desarrollados como a las naciones del Tercer Mundo, algunas de las cuales sólo están empezando a desarrollarse. Todo esto es causado por el egoísmo humano. Pero también estamos sintiendo que estamos conectados: Todos estamos flotando en un bote, y si alguien daña el barco, esto nos afecta a todos. No podemos avanzar. Nuestro egoísmo funciona como un boomerang y golpea a todos y cada uno de nosotros.

En Europa, esto aparece de una forma muy peculiar. Con el fin de alcanzar el poder y el éxito, las naciones europeas iniciaron conexiones de beneficio mutuo, y es imposible separarlas. Apartarlas podría causar la destrucción total. En consecuencia, en vez de un mercado común, producción conjunta, y una sociedad unida, somos testigos de un estado peligroso, que no permite que nadie mueva un dedo sin el consentimiento de los demás.

Ya hemos abordado la necesidad de tomarnos en cuenta unos a otros. A pesar de ello, la historia europea está llena de guerras y conflictos y una cuenta numerosa de acontecimientos trágicos, matanzas, y sometimiento de una nación a otra… Aún así, hoy no hay otro camino para los europeos, sino hacer la transición hacia la cooperación a pesar de que todavía sea originada por el odio y la indiferencia. No basta con contar con los demás, vemos que esto no funciona. Gradualmente se aclara que un mercado común no tolera viejas leyes económicas que están construidas sobre una base egoísta. El viejo sistema no funciona más.

Hoy en día, tanto la naturaleza humana como el entorno traen una nueva condición: la compasión egoísta no funciona, hay que poner en práctica el amor a nuestros vecinos.

Es difícil pronunciar estas palabras. Parecen tan irreales, tan lejanas de nosotros. Nuestros corazones las rechazan.

Sin embargo, seguiremos acercándonos a este estado si conseguimos atraer sobre nosotros la fuerza irresistible. Hoy en día, la naturaleza nos obliga a ganar el amor de nuestros vecinos puesto que la única alternativa es morir debido al hambre, las enfermedades y cataclismos. Es nuestro deber formar una fuerza alternativa que nos obligue a avanzar hacia el amor mutuo.

¿Qué tipo de fuerza es esa? Esto lo hacen los que nos rodean, organizados de una manera que nos empujen a unirnos aún más que la ecología, la economía, la educación, la posible falta de suministro de alimentos, etc. La sociedad debe ser lo suficientemente fuerte como para sostener nuestra naturaleza egoísta, imponer un nuevo tipo de relaciones entre nosotros, y así nos llevarnos de un extremo a otro, del odio al amor.

(Del Kab.tv de: “Una nueva vida”, episodio 13 del 11 de Enero del 2012)

¡Somos los primeros!

Tenemos que estar agradecidos por nuestro destino, por haber sido elegidos para conocer claramente lo que es la sabiduría de la Cabalá y presentársela a todo el mundo. ¡Somos los pioneros! Somos los primeros de todas las generaciones a lo largo de toda nuestra evolución. Por billones de años, la creación ha pasado por una gran cadena de transformaciones. Por último, en la actualidad, somos los primeros que podemos dominar este método y dejarlo listo para usar, para ser aplicado por aquellos que nos siguen.

Lo entendemos dentro de nosotros mismos. Lo desarrollamos en la conexión entre nosotros, basado en lo que está sucediendo entre nosotros en los grupos, en la conexión. Sobre esta base, escribimos artículos nuevos y estudiamos los materiales sobre los tipos de conexiones entre nosotros. A través de este trabajo práctico, lo ofrecemos de manera realista a toda la humanidad.

Por lo tanto, somos investigadores, somos los pioneros de su uso práctico. Por una parte, tenemos que estar agradecidos de nuestra suerte, y por otra parte, debemos ser responsables por tener esta oportunidad. De acuerdo con el ritmo en el que toda la humanidad se está desarrollando, vemos la medida en la que se siente la necesidad de un nuevo método de vida.

Billones de personas en todo el mundo se preguntan:”¿qué debemos hacer?” Tenemos que entregarles todo esto a ellos.

Así que, en las conexiones internas entre nosotros, no debemos olvidar que estamos haciendo esto no sólo para nosotros ya que estaríamos siendo egoístas. Estamos haciendo esto no sólo para revelar la fuerza superior, su plan y para sentirla, obtener entendimiento a través de la sensación y estudiarla en realidad, sino también a fin de enseñársela al resto de la humanidad.

Nuestro movimiento interno debe ir acompañado de expansión exterior. Estas dos acciones deben estar balanceadas como los órganos en el cuerpo que funcionan como deberían: ambos reciben y otorgan. Es muy importante recordar al resto del mundo la fuerza superior que nos creó para elevarnos hacia ella. Si incluimos todos estos componentes dentro de nosotros, nos desarrollamos correctamente y muy rápido.

Ya hemos pasado por tanto: muchas convenciones, reuniones y tardes de unidad. Sin embargo, hoy nos encontramos en una situación donde simplemente debemos exigir de nosotros mismos y de la fuerza superior su revelación real para que verdaderamente empecemos a trabajar con eso entre nosotros, para que todos nosotros y la fuerza superior que se siente entre nosotros, se revele como un todo.

Debemos exigir muy claramente que se cumpla nuestra oración, nuestra demanda. Cada uno de nosotros no debe simplemente esperar, sino que por cada acción que realizamos, seguir adelante con la demanda correcta para sentir al Creador a través de la unidad.

(73624 – De la Convención en Vilna del 3/23/12, Lección 1)

¿Filosofía vacía o ciencia práctica?

En el transcurso de muchos años en que he estado explicando el método de la cooperación integral, pongo como ejemplo a nuestro cuerpo físico construido a partir de diferentes órganos. Todos los órganos parecen operar por su cuenta: el corazón, los pulmones, los riñones, o el hígado. Cada uno opera a su propio ritmo y orden y en cada uno existe un programa interno, un software, pero todo está basado en la cooperación.

Aun cuando todos operan en diferentes planos, a un ritmo diferente, con tareas internas totalmente diferentes, todos deben tener una tarea colectiva: mantener a todo el cuerpo en un estado de equilibrio, que depende sólo de la cooperación correcta de cada parte corregida. Una parte corregida es la parte que coopera con todas las otras, y su trabajo interno está dirigido sólo al acuerdo con todas las otras partes del cuerpo.

Nosotros, también, debemos sentirnos como pequeños órganos en un gran cuerpo. La creación de nuestra vasija colectiva de percepción, un nuevo órgano sensorial, depende del hecho de que nadie opere como un cuerpo separado, sino de acuerdo con todas las otras partes del sistema.

¡Entonces todo debe estar dirigido no a nuestro desarrollo individual interno, que en realidad no existe, sino sólo hacia la conexión!

Aún hay muchas personas que vienen con nosotros y estudian de los libros, pero sólo con el fin de saber, de ver lo que está escrito ahí. Pero no están incluidos en trabajo general de conexión y unidad, y entonces no entienden hacia dónde se dirige esto. “Oh, bien, es una ciencia, una teoría, que habla de intercambiar lugares y movimientos en algún espacio imaginario, hacia arriba y hacia abajo, acerca de diferentes conexiones entre cierto tipo de objetos que no me son familiares ¿En dónde están? Es todo bastante abstracto porque en nuestro mundo todo esto no existe ¿Entonces qué debo hacer con esto?”

Esas personas no entienden que tienen que conectarse entre sí, y sólo en la conexión entre ellos comenzarán a ver a través de esos lazos: “¿Dónde están esas partes? ¿Dónde está el nivel de Bina, el dar, el recibir, la restricción del deseo, el elevarse por encima del deseo en la conexión con otros, recibiendo de ellos y otorgándoles?” Hasta que traten de implementar todo esto en la conexión entre ellos, la sabiduría de la Cabalá será una filosofía vacía para ellos, la cual no dice nada.

Entonces lo principal no es estudiar lo que está en los libros, sino anhelar el sentir lo que estudiamos, implementarlo en la vida, en la conexión entre nosotros. De otra manera, como nos dicen los maestros, una persona se “seca”. Ella simplemente no ve los resultados de lo que lee. Por supuesto, existen muchas cosas interesantes aquí, grandes cantidades de información, pero es sólo un estudio abstracto y nada más que eso.

Mientras que el método en sí es muy práctico, y tenemos que implementarlo entre nosotros.

(73628 – De la Convención en Vilna del 23 de Marzo del 2012, Lección 1)

La humanidad como un sistema integral

Podemos hablar largamente acerca de nuestra interconexión, que en tiempos recientes nos obliga a hacer contacto uno con otro a nivel emocional. Necesitamos comenzar a conectarnos uno con otro no sólo de acuerdo con leyes ecológicas, procesos de manufactura, el sistema bancario, formación mutua, y servicios de salud, sino personalmente. En correspondencia, todas las naciones necesitan ocuparse de las buenas relaciones entre sí.

En el proceso de evolución de la naturaleza, el desarrollo pasó por los niveles inanimado, vegetativo, y animado antes de llegar al nivel de hombre. La civilización humana se desarrolló a través de las mismas etapas también, llevándonos al punto en que estamos comenzando a adquirir la imagen del hombre. Precisamente este estado es llamado Adam, Humano.

Y aquí surge una pregunta: ¿Cómo lograremos esto? Es imposible existir de otra manera ya que nuestro desarrollo a futuro requiere de una buena relación mutua, y sin esta, no seremos capaces de corregir las leyes de la economía, la industria, y el comercio. El mundo está en un callejón sin salida, confundido; no entiende lo que tiene que hacer ahora. Las personas han perdido su interconexión completamente porque en nuestro tiempo es una conexión de corazón, con el alma la que se exige de nosotros, algo que nunca ha existido entre nosotros.

Ya sea que nos despreciáramos entre nosotros, intercambiáramos bienes, o colaboráramos a falta de otra opción en la fabricación y comercio. Pero no se requería que un individuo o un gobierno tuvieran una buena relación con su socio. Sin embargo, ahora se requiere que nosotros apliquemos esfuerzos internos, sicológicos en relación a un extraño, y nuestro desarrollo consiste justo de eso.

Podemos sentir que sin tales relaciones, no podemos existir correctamente, incluso en nuestro hogar. Si comparto un apartamento con algunas personas, encontramos una manera de llevarnos bien siempre y cuando cada uno de nosotros tenga su propio espacio. Pero ahora, somos tan dependientes el uno del otro, cada uno depende de todos,  que sin las relaciones correctas entre nosotros, nuestra vida simplemente se vuelve horrible.

Por lo tanto es necesario que lleguemos a un acuerdo, y este acuerdo es llamado garantía mutua. En otras palabras, nuestras relaciones necesitan ser de tal manera que cada uno sienta que su vida depende de otros. Así es como los soldados de una misma unidad saben que su vida depende de todos los demás, y si cada uno no apoya y cuida del resto, todos perderán.

Tales sistemas de dependencia mutua existen en la naturaleza y en la tecnología: son llamados sistemas integrales y análogos. Dentro de ellos, todas las partes están tan interconectadas que si alguna pieza falla, todo el mecanismo deja de funcionar. Evidentemente, al desarrollarse la sociedad humana, hemos crecido hasta el punto de llegar a este tipo de conexión.

(67975 – Del Kab.tv de “Una nueva vida”, episodio 5 del 2 de Enero del 2012)

Las dificultades del periodo de transición

Las transiciones a nuevos niveles de desarrollo siempre han sido inducidas por pequeñas crisis: El sistema educativo, social, financiero, y otros gradualmente comenzaron a salirse de control. Los matrimonios empezaron a fracasar; lentamente pero a un paso estable el uso de drogas ilícitas se propagó y superó al alcoholismo. De pronto el terrorismo entro en escena.

El nerviosismo de la humanidad se revela. Éste es un resultado de la debilidad y las dificultades en todas las esferas de la vida que fueron construidas de acuerdo a reglas egoístas, que hacen que todos se concentren sólo en sí mismos: ¡Esto es tuyo, esto es mío, no cruces la línea! Todos defienden su libertad y espacio personal. Hoy, la Naturaleza destruye las fronteras entre nosotros, rompe barreras, y nos arrastra hacia cierto tipo de vida comunitaria que tratamos de evitar porque aún no estamos listos para ello.

Cuando nuestros egos aún eran muy pequeños, estábamos abiertos a todo. En ese entonces, no nos importaba si vivíamos como una familia en una aldea. Las personas no aseguraban sus puertas y eran muy amistosos entre sí. Una enorme familia (padres, hijos, y nietos) compartían una habitación y no estaban avergonzados de los demás.

Hoy, las cosas son diferentes. Estamos separados por nuestro enorme egoísmo: Cada uno quiere un cuarto separado, se esfuerza por esconderse detrás de una computadora o teléfono, y tiende a contactar a otros lo menos posible. Las personas ya no se unen en familias, sino que se reúnen para tener sexo y después se separan.

Pero de pronto, la Naturaleza comienza a destruir las divisiones y al hacerlo cancela nuestra separación. La crisis actual es la más grande que hemos experimentado hasta ahora. Hacemos todo para retrasarla, tergiversarla, pero se manifiesta en niveles inferiores en los cuales aún estamos interconectados.

En la actualidad, no existe algo como una crisis de la familia porque las familias simplemente están rotas. Más de la mitad de las familias no pueden ser consideradas familias per se y no tienen ningún deseo de restablecerse y reconstruirse ¡El número de personas que no desean casarse ha llegado al 70%! Hoy, es normal que una buena familia en la que sus miembros se tratan entre sí con amor y respeto, se haya vuelto un anacronismo.

El segundo problema en importancia son las drogas. Nosotros consentimos este desagradable fenómeno; nuestra lucha con este es suave y ligera. Nos damos cuenta de que es algo terrible que no podemos evitar porque la sociedad en que vivimos y esta vida misma nos fuerzan a buscar formas de escapar.

El siguiente problema es cómo educamos a nuestra juventud. En la actualidad, el crecimiento demográfico es pobre, la población no crece demasiado, y las personas no saben cómo cuidar de sus hijos. Los padres están de acuerdo en dejar a sus hijos tanto en la noche como en el día. Los hijos ya no están apegados a sus padres; la brecha generacional crece. Estamos a punto de perder a nuestra próxima generación, pero a nadie le preocupa demasiado. Decimos “¿Qué diferencia hay si nuestros hijos reciben una buena o mala educación; qué cambia eso?” Así es como pensamos, sin darnos cuenta siquiera remotamente de la esencia del problema.

Parece que las crisis previas no fueron un golpe tan grande para nosotros, tampoco provocaron nuestro entendimiento de que hemos causado nuestra bancarrota en todos los aspectos de nuestras vidas. El proceso de desarrollo siempre fluye de los pequeños y débiles hasta impactar a los grandes. Esto es similar al castigo a los niños, al principio tratamos de convencerlos y después progresamos hacia amenazarlos con problemas más grandes. En este punto, estamos pasando por un proceso muy serio; es una cuestión de vida o muerte.

Estamos pasando por dos serios ciclos de discrepancia entre nosotros y la Naturaleza. La integralidad nos permite darnos cuenta de que somos opuestos a la Naturaleza y contrarios a todos sus sistemas, es decir que originalmente se suponía que estuviéramos completamente interconectados, pero hacemos todo lo que podemos para evitar permanecer unidos.

Entendemos que permanecer unidos sería bueno para nosotros, pero no sabemos cómo lograr este estado. Todos en el mundo se dan cuenta que si las personas se unieran para propósitos educativos, técnicos, pedagógicos, y culturales esto facilitaría toda la situación, ¿Pero cómo podemos actuar en contra de nuestro ego? ¡No somos capaces de hacerlo!

He aquí el problema: Si no somos capaces de unirnos, nos estaremos muriendo de hambre ¡Muy simple! No seremos capaces de proporcionarnos lo necesario para suplir nuestras necesidades básicas: comida, seguridad, calefacción, casa, y salud física. Esas son cinco necesidades básicas que tienen que ser satisfechas para sobrevivir.

En este momento, la Naturaleza nos está presionando tanto que si no correspondemos con sus requerimientos, no seremos capaces de proporcionarnos lo necesario para colmar nuestras cinco necesidades principales. Una noción como la ecología es parte de nuestros requerimientos para tener seguridad. Fracasaremos en proporcionar comida y mantener una buena ecología, ambas están entrelazadas y una influye en la otra.

Las preocupaciones, el miedo y los problemas eventualmente forzarán a la humanidad a tomar medidas drásticas. Si no hacemos nada, nuestra resistencia y oposición a la Naturaleza nos llevará a la aflicción, guerras, devastación y la eliminación. En cierto punto, reevaluaremos nuestras oportunidades de sobrevivir y llegaremos a la conclusión de que tenemos que unirnos y llegar al cuarto nivel de desarrollo, el nivel Humano.

(72681 – De la “Charla sobre educación integral” # 12 del 16 de Diciembre del 2011)

El idioma de una nueva cultura

Pregunta: Esperamos que el método de educación integral sea diseminado por todo el mundo. ¿Cómo ve usted la interacción del grupo de Moscú con los grupos de Sudamérica, por ejemplo? ¿Tiene sentido para ellos mantener una relación los unos con los otros?

Respuesta: Si nos deshacemos de la barrera del idioma a través de traducción simultánea, la gente se entenderá entre sí perfectamente. Entenderán las sensaciones, las canciones, el baile y varias expresiones. De pronto verás que ellos tienen los mismos movimientos del cuerpo.

Cuando hablamos de educación integral, las personas empiezan a expresarse a sí mismas de la misma manera, sin consideración de quienes son. Las diferencias nacionales, étnicas y raciales se esfuman.

Por ejemplo, los nativos de Sudamérica y África, que tienen movimientos de danza completamente diferentes, empiezan a moverse de forma sincrónica, tratando de sentirse entre sí. Su baile ya no se parece a un baile moderno, en donde todos están a dos metros de distancia entre ellos y nadie mira a nadie mientras salta y da vueltas por su cuenta. Por el contrario, ellos tratan de estar juntos, de llegar al contacto, de acercarse, incluso de dejar de moverse, pero sentir al otro físicamente, y lo más importante, en el interior.

Ellos adquieren un idioma del cuerpo completamente nuevo y yo diría, una nueva cultura, comunicación y comportamiento. Pero esto no es sólo cultura; es una nueva forma de arte, el arte de la danza y la expresión, que viene precisamente de la sensación integral.

Espero que esta cultura surja y se revele, y tal vez a través de ésta la humanidad se adapte al mundo integral. Esto está impactando, y nos muestra que realmente nos estamos acercando a una imagen única de “Adam”.

Este es un idioma que no existía durante la separación de las personas que vivían en la antigua Babilonia, durante su dispersión en todo el mundo (si aceptamos la leyenda de la Biblia como un hecho). Este es un idioma instalado en el fundamento de nuestra raíz incluso antes de que los seres humanos surgieran, y viene de nuestro fundamento espiritual antes de que este se materializara.

Si tomamos todas las canciones, danzas, todo tipo de música o cualquier otra forma de expresión de varios grupos de diferentes continentes, descubriremos un denominador común en todas estas. Y las diferencias entre estas serán mínimas.

(72305 – De la “Charla sobre educación integral” # 11 del 16 de Diciembre del 2011)

Lección diaria de Cabalá – 03.28.12

 

Preparación para la Lección

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Shamati # 4 “La razón de la pesadez”

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El Libro del Zóhar, selecciones, capítulo “Bereshit” (Génesis), “Y la tierra estaba desordenada (Tohu) y vacía (Bohu)”, ítem 319, Lección 90

 Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Talmud Eser Sefirot, parte 7, ítem 27, Lección 12

 Descargar: WMV Video | MP3 Audio

“Introducción al Estudio de las Diez Sefirot”, ítem 125, Lección 55

 Descargar: WMV Video | MP3 Audio

La crisis del sistema educativo es la crisis de la humanidad

Opinión (Natalia Shlemova, Universidad Pedagógica Estatal de Moscú): “El principal problema de todo el sistema de educación en Rusia, desde el preescolar hasta la educación superior, es que éste no le enseña a la gente a pensar, no le enseña a comprender. Debido a la ausencia de tal metodología y estructura dialógica, el sistema de enseñanza es autoritario, diseñado para la aceptación pasiva de la información, por parte de los estudiantes. Ésta carece de algoritmos, mecanismos, y paradigmas de comprensión, de conciencia creativa, y del desarrollo de los conocimientos adquiridos”.

“El colapso del sistema de la educación secundaria y superior, refleja la etapa final de la crisis mundial de la naturaleza humana”.

“La ruptura del sistema de la educación, del núcleo de una sociedad desarrollada, indica un fallo grave en la evolución mental de la raza humana, mientras que el desarrollo del cuerpo mental de la humanidad entera es la tarea principal en esta etapa de su evolución”.

Mi comentario: La transición a una nueva etapa de desarrollo implica la negación de lo viejo, hasta un estado de no ser capaces existir en él, así como una nueva visión: clara, obvia, no rebuscada, percibida de manera práctica, prevista, calculada, no revolucionaria y violenta, sino basada de la necesidad. Casi todos niegan la que existe, pero no ven con que sustituirla. Nuestra difusión de la educación integral debe ser más específica.

(73593)

Lectura introductoria “Jerusalén del corazón” – 3.27.12

 

Cabalá para la Nación, serie de lecturas introductorias, “Jerusalén del corazón”

Descargar: WMV Video | MP3 Audio