Celebrando la victoria de la intención

Rabash, artículo “Purim“: Está dicho que al final de la corrección, todos los días festivos serán anulados excepto por el Libro de Esther porque nunca ha habido tan grande milagro como el de ese día. Ni en los Sábados ni en otros días especiales se ha revelado una Luz tan grande sino sólo en los día de Purim. Y es por eso que hay una gran ventaja de Purim por encima de todos los otros días.

En realidad, antes del final de la corrección es imposible corregir todas las chispas y vasijas fragmentadas, sino sólo 288 de 320 chispas para conectarlas al otorgamiento. Y esto es clarificado gradualmente, pero quedan 32 chispas de todas las chispas, las cuales no pueden ser clarificadas.

Y esto es llamado el “corazón de piedra” (Lev HaEven). Y es sólo cuando todas las 288 chispas sean clarificadas por completo, que el corazón de piedra será corregido, como está dicho:”Y removeré el corazón de piedra de tu carne, y te daré un corazón de carne, y entonces la muerte desaparecerá por siempre, y todo el mal será corregido en bien, y la oscuridad brillará como la Luz”.

Se concluye que la Luz de Purim corresponde al final de la corrección y es revelado sólo por milagro. Y por esa razón, todos los días festivos son anulados excepto Purim, que pertenece al final de la corrección, en el que todo el mal será corregido, y no habrá diferencia entre el maldito Amán y el bendito Mordejai, y Amán también será corregido en bondad.

Amán es el ego que se manifiesta cuando nos elevamos a partir del exilio y alcanzamos el nivel llamado “otorgar con el fin de otorgar” que caracteriza a Mordejai el justo. El justo simboliza el atributo de Bina (Jafetz Jesed) desde el cual nos elevamos incluso más alto y borramos totalmente la historia de Amalec al alcanzar el nivel de “recibir con el fin de otorgar”. Este es ya el próximo grado.

Cuando Mordejai, la intención de “otorgar con el fin de otorgar“, el punto en el corazón, se manifiesta en una persona, ella comienza a pelear con el deseo de recibir dentro de él. Amán es el nieto de Amalec, lo que significa que está dos grados por detrás de Amalec. Cuando Amán es corregido por Mordejai, se acerca a Amalec un grado y se vuelve su hijo.

Amán y Amalec son las fuerzas egoístas, Klipot (cáscaras). Amán es revelado al principio de nuestro camino, y tenemos que llevarlo hacia la corrección, “otorgar con el fin de otorgar“, la cual es llamada Mordejai. Así nos elevamos un grado hacia arriba, al nivel del hijo. Después llegamos al mismo Amalec, la cáscara que está en oposición a “recibir con el fin de otorgar”. Esto corresponde al Árbol del Conocimiento del Bien y el Mal.

Amalec simboliza la intención egoísta, todo el gran deseo de recibir con la intención para uno mismo que descubre y corrige gradualmente la persona. Amán es la parte de Amalec que es revelada al entrar en la espiritualidad, el atributo de Bina. Después son revelados muchos otros malvados descritos en la Torá, y todos son descendientes de Amalec. Sólo tenemos que destruir la descendencia de Amalec, “borrar la memoria de Amalec”, porque esta es la intención egoísta.

Por supuesto, no se trata de personas o acciones, sino de intenciones.

(72159 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8 de marzo de 2012, Escritos de Rabash).

Material Relacionado:

Purim: el fin de la corrección
La luminosa festividad de Purim
La historia de Purim: la revelación de lo oculto

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: