El libro para el que está perdido en el desierto

Las personas que no están comprometidas en el trabajo espiritual tomaron una Torá diferente, que uno puede entender,  llevar a cabo, de la cual puede exigir recompensas, incluso arreglar exámenes y contar las hojas memorizadas. Y la  persona que aspira al desarrollo espiritual está siempre encarando lo desconocido, lo imposible, en contra de su voluntad y de la razón y por lo tanto ella necesita fe, es decir la fuerza del otorgamiento, la cual es más elevada que la fuerza de la recepción.

Esto se llama fe por encima de la razón. Por lo tanto, sucede el avance espiritual y se nos dice: “La opinión de la Torá es opuesta a la opinión de los dueños de casa”.

 Este es el camino para todos los que han encontrado el “Libro”. Pero hay muchos amigos que deambulan en el desierto, sufriendo por sus infelices existencias y a los que les gustaría mejorar sus condiciones. Ellos no buscan el alcance espiritual y el ascenso al próximo grado más elevado, sino que simplemente quieren mejorar sus vidas en el grado donde ellos se encuentran ahora. Y ellos deberían ser tratados como el Rambam escribe: “A las mujeres, a los esclavos, a los niños y a los ancianos se les enseña poco a poco hasta que ellos adquieran la sabiduría”.

Ellos también avanzarán y algún día una chispa, que ahora está profundamente escondida, irrumpirá. Y mientras tanto a ellos se les debería enseñar de acuerdo a la medida de su deseo, por el bien de las metas que ellos entienden antes de acercase.

Ellos pensarán que actúan para satisfacer su egoísmo. Pero dado que les enseñamos y que la oculta  Luz que Reforma pasa a través de nosotros hacia ellos, poco a poco la sabiduría les llegará y lentamente los secretos  les serán revelados. De esto modo, la humanidad entera avanzará hacia la meta.

(73085 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 19 de Marzo del 2012, “La última generación”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: