Ama a tu prójimo como a ti mismo

Esta norma, familiar para todos, incluye las correcciones de los deseos (corazón) y pensamientos (mente) del hombre. Y de lo contrario, sólo al corregir todos sus deseos y pensamientos el hombre alcanza el atributo de amor por las personas, por toda la humanidad y la naturaleza.

El amor por el prójimo de todas las personas es muy débil y por consiguiente no se expresa explícitamente. Así, si muchas personas se unen en un grupo y cada una de ellas suprime su egoísmo en relación a las demás, entonces cada una de ellas recibirá las fuerzas de todas las demás. En ese caso, todas las fuerzas separadas de los miembros del grupo se amplificarán en una gran fuerza y ganarán la habilidad de llevar a cabo la ley de la naturaleza de “ama a tu prójimo”. Aquí surge una discrepancia: ¿Uno debe corregir todas sus cualidades egoístas para alcanzar el amor por el prójimo, o sólo uno necesita amor por los amigos en el grupo para alcanzarlo?

Generalmente la gente se une en un grupo para mejorar su situación en algún aspecto, y cada persona hace un cálculo de cuánto otorga a los demás y cuánto recibe ya que este tipo de grupo está fundado sobre el egoísmo. Si un miembro de dicho grupo siente que puede recibir más al estar por fuera del grupo que dentro de este, entonces lamenta estar en el grupo. Este tipo de sociedad distancia a la persona de elevarse hacia el nivel “humano”.

De hecho, alcanzar el amor es posible sólo al corregir todos los deseos y pensamientos egoístas de uno. Pero al unir cada pequeño deseo de la persona a través del amor, en aquella unión, juntos crean una nueva fuerza común grande, la cual cada miembro del grupo puede usar para alcanzar el amor de los amigos y más tarde el amor por la humanidad y por la Naturaleza.

Pero todo esto sólo ocurre bajo la condición de que cada persona suprima su egoísmo en relación al otro. Si la persona se separa del amigo por su egoísmo, esta no puede recibir la fuerza del amor por el prójimo de él. Así, uno puede recibir la fuerza del amor de los amigos sólo al grado de la auto anulación de uno mismo delante de ellos.

Esto es similar a la inscripción de los números: Si primero escribes un 1 y luego un 0, tendrás un 10, es decir 10 veces más. Y si escribes dos ceros después del un uno, tendrás un 100, es decir 100 veces más. Esto quiere decir que si el amigo de uno es un uno y él es un cero, la persona recibe diez veces más del amigo. Y si dice que él es dos ceros en relación a su amigo, él recibe 100 veces más su amigo.

Y viceversa, si él es un uno y su amigo es un cero, esto es igual a 0.1, entonces él es 10 veces menos que su amigo, Y si él puede decir que es un uno y tiene dos amigos que son dos ceros en relación a él, entonces él es igual a 0.01 en comparación a ellos. Por consiguiente, mientras más ceros él ponga en el valor de sus amigos, él se hace más pequeño a sí mismo.

Incluso si tienes las fuerzas para amar  al prójimo y puedes realmente expresar el amor, y ya sientes que el auto beneficio sólo te hace daño, con todo, no te lo creas y teme que puedas detenerte en medio del camino y caer en el egoísmo. Tienes que temer recibir tales placeres egoístas que no serás capaz de resistir y los disfrutarás en lugar de amar al prójimo. Precisamente el miedo de caer en el egoísmo le da a la persona la fuerza de observar la ley de la Naturaleza, la ley de otorgamiento y amor.

(72525 – Basado en el artículo de Rabash “De acuerdo a lo explicado sobre el amor a tu prójimo como a ti mismo”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: