Del mundo del consumo al mundo del otorgamiento

Pregunta: El desarrollo nos lleva desde el mundo del consumo al mundo del otorgamiento. Miles de generaciones han vivido en un mundo dominado por el poder del egoísmo. Si el siguiente paso de la humanidad debe llevarnos al mundo del otorgamiento, entonces, ¿qué es este mundo?

Respuesta: Sólo se le llama el mundo del otorgamiento, pero ambas fuerzas existen en él. La fuerza del otorgamiento existe en el mundo del consumo, pero sólo se utiliza para la recepción. El mundo no puede existir con una sola fuerza en él: Siempre debe haber dos fuerzas.

La pregunta principal es cuál es la fuerza determinante: ¿Quién está a cargo? Si la fuerza de la recepción lo decide todo, entonces la fuerza de otorgamiento le sirve.

Estoy dispuesto a ceder un poco para recibir mucho más. Estoy dispuesto a invertir en un negocio para ganar más. Puedo desarrollar todo, sólo para obtener más ganancias y beneficios.

Todo el mundo inanimado, vegetativo y animado, y el hombre como parte de la naturaleza animada, se desarrollaron a través del dominio de la fuerza de recepción sobre la fuerza de otorgamiento. Esto es obvio cuando se trata de hombre que, como un gran egoísta, usa esta fuerza de tal manera que perjudica a su prójimo. En el hombre, el dominio de la fuerza de recepción sobre la fuerza de otorgamiento está claro, pero este dominio es más primitivo en todos los niveles inanimado, vegetativo, y animado.

Cuando nos fijamos en el hombre, simplemente somos capaces de ver con más claridad que todo lo que hacemos está pensado para el placer personal, para el beneficio. Yo no puedo hacer nada cuando no veo una manera de beneficiarme. La Naturaleza me ha hecho para que no tenga oportunidad de hacer ni un solo movimiento si no tengo el placer de ella, un beneficio: El llenado debe ser mayor que mi inversión. Mi inversión es el otorgamiento y la recepción deberá ser mayor que el otorgamiento. Esto significa que la potencia de la recepción rige sobre el poder del otorgamiento.

Al final, nosotros estamos completamente volados de proporción en cuanto a la forma en que usamos la fuerza de la recepción que gobierna sobre la fuerza de otorgamiento, queremos hacer un beneficio en todos sin sentir ninguna vergüenza. La persona está lista para matar, vender y destruir a todos sólo para recibir un gramo de satisfacción y placer, al mismo tiempo, ella no toma en cuenta a nadie de ninguna manera.

Así ha crecido la fuerza de recepción en relación a la fuerza de otorgamiento. La diferencia entre ellas se ha vuelto simplemente enorme. Cuando nosotros llegamos de repente a estas desproporciones enormes entre la fuerza de otorgamiento y la fuerza de recepción y la conexión entre ellas se ha interrumpido completamente, entonces experimentamos una crisis y la imposibilidad de continuar existiendo.

Esto se debe a que la fuerza de otorgamiento ya no se acerca a la fuerza de recepción y no la ayuda continuar evolucionando. El egoísmo ha crecido tanto que no me permite dar ni siquiera un poco a los demás con el fin de beneficiarlos. Yo deseo recibir todo por mí mismo.

El egoísmo ya no me permite tolerar a otra persona cerca de mí para que yo pueda hacer una familia. No me permite tener hijos a causa del precio que yo tendría que pagar por ello: ceder, considerar a los demás, y ayudarnos mutuamente. No estoy preparado para eso. ¡De esta manera ha superado el poder de recibir al poder de otorgar!

Vemos esto en el mundo de hoy, en cualquier lugar y en todos los niveles de vida de una persona. Yo siempre pienso en la manera de obtener el máximo hasta el punto de no querer ni siquiera pagar en absoluto. Esto es mejor robar.

Es por eso que creamos diferentes sistemas que nos permitan robar legalmente. Nosotros distorsionamos las leyes, establecer relaciones de corrupción en el gobierno y la sociedad, y hacemos todo esto sólo para recibir tanto como sea posible. Al final, llegamos a un estado en el que la persona no es capaz de tomar en cuenta a nadie, ya sea a su familia, a la sociedad, al gobierno, a los niños, o a la totalidad de la humanidad.

Esta es la razón por la que la crisis común está apareciendo en la educación y la cultura. Hemos dejado de tomar en cuenta por completo a la naturaleza y estamos preparados para hacer lo que queramos con ella, desechar el gas venenoso y los residuos y tirarlos en los océanos y contaminarlo todo y a todos. Nada me interesa fuera de mis cuatro paredes. La capa de ozono no es asunto mío, dejemos que otros se preocupen por eso.

Mi ego no me permite hacer cálculos, incluso un día antes, ya que este siempre comprueba lo que tengo en mis manos ahora mismo. Si yo no veo un beneficio inmediato, no me importa lo que pase después. No me hable acerca del futuro. Yo no veo ni oigo nada.

Unos 50 años atrás, los economistas y banqueros prepararon antes de tiempo programas para el desarrollo del gobierno para 5, 10, 20 o incluso 25 o 50 años. No hay nada que se le parezca hoy en día. Nadie sabe qué pasará mañana.

La falta de deseo de tenernos en cuenta unos a otros, nos lleva a la pérdida de un punto de referencia. Esta destruye todos los sistemas que existen en la actualidad. Destruye el mínimo equilibrio que queda entre la fuerza para recibir y la fuerza para otorgar, no sólo el equilibrio sino también cualquier tipo de conexión, e incluso esta se pierde.

Es por eso que nosotros no sabemos cómo seguir viviendo. La solución es crear un sistema dentro de nuestra comunidad que nos ayude a empujarnos y nos enseñe a aumentar la fuerza de otorgamiento, sin la cual la vida no puede existir.

(72062 – Del Kab.tv de “Una nueva vida”, episodio 12 del 1/10/12)

Material relacionado:
La solución a la crisis consiste en elevarnos por encima del ego
La violencia y los conflictos sociales sólo pueden prevenirse con una nueva educación global
La crisis financiera rompe la estabilidad familiar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: