Características particulares de la naturaleza de una mujer

Pregunta: Dado que hay grupos de hombres y mujeres en los cursos de formación integral, me gustaría aclarar la naturaleza de los grupos de mujeres.

Respuesta: Una mujer es una criatura muy reservada que se percibe a sí misma y percibe al mundo dentro de ella. Mientras entre los hombres hay interacción, apoyo, un entorno amigable, y la disposición para sacrificarse por otros, esto no existe entre las mujeres inicialmente, por naturaleza. Cada elemento femenino, cada mujer, todo lo femenino, está diseñado para existir por su cuenta, para proteger los límites de su territorio, de sus hijos, de su hogar, madriguera, etc.

Esto es inculcado en ellas por naturaleza, y es por esto que no debemos deformarlo. No tenemos derecho a romper la naturaleza de la mujer; por el contrario, tenemos que desarrollar esto de forma armoniosa, y al mismo tiempo integrar a las mujeres entre ellas ¿Cómo puedes lograr esto?

Esto puede hacerse mediante la creación de un grupo fuerte de hombres que sirva como un ejemplo a las mujeres y las impulse a apoyar al grupo de hombres. El grupo de hombres toma consciencia de la importancia de la influencia del grupo de mujeres y de que sin la unificación de las mujeres, no serán capaces de sostener al grupo de hombres. Y el único momento en que las mujeres se pueden identificar y conectar con el grupo de hombres es cuando están conectadas entre ellas hasta un cierto grado.

Cuando las mujeres tienen una meta externa en común, pueden organizarse y existir de esta manera como varias organizaciones de mujeres. En lugar de integrarse, cada mujer debe entender y afiliarse con la meta externa: “Tienen que ‘aferrarse’ a los hombres, existir en ellos, apoyarlos, en lugar de hacerlo en vez de nosotros, las mujeres, lo hacen entre nosotros”. El grupo de mujeres puede unirse de esta manera.

Entonces las mujeres existen alrededor del grupo de hombres en la forma de un apoyo muy fuerte, como una parte esencial de la existencia del grupo de hombres. Esta especie de entorno de mujeres unificado, que es como si representara un círculo externo en relación al grupo interno de hombres, es una unión muy poderosa del origen masculino y femenino en la naturaleza.

De esta manera esas dos comunidades integrales interactúan una con otra: Los hombres influyen a las mujeres con su unidad, y las mujeres de pronto comienzan a sentirlo; esto comienza a atraerlas, y gradualmente comienzan a interactuar y a unirse en pos de esto. Pierden su individualidad natural entre ellas.

Las mujeres pueden unirse entre ellas por el bien de ayudar a los hombres a unirse (a cambio reciben el poder de la unidad, esta es la única manera en que “adquieren poder” de ello). En otras palabras, pierden su individualidad puramente natural y son capaces de elevarse sobre sí mismas.

Pregunta: ¿Cómo se realiza esto en la práctica?

Respuesta: La realización en la práctica sucede en grupos separados, los cuales preparamos y guiamos hacia la meta, estudiando los materiales correspondientes y el método de formación integral. Naturalmente, al estudiar en un grupo de mujeres, las mujeres no se prestan atención entre ellas: todas vienen y se van de manera individual. Pueden ser amigas entre ellas, pero esto también termina eventualmente, las cosas cambian. Esta es la naturaleza de una mujer.

Esta es en realidad una individualidad muy interesante y complicada, un egoísmo individual natural en su forma pura, y es bueno observarla. En otras palabras, mi “yo” siempre está dentro de mí y nunca a un lado de nadie más. Y cuando sucede que está a un lado de alguien más, es sólo cuando somos capaces de ayudarnos mutuamente con algo en una situación dada o facilitar de alguna manera nuestro estado, y no más que eso. Entendemos esto como sicólogos que tratan con personas.

Pero aquí la influencia del grupo de hombres juega un papel muy importante. Al unirse y poner el ejemplo, el grupo de hombres evoca en las mujeres la necesidad de influir juntas en él, y entonces las mujeres se unen hasta este grado. Aparte, esto sucede contra su voluntad. Vemos que esta es una ley de la naturaleza. En otras palabras, un grupo fuerte de hombres les muestra a las mujeres que la unidad es poder y les causa el elevarse por encima de su “yo” individual.

Pregunta: ¿Cómo se manifiesta esto en la práctica?

Respuesta: Ellas pueden sentirse como un todo femenino unificado. Pueden comenzar a abrazarse como los hombres, lo cual es completamente antinatural para ellas. Las mujeres pueden sentir que necesitan estar unidas para evocar la unidad en lo hombres, a través esto también alcanzan el estado interno de unidad para sí mismas, el cual no son capaces de recibir por su cuenta. No pueden ni conquistarlo, ni obtenerlo, ni comprarlo, no hay otra forma de adquirirlo.

Pregunta: ¿Las mujeres y los hombres tienen papeles ligeramente diferentes en la unidad integral?

Respuesta: ¡Es correcto! ¡Son papeles absolutamente diferentes!

No ejercemos presión ni en la naturaleza del hombre ni en la de la mujer. Es su interacción mutua lo que los lleva gradualmente a diferentes formas de integración.

(71369 – De la “Charla sobre educación integral” #10 del 16 de diciembre del 2011)

Material Relacionado:

La influencia del grupo de mujeres en el grupo de hombres
El deseo femenino y la intención masculina
¿Pueden las mujeres estudiar en un grupo?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: